Yo, Claudio

Yo, Claudio

Los «foxes» comandados por su entrenador Claudio Ranieri siguen con paso firme hacia la consecución del título.
Aventajan en 7 puntos al segundo clasificado, el Tottenham de Pochettino.

En el año 43, el emperador romano Claudio organizó una invasión con su general Aulo Plaugio al frente de la fuerza invasora, la cual contaba con cuatro legiones. La isla de Britania caería bajo el yugo de Roma. En el siglo XXI, 1973 años después, el entrenador romano Claudio Ranieri y sus pupilos del Leicester se han propuesto reconquistar Britania, para sorpresa de muchos y admiración de todos.

La gesta de los «foxes» ya toma tintes históricos y me atrevo a decir que épicos.

Claudio Ranieri con el título a mejor entrenador del mes en la Premier League. Foto: telegraph.uk.co
Claudio Ranieri con el título a mejor entrenador del mes en la Premier League.
Foto: telegraph.uk.co

Riyad Mahrez como Vespasiano -comandante de la Legio II Augusta- hace casi 2000 años se adentra en las huestes enemigas haciendo estragos por doquier. Como si de un justiciero se tratara, asiste o ejecuta a su antojo ante la mirada atónita del mundo del fútbol.

Para ejecutar las acciones, un auténtico matador. Si Aulo Placio fue puesto al mando por Claudio de las cuatro fuertes legiones, Jamie Vardy, un jugador de madurez tardía pero con una voracidad y competitividad a la altura de los grandes goleadores, ejecuta a con una facilidad abrumadora cualquier atisbo de ocasión, convirtiéndola en gol para gloria de un Leicester que huele las mieles del triunfo.

Claudio Ranieri, Mahrez y Vardy, artífices de este Leicester histórico. Foto: www.express.co.uk
Claudio Ranieri, Mahrez y Vardy, artífices de este Leicester histórico.
Foto: www.express.co.uk

Haya trofeo o no, el Leicester de Claudio Raneri ya ha hecho historia. En al Liga de los millones de libras, en la de los jeques y ricos del Este de Europa, un grupo de irreductibles zorros han logrado, matemáticamente, su participación en la próxima edición de la Champions League.

Un romano fue hace casi dos milenios; y un romano vuelve a ser quien domine la antigua isla de Britania. Claudio Ranieri, un «veterano de guerra» que las ha visto de todos los colores, ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y adecuar su filosofía de fútbol, basada en el orden y en el rigor táctico.

Por eso, los Smeichel; Simpson, Huth, Morgan, Fuchs; Mahrez, Drinkwater, Kanté, Albrighton; Okazaki y Vardy como once tipo, serán recordados en la memoria de sus aficionados para la eternidad.

La plantilla del Leicester City es una piña, uno de las claves de su éxito. Foto: www.ligafutbol.net
La plantilla del Leicester City es una piña, uno de las claves de su éxito.
Foto: www.ligafutbol.net

Su etapa en el Leicester City

«Recuerdo mi primera reunión con el presidente, cuando llegué en verano al Leicester City. Se sentó conmigo y me dijo: «Claudio, este es un año muy importante para el club. Es muy importante para nosotros seguir en la Premier League. Tenemos que salvarnos».

Mi respuesta fue: «Desde luego. Trabajaremos duro en los entrenamientos y trataremos de lograrlo».

Cuarenta puntos era el objetivo. Hoy, un 12 de abril de 2016, nada ni nadie podía soñar abrir el periódico y ver al Leicester City en lo más alto de la Premier con 72 puntos, siete más que el segundo clasificado, el Tottenham. A 13, 15 y 19 puntos, respectivamente, se encuentran Arsenal, Manchester City y Manchester United. Grandes que se están viendo superados con creces por lo «Foxes».

Como los grandes artistas que evolucionan con las modas, el paso de los años y los gustos del público. Claudio ha sabido adaptar su sabiduría a un club modesto para hacer de él lo que es hoy día, un firme candidato a ganar la Premier.

Un club modesto que tiene como únicos títulos las 3 Copas de la Liga (Capital One Cup), obtenidas en los años 63/64, 96/97 y 99/00.

La historia de Britania ya tiene a dos Claudios. Los dos romanos, como grandes conquistadores de un pedazo de la historia. Cada uno en su época y a su «estilo», serán recordados por sus gestas.

Chema Broncano