No hay plan B

03/06/2016
No hay plan B

Pese al descenso a Segunda División hay razones para ser optimistas, pero también cierta preocupación en cuanto a la gestión económica del club se refiere.

Entre idas y venidas, viajes a Oklahoma y a Milán transcurren las semanas sin que se haya realizado, al menos públicamente, un análisis detallado sobre las claves del descenso y porqué se ha llegado a la situación en la que nos encontramos.  ¿En que hemos fallado? ¿En qué podemos mejorar? ¿Cuáles son nuestros puntos fuertes?, son preguntas fundamentales que se debe realizar el club, llevando a cabo una profunda revisión de la situación económica, deportiva y social, para poder construir un proyecto serio y solvente que nos encamine de nuevo hacia la senda de la Primera División.  En Vallecas faltan toneladas de autocrítica, parece que todo se ha hecho bien, y han sido circunstancias ajenas, las que nos han llevado a la pérdida de la categoría. Craso error.

A pesar del lógico pesimismo de la afición, nunca un descenso había sido tan dulce, al menos económicamente hablando, y tendremos a nuestra disposición más ingresos que en cualquiera de las 34 años que estuvimos en Segunda División, e incluso, ojo al dato, seremos más fuertes financieramente hablando, que en las primeras cuatro temporadas de nuestra última etapa en Primera División (11/12 a 14/15).

capture-20160603-100426

Así que lancemos un mensaje optimista al rayismo, ya que si a la lluvia de millones para la temporada 2016/2017, se le añade la previsible reducción de la principal partida de gastos en más de un 50%, “Salarios de jugadores y cuerpo técnico”, nos convertiremos en uno de los equipos más potentes de la Segunda División junto con Levante y el Getafe.

Como se puede apreciar en el gráfico anterior, otro año más, nuestra entidad vivirá de la generación de recursos externos a su gestión, como son los provenientes de la venta de derechos audiovisuales de la LFP, y  del coloquialmente conocido “Seguro del Descenso”.

Respecto al cálculo del dinero que recibiremos por “la televisión”, hay que tener en cuenta que en Segunda División se realiza el cálculo de forma distinta que en Primera. A la categoría de plata solamente llega el 10% de los ingresos que se perciben, y son distribuidos de la siguiente forma:

  1. a) 70% a partes iguales entre todos los clubes.
  2. b) 15% en función de los resultados deportivos de la última temporada.
  3. c) 15% en función a la implantación social, con el límite máximo del 20% y mínimo del 2%.

Pues bien, sobre una venta de los derechos prevista en el entorno de los 1.400 millones, 140 formarían la tarta a repartir en Segunda División. De esta forma en el mejor de los casos, el Rayo Vallecano recibirá aproximadamente la cantidad de 12 millones (4,5 millones de fijo, 3,5 por resultados deportivos y 4 millones por implantación social).

Por su parte, el “Seguro del Descenso” o Fondo de Compensación, recibe el 3,15% de los ingresos, lo que supone una estimación de unos 44 millones de euros a repartir entre el Levante, Getafe y el Rayo Vallecano. Para su distribución, según las últimas modificaciones efectuadas por la Liga, el pasado día 11 de diciembre, en el Libro VIII de su Reglamento General “Compensaciones económicas en la promoción y abandono de categoría de los Clubes/SAD”  se tendrá en cuenta los siguientes parámetros:

  • Años consecutivos en Primera División
  • Presupuestos de las últimas temporadas
  • Cantidades recibidas por derechos audiovisuales en las últimas temporadas.

En este concepto se esperan recibir 14 millones de euros, y gracias a una de las novedades y con efectos para esta temporada, el club ya no tendrá que reembolsar  el importe recibido, una vez que se recupere la categoría, como si sucedía hasta el año pasado. Gran noticia.

“Nuestra carta de presentación no es la que podría corresponder a un club diligente para con sus obligaciones legales”

Pero la lluvia de millones no se para aquí, ya que todavía habrá que sumar entre otros los ingresos deportivos (Liga, la Copa y partidos amistosos), por abonados  y socios, comercialización y publicidad, que al menos deberían suponer otros 2,5 millones a las arcas del club. En definitiva, más de 28,5 millones de ingresos ordinarios dispondrá el Rayo Vallecano para afrontar su vuelta a la Primera División. ¿Hay razones para el optimismo verdad?

Después de una buena dosis de optimismo, necesaria en estas fechas, también les lanzaré dos preocupaciones que rondan por mi cabeza.

La primera tiene que ver, con el cobro del “Seguro de Descenso” ya que éste no se produce de forma automática, sino que tiene un nuevo y exigente proceso que ha llevado a clubes en la misma situación a ponerse en contacto con el Departamento Jurídico de la Liga para verificar el cumplimiento de todos y cada uno de los requisitos administrativos que se solicitan.

De inicio, los cubes deben solicitar la compensación por pérdida de categoría durante el plazo máximo de 10 días hábiles desde que se produjo el descenso. Es decir, el Rayo Vallecano tuvo hasta la semana pasada para realizar la solicitud y para facilitar la información financiera, contable, estados de deudas, etc. Confío en que el club haya realizado el trámite y que el viaje a Estados Unidos, no haya afectado, como sí que ha sucedido en temas tan sensibles como la renovación o no de Paco Jemez,  entre otros.

Una vez realizada la solicitud, la Comisión Delegada de la Liga, puede recabar todo tipo de informes y de auditorías para verificar la documentación e información aportadas, y en el plazo máximo de 30 días, comunicar la aprobación o denegación del derecho a la compensación económica por pérdida de categoría.

Aquí es donde tenemos uno de nuestros particulares talones de Aquiles, el cumplimiento de las normativas legales a las que estamos sujetos como Sociedad Anónima Deportiva. Si el club en el pasado mes de abril, no fue capaz de salir airoso de la revisión de los Accionistas Minoritarios, con los escasos medios de los que disponen, miedo me da, si la Liga se toma en serio este tema, y somete a Auditoría las Cuentas del Rayo Vallecano.

Porque las irregularidades saltan a la vista, sin necesidad de realizar ningún tipo de investigación profunda, ya que somos:

  • el único club de LFP que ha celebrado la Junta General de Accionistas del ejercicio 14/15 más tarde del 31 de diciembre del 2015 (fecha límite para su realización).
  • el único club de la LFP que todavía no ha aprobado las cuentas del ejercicio 14/15.
  • el único club de la LFP que va a celebrar una segunda Junta de Accionistas, el próximo 7 de junio,para solventar los errores de documentación cometidos en la primera.
  • el único club de la LFP que aprobará el Presupuesto de la temporada 15/16, casi un mes más tarde de la finalización de la temporada.
  • el único club que ha presentado las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil de la temporada 13/14 con más de un año de retraso.

Desde luego, sin entrar en el fondo de la materia, nuestra carta de presentación no es la que podría corresponder a un club diligente para con sus obligaciones legales, y seguro que despertará desconfianza entre los miembros de la Comisión encargada decidir si nos dan los 14 millones de euros o nos los deniegan.

Y si quieren más razones para preocuparse, vean como este año a falta de una jornada, los equipos que luchan por el ascenso a la Primera División, no son los que mayor presupuesto manejan, lo que ratifica la premisa, que afortunadamente, no todo es dinero en el fútbol, y que la importancia de una directiva profesional que gestione adecuadamente el caudal de millones que recibiremos nuevamente en segunda, será vital para nuestro futuro como entidad.

“Más de 28,5 millones de ingresos ordinarios dispondrá el Rayo Vallecano para afrontar su vuelta a la Primera División”

Por todo lo anterior, aquellos que piensan que es el momento de reducir la infraestructura del club, se equivocan, es precisamente lo contrario, es el momento de invertir en potenciarla, cambiar las formas presidencialistas y apostar de una vez,  por una gestión profesional del club delegando en expertos en la materia, es decir en profesionales del deporte.  Porque señores, la temporada 16/17 determinará como ninguna hasta la fecha, nuestro futuro a corto y a medio plazo, tenemos que ascender este año si o sí, no hay plan B, no hay alternativa posible, o el grifo de millones se cortará, y nos convertiremos en un equipo más de la Segunda División, dependiendo al 100%  para marcar diferencias con los restantes clubes, de la generación de recursos por la gestión propia de nuestra directiva y esto último, debido a los antecedentes, sería muy preocupante.

Aúpa Rayo.

David Rodríguez. Gestor Deportivo RFEF/FIFA.