Pako Ayestarán: de preparador físico a «salvador» del Valencia

Pako Ayestarán: de preparador físico a «salvador» del Valencia

Pako Ayestarán debutó con derrota como nuevo entrenador valencianista | Es el tercer entrenador del Valencia en lo que va de temporada e intentará que el equipo no sufra hasta final de Liga

Pako Ayestarán tiene una difícil papeleta con tan solo 7 partidos por delante. El Valencia CF, con 34 puntos y con 0 puntos de los últimos 12 posibles, ya no ve tan de lejos la posibilidad de pasar un final de liga amargo; más bien se trata de una realidad mirarle a la cara al descenso.

El que fuera preparador físico de Rafa Benítez, en su exitosa etapa en el banquillo de la capital del Turia, y campeón de Europa con el Liverpool, ha tirado por el camino de en medio y, como muestra en sus palabras -«Te preparas toda una vida para una oportunidad como ésta»-, derrocha ambición, fuerza y seguridad en si mismo al aceptar un cargo que parece más bien una «silla eléctrica».

Ayestarán con Rafa Benítez en su época del Liverpool. Foto: fanscorners.com
Ayestarán con Rafa Benítez en su época del Liverpool.
Foto: fanscorners.com

El Valencia cuenta con una plantilla millonaria en cuanto a salarios y carestía de sus fichajes. Claramente sobrevalorada, bisoña y con falta de experiencia dada la juventud de la mayoría de sus jugadores (es el equipo con la media de edad más joven de la Liga, con un promedio de 24,7 años).

El panorama es poco alentador si sumamos al caos organizativo a nivel técnico un equipo descabezado, sin un rumbo fijo y con jugadores que no han respondido a las expectativas, como es el caso de Negredo (costó 28 millones de euros), Feghouli o Parejo, señalado por la afición. Por otro lado, en el equipo se encuentran jugadores que lo más competitivo que ha experimentado su fútbol ha sido disputar la liga portuguesa, varios escalones por debajo de la liga española. En este grupo se encuentran Cancelo (15 millones de euros), Danilo (14,75), André Gomes (15) o Rodrigo (30).

La afición valencianista está cansada de que el banquillo Che sea utilizado como trampolín para entrenadores nobeles, como ha sido el caso en los últimos años. Por este banquillo han pasado técnicos con poca o nula experiencia como entrenadores como Emery, Djukic, Pellegrino, Nuno, Neville y ahora Ayestarán. No es de extrañar que su masa social demande un técnico de postín o, cuanto menos, a la altura de la institución.

Pako Ayestarán (entrenador)

En palabras del propio técnico, «los jugadores están pagando los errores de los técnicos y del club». Con esta afirmación, Ayestarán parece quitar presión a sus jugadores.

El técnico tiene ante si una de las oportunidades de su vida. Su experiencia es más que dilatada en el mundo del fútbol profesional. Casi siempre como preparador físico y auxiliar técnico de Rafa Benítez. Con él trabajó en Osasuna, Extremadura, CD Tenerife, Valencia CF y Liverpool. Tuvo un fugaz paso por la Real Sociedad como director técnico, volviendo a los banquillos de la mano de Quique Sánchez Flores durante su etapa en Benfica y Al-Ahli FC de los Emiratos Árabes.

Antes de emprender su trayectoria como primer entrenador, dejando de este modo la «zona de confort», tuvo otro paso por Valencia como preparador físico de Unai Emery.

Con la camiseta del Tecos el día de su presentación. Foto: tactico.mx
Con la camiseta del Tecos el día de su presentación.
Foto: tactico.mx

Su corta experiencia como primer entrenador comienza en 2013, cuando firma por los Estudiantes Tecos de México. En 2014 coge las riendas del Maccabi Tel Aviv -llega por mediación de Jordi Cruyff, director técnico del equipo israelí-, sustituyendo a Óscar García Junyent y logrando la Copa Toto, la Liga de Israel y, finalmente, el triplete al vencer al Hapoel Beér Sheva en la final de Copa.

Ayestarán en su presentación como técnico del Maccabi. Foto: valencia.eldesmarque.com
Ayestarán en su presentación como técnico del Maccabi.
Foto: valencia.eldesmarque.com

Como paso final, antes de llegar a Valencia, dirigió al Santos Laguna mexicano, dejando el cargo de forma prematura debido a los malos resultados.

«Siete jornadas siete», como si se tratara de un cartel anunciando una tarde de toros en la Monumental de Las Ventas. Esas son las fechas para saber si Pako puede dejar al Valencia CF en el sitio que se merece o, por el contrario, luchar por el temible descenso a Segunda que ya experimentó en 1986.

Chema Broncano