Asamblea del rayismo por la crisis de los abonos

Asamblea del rayismo por la crisis de los abonos

Más de un centenar de hinchas acudieron a la llamada de los principales organismos de la afición para debatir a horas de la reunión con el club para negociar.

Ayer martes 24 de mayo por la tarde tuvo lugar una asamblea de aficionados rayistas en la puerta de vestuarios del Estadio de Vallecas. Los convocantes de la misma eran la Federación de Peñas del Rayo Vallecano, la Plataforma ADRV, la Asociación de Accionistas ADRV y las peñas independientes; y el objetivo, debatir sobre la actual crisis con los abonos, la cual ha hecho que de momento una gran mayoría de la afición haya secundado el boicot y no haya renovado su localidad a 48 horas del fin del plazo estipulado por el club.

A las 20:00 estaba convocada la asamblea. Al centenar de hinchas rayistas que se acercaron en una calurosa tarde veraniega le acompañaban dos furgones de la Policía Nacional. Tal y como explicaron los convocantes, la presencia policial responde a que, al ser una acción a la que podían acudir más de 20 personas, había que informar y pedir permiso a la delegación del gobierno. Estando todos los permisos en regla, los agentes solo tenían función de vigilancia, más allá de especulaciones por recientes episodios en esas mismas inmediaciones del Estadio.

Tras unos instantes de saludos y charleta entre amigos rayistas, se decidió comenzar la asamblea. Tomaron la voz cantante en la misma Fernando Sebastián, presidente de la Asociación de Accionistas ADRV, y Diego, portavoz de la Plataforma ADRV. Para comenzar, explicaron el camino recorrido desde el anuncio de la campaña de abonados hasta el momento actual, de las acciones de protesta que se han llevado a cabo, de la llamada al boicot y, principalmente, de la aceptación por parte del club de sentarse a negociar con la afición. Esta última noticia la conocíamos horas antes de la celebración de esta asamblea, cuando ya estaba convocada, y que sería al día siguiente de la misma, lo cual no hace para nada extraño que se focalizase en esta reunión la mayoría de la atención de los rayistas congregados.

Acompañando las palabras de crítica al club por la forma en que se había llegado a plantear la reunión, explicaron los convocantes a la asamblea los principales objetivos para la misma. Los representantes de la afición que acudan a hablar con la gerencia tienen claras las principales reivindicaciones que se han de aceptar para levantar el boicot: la inclusión del Rayo Femenino en el abono normal tal y como ha sido hasta ahora, la congelación de precios para las categorías infantil y discapacitados (las más agraviadas por la presente campaña, llegando en casos a ser más caro el abono en Segunda que en Primera), la inclusión en el abono de un hipotético playoff de ascenso y la ampliación del plazo de renovación hasta al menos el lunes 29 para no sobrecargar de trabajo al personal de taquillas.

Una vez hablados los objetivos, surgió la pregunta del millón: ¿qué hacemos si el club no acepta?. Los organismos de la afición, ante esta posibilidad, manifestaron su intención de mantener el boicot y no descartaron más acciones de protesta. Pidieron a la asamblea confianza en el equipo negociador para alcanzar un acuerdo con el club, a sabiendas de que “nunca llueve a gusto de todos”, y que en caso de que la reunión quede en nada, se volvería a convocar a la afición para ver qué acciones se llevan a cabo.

También se dio respuesta a algunos temores de aficionados, como la posibilidad de perder la antigüedad o de que Bukaneros sea desplazado del fondo. En el primer caso, se aclaró que la antigüedad del abono se mantiene renovando en julio, en septiembre o cuando sea. Solo se perdería en un hipotético caso de que se sacasen para enero abonos de segunda vuelta sin que se haya renovado para entonces. En cuanto a la segunda posibilidad, desde el seno de Bukaneros explicaron que están barajando posibilidades para no perder el fondo y mantener las protestas, pero con confianza total en mantener su ubicación en el Estadio.

Se hizo balance en la asamblea de como había funcionado la llamada al boicot. Los convocantes consideran que Presa está perdiendo la guerra de las cifras. Que el club anuncie al pasar el ecuador del plazo de renovación que solo haya 3.000 abonados, que menos de un 25% de la masa social del club haya renovado a día de hoy, es tan alentador para la protesta contra la campaña como malo para la imagen de la gestión de la SAD. Se habló de la posibilidad de que Presa esté encantado de que la parte de la afición que más presiona por su salida esté fuera del campo, pero se descartó en favor de que la junta directiva sabe que el momento es delicado. Como prueba, que hayan decidido aceptar la invitación a negociar de la afición. Saben que el daño a la imagen del club de ver la “U televisiva” del Estadio de Vallecas vacía en un 75% puede ser tremendo, y de ahí que los convocantes crean que tengan la sartén por el mango.

Se está de acuerdo en la asamblea a que la actitud del club al lanzar esa polémica campaña de abonos responde a una “venganza” de la presidencia por lo conseguido por la Federación de Peñas, la Plataforma y la Asociación de Accionistas en la Asamblea de Madrid, lo cual tomó cuerpo en el nuevo acuerdo de cesión del Estadio de Vallecas. Se desdijo una vez más el mito de que “el club quiere que los abonados paguen el nuevo canon de uso del Estadio”, dado que para cubrir dicho canon necesitan una cifra irrisoria de abonados. También se habló de por qué había silencio en la parcela deportiva (jugadores y cuerpo técnico) sobre esta polémica y que con qué derecho pedirían después el apoyo de la afición. Los convocantes manifestaron que entienden que los jugadores no pueden hacer el constante papel de mediadores entre gerencia y afición, ya sea en el Rayo o en cualquier otro club. Aun así, se han reconocido contactos con varios futbolistas de la primera plantilla, los cuales han recibido informaciones de lo que estaba pasando en Vallecas y han manifestado en privado su preocupación, dado que son los primeros interesados en que haya un gran ambiente en el Estadio que ayude al equipo a lograr sus objetivos.

Los convocantes de la asamblea manifestaron su intención de que la misma sirviera para que el rayismo reivindicativo “retomara la calle”, para que se vea que no solo se está protestando por redes sociales. Por eso, tanto lo que salga de la reunión con el club como futuras acciones se tratarán en los diferentes órganos de representación de la afición y se tratará de que el hincha se sienta protagonista y participe de las reivindicaciones. No se descarta ninguna acción, ya sean nuevas asambleas, convocatorias de referendums e incluso, en caso de que el club no dé su brazo a torcer, protestas en los aledaños del Estadio en los primeros partidos de la liga que empieza en apenas un mes.

Por último, varios aficionados manifestaron sus preocupaciones, principalmente por los tiempos o por la posibilidad real de que no se logre nada hablando con el club. Alguien habló también que que pasaba con el convenio de la “City”, ante lo cual los convocantes dijeron haber hablado con las autoridades, pero al tener la concesión un ente “supuestamente” autónomo y sin ánimo de lucro como es la Fundación Rayo Vallecano, no podían hacer nada, pero aun así se seguiría dando la batalla. Finalmente, los asistentes manifestaron su apoyo al equipo negociador que fuese a la reunión para que llegase a un acuerdo con el club que respetase las reivindicaciones de la afición.

Tras casi una hora de información y animado debate, se levantó la sesión y se disolvió la asamblea. La atención del rayismo se centra ahora en la reunión de hoy para negociar la crisis de los abonos. La pelota, una vez más, está en el tejado de la junta directiva del club. Ojalá se llegue a un acuerdo digno y beneficioso para todo el rayismo.

Informó Jorge Morales García. Imagen del twitter de la Federación de Peñas del Rayo Vallecano.