La fiebre amarilla

09/03/2017
La fiebre amarilla

El Rayo visita el Ramón de Carranza en un ambiente de fiesta entre aficiones, pero con la necesidad imperiosa de sumar los tres puntos.

De muchos es sabida la buena relación entre las aficiones de Rayo y Cádiz. Tras varias temporadas sin verse las caras por las diferencias de categoría entre ambos conjuntos, nos disponemos a disfrutar de la segunda comparecencia entre ambos en esta temporada. Si la “fiebre amarilla” inundó las calles de la barriada madrileña en su visita a Vallekas, no será menos por parte de los rayistas en su visita a la “Tacita de plata“, a pesar del horario y el día que no ayudan demasiado (domingo 18:00 horas).

Afición cadista en Vallekas.
Foto: matagigantes

Sin embargo, no será ésta una visita para disfrutar ni mucho menos. Si en la primera vuelta eran los rayistas los que se encontraban en una posición más holgada, una vuelta después las tornas se han cambiado. El Cádiz CF aupado en puestos de playoff a Primera División y un Rayo Vallecano en puestos de descenso a Segunda B.

Después de más de dos tercios de Liga, el Rayo deberá andarse con mucho cuidado de no contraer la “fiebre amarilla” en su visita al Ramón de Carranza y agudizar aún más su depresiva situación institucional y deportiva.

Para ello tendrá que tener sus cinco sentidos bien despiertos y cuidarse muy mucho de no dejar maniobrar a algunos de sus mejores jugadores.

Sin duda la principal preocupación debe ser parar al máximo goleador andaluz, Alfredo Ortuño, al que 14 goles le avalan. Todo un delantero de categoría de plata, muy fiable por sus características. Es peleón, corpulento y usa su fortaleza a la perfección, quizás se trate de uno de los mejores jugadores del fútbol nacional usando el cuerpo. Es rápido de cara al gol y bastante resolutivo de cara a la portería.

Alfredo Ortuño, “pichichi” del Cádiz CF.
Foto: lavozdigital.es

Otro de los futbolistas a tener en cuenta es el cedido por el Athlétic, Ager Aketxe, al que las lesiones han frenado su prometedora carrera. Posee una zurda prodigiosa, muy hábil y dispone de un buen sentido de juego, además este mediapunta es un consumado especialista en libres directos.

El Cádiz CF, tiene en nómina a varios interiores de calidad y goleadores por ambas bandas. Por la derecha, Salvi segundo máximo goleador del equipo con cinco tantos. Futbolista rápido y de fácil desborde por banda, será baja más que probable por una rotura en el gemelo.

Salvi, extremo derecho gaditano.
Foto: matagigantesNet

Los dos García, Aitor y Álvaro, son otros dos estiletes por el flanco izquierdo. Ambos de baja estatura pero de alta categoría futbolística, buenos dribladores y suponen un constante peligro para la zaga visitante. Aitor lleva anotados cuatro goles y dadas tres asistencias esta campaña.

También destacar en la zaga a los centrales Aridane y Sankaré, de planta espectacular ambos, son dos centrales expeditivos pero con buen trato de balón cuando es necesario. Ambos ya han goleado esta temporada, por lo que son un peligro claro en el juego aéreo.

Por último destacar en la portería a todo un veterano de guerra, el ex de la franja Alberto Cifuentes de 37 años que vistió la franja dos temporadas cuando el club rayista militaba en la categoría de bronce.

Alberto Cifuentes, a sus 37 años es titular indiscutible.
Foto: matagigantesNet

Con el tiempo ha ganado en solidez bajo la portería, sumado a la experiencia y a su notable juego aéreo hacen del cancerbero manchego un fijo en el once de Álvaro Cervera.

Sin duda, este partido Cádiz Rayo será una fiesta de hermanamiento entre aficiones y equipos, que esperamos se salde con unos tres puntos vitales para el bienestar y tranquilidad de la parroquia franjirroja.

Texto: Chema Broncano

Foto: Irene Yustres. MatagigantesNet