Menos guerreras que de costumbre

24/09/2017
Menos guerreras que de costumbre

Hoy no hemos asistido a la mejor versión de las guerreras franjirrojas y se han escapado dos puntos de Vallecas.

Empate a un gol entre el Rayo Femenino y el Sevilla FC Femenino en la mañana de hoy. Un resultado que se antoja justo visto los méritos de ambos equipos a lo largo de los 90 minutos. Si bien, la primera parte tuvo color franjirrojo con innumerables ocasiones para haber desnivelado el marcador a nuestro favor, el segundo acto fue completamente sevillista, donde inexplicablemente las nuestras sufrieron un bloqueo mental y de piernas que hizo que se vieran superadas por un Sevilla que vio cómo podía llevarse los tres puntos de la Ciudad Deportiva de Vallecas.

Reconozco que este bloqueo la tengo yo ahora a la hora de escribir estas líneas, ya que ni siquiera sé cuál va a ser el título de esta crónica. De hecho creo que no va a ser ni crónica. Si de por sí mis textos se alejan bastante de una crónica al uso, el de hoy lo hará más si cabe.

Hoy no he reconocido a mis guerreras, de hecho y sin ánimo de ser excesivamente crítico, hoy han sido menos guerreras que en otras ocasiones. Como en cada partido, lo han dado todo y si alguien no me cree solo tiene que ver las caras de jugadoras como Laurita o Sole en los compases finales del partido, en las que se reflejaba la mella que el cansancio estaba haciendo en ellas. El esfuerzo y el compromiso en ellas es innegociable, pero me ha faltado ver esas miradas que vi en Matapiñonera durante 120 minutos, mitad de ilusión mitad de ambición, por hacer algo grande, por hacer historia, por vencer, por llevar a la franja a lo más alto. No perdamos jamás esa mirada porque nos llevará a hacer grandes cosas.

Está claro que somos el Rayo, que jamás debemos perder la humidad de la que hacemos gala, que tenemos nuestras limitaciones y que con ciertos equipos jamás podremos competir en una Liga de 30 partidos, pero el año pasado demostramos que si creemos en ello podemos conseguirlo y esa debe ser nuestra mentalidad, ya sea el rival el todopoderoso FC Barcelona o el Sevilla FC. Con todo el respeto al club sevillista al que no le quito el mérito que tiene de llevarse hoy un punto de Vallecas y pudiendo haberse llevado los tres. Sombrerazo por las chicas de Paco García porque han creído en sus posibilidades hasta que han conseguido anotar el gol que las ponía por delante en el marcador.

Yo siempre he sido de los que prefieren ver el vaso medio lleno a verlo medio vacío, y hoy pese a ser testigos de la versión más gris de nuestras guerreras, el equipo no ha perdido y en los últimos minutos de partido ha tirado de casta, en un arreón final en el que por fin han hecho que reconociera a mi equipo, a ese que admiro por su garra y coraje, ese que se crece ante las adversidades, ese que aprieta fuerte los puños, ese que se deja contagiar por la fuerza que da esa franja, ese que cree en sus posibilidades y mira claramente hacia arriba, porque hoy hemos mirado solo de reojo.

Sacando conclusiones positivas hay que ver que el equipo se mantiene invicto por tercera semana y que el comienzo de campeonato en nada se parece al del año pasado (cinco puntos frente al cero horrible de la temporada pasada). Quiero pensar que hemos asistido al partido tonto que todos los equipos tienen a lo largo del año (en el caso de sus compañeros masculinos el partido tonto lleva un año alargándose en el tiempo), del que hay que aprender de los errores, corregirlos y destacar lo poco o mucho bueno que haya tenido el partido, que para mí lo ha tenido ya que en la primera mitad el equipo ha generado muchas ocasiones de gol. El año pasado en nuestro partido tonto el Betis nos goleó, esta vez hemos rescatado un punto y todo lo que sea sumar hay que darlo por bueno como nos decía Ali al final del partido…Y si lo dice Ali, va a misa.

Estoy convencido de que la semana que viene a buen seguro veremos la mejor versión de este Rayo Femenino y conseguiremos asaltar la Ciudad Deportiva Dani Jarque, aunque si no fuese así, éste que escribe estas líneas seguirá apoyando a este equipo a muerte, porque en la franja llevamos marcado a fuego en la piel aquello de “te animaré cuando menos lo merezcas” o “siempre a las buenas y siempre a las malas te animaré”.

Texto: Alberto Leva

Imagen: Javi LR