Aquí no se rinde ni Dios

Aquí no se rinde ni Dios

El Rayo Vallecano abre el entrenamiento del próximo sábado en el Estadio de Vallecas.

El Rayo Vallecano ha decidido que, el entrenamiento previo al partido del próximo domingo frente al Sevilla, se celebre a puerta abierta en el Estadio de Vallecas.

Han pasado dos años desde el último entrenamiento del primer equipo (y restos de categorías del Rayo Vallecano) con aficionados en las gradas de la City o del Estadio de Vallecas. El inicio de la pandemia hizo que estos entrenamientos fueran siempre a puerta cerrada (salvo la presencia esporádica de Vips) y todo aquel hincha que quería seguir las evoluciones diarias del equipo de Andoni Iraola, se veía obligado a hacerlo a través de la ya famosa valla de la City.

Los aficionados no han desaprovechado la ocasión que se les presenta el próximo sábado y acudirán a dicho entrenamiento a animar y apoyar al equipo. Desde Bukaneros, secundados por las diferentes peñas rayistas, se ha hecho un llamamiento bajo el lema «Aquí no se rinde ni Dios», para que los hinchas vayan a mostrar al cuerpo técnico y jugadores su cariño y total confianza en ellos.

Si hay algo que caracteriza a la hinchada de la Franja, es el compromiso con su equipo cuando las cosas marchan bien, pero especialmente cuando vienen mal dadas, como es el momento de malos resultados por el que está pasando actualmente el Rayo Vallecano.

Desde las redes sociales de Bukaneros se están mandando mensajes desde el pasado miércoles, animando a la gente a que vaya a homenajear al equipo por su impresionante papeles en Copa del Rey. Éstos han sido los mensajes:

La afición sabe de la importancia de los dos próximos partidos en casa frente a Sevilla y Atlético de Madrid y quiere que el primer gol comience a marcarse el próximo sábado a partir de las 13.00 horas. Habiendo sido testigos de momentos similares al que se va a vivir el sábado, no debería faltar nadie porque promete ser un nuevo acto de hermandad entre equipo y afición. Este binomio ha hecho imparable siempre a los nuestros y seguro que esta vez no va a ser una excepción.

¡Llenemos el fondo este próximo sábado! ¡Aquí no se rinde ni Dios!