Las Karrascosas Claras. Jornada 27.

17/03/2015
Las Karrascosas Claras. Jornada 27.

El inimitable Ángel Carrascosa nos da su particular visión de lo acontecido en la última jornada de Liga.

Llegamos a la semana del gran clásico del fútbol español con las espadas en todo lo alto y con los dos protagonistas del mismo dependiendo de sí mismos para obtener el liderato a la conclusión del partido.

El Real Madrid pudo, esta vez sí, hacer sus deberes en el Santiago Bernabéu ante un débil Levante. Se pueden sacar varias lecturas del choque: la primera de ellas es que el Madrid fue uno mientras tuvo gasolina Modric, unos 30 minutos, y otro después. Durante el tiempo “Modric”, el pequeño genio croata cocinó los dos goles madridistas que “culminó” Bale; el primero, celebrado con la rabia del que se sabe en el disparadero, el segundo, gol robado a Cristiano Ronaldo y que podría haber firmado el mismísimo Julio Salinas, no fue celebrado con tanta euforia. A la media hora de partido el Madrid se empezó a espesar coincidiendo con el final del depósito de Modric, aunque siempre con el balón, pero completamente inofensivo para un Levante que solo aspiró a no salir goleado del templo madridista.

Y líder se presentará al clásico el FC Barcelona, de la mano de un Leo Messi en infinita racha goleadora, ya incluso cabeceador en la estrategia (entiendo que fue azar, aunque viniendo de Luis Enrique…), y a costa de un Eibar con muy mala pinta e inmerso en una nefasta racha negativa. No fue un partido fácil para los catalanes, pero como suele ocurrir en esas circunstancias con el equipo azulgrana, un polémico penalti ayudo a desatascar el choque. Entre maletines y “bufanderismo” arbitral, cada vez me veo más cerca de escribir de curling.

Homer Simpson jugando al curling.

¿Se puede pedir más emoción a la parte alta de la tabla? Yo respondo por todos: NO. Resulta, además, que los puestos que dan acceso a la próxima Liga de Campeones también se han apretado y Valencia, Atlético de Madrid y Sevilla se encuentran en un pañuelo de 5 puntos para las dos plazas restantes.

Sacó adelante, no sin dificultades, su partido en casa el Valencia ante un inofensivo Deportivo de la Coruña. Un penalti convertido por Parejo y un gol de Paco Alcácer (no suele fallar el internacional español) dieron un importantísimo triunfo al equipo de Nuno para situarlos en el último escalón del pódium de la liga. Vio el técnico luso cómo durante 70 minutos Negredo desperdició ocasión tras ocasión con su cara de estar escuchando a Álex Ubago y sin mover ficha. Debe ser que el bueno del Tiburón, enorme futbolista por otro lado, se cansa de meterlas en los entrenos, porque de lo contrario no es comprensible la suplencia de Alcacer.

La tercera plaza en la liga del Valencia viene acompañada del enésimo pinchazo fuera de casa del Atlético de Madrid esta temporada. Se atascó el Atlético ante un Espanyol que no inquietó ni siquiera contra 10. Cortocircuitó el bueno de Miranda en Cornellá, en una acción desmesurada, llegando tarde y con excesiva violencia, en una de las rojas más claras de los últimos tiempos. A pesar de esto, pudo llevarse el partido el Atlético con dos ocasiones casi al final del choque y gracias al conservadurismo del Espanyol, que quizás debió arriesgar más en un partido en casa y ante un rival con uno menos. Y ojo, este Atlético, o espabila o tiene a un magnifico Sevilla a 4 puntos.

Un Sevilla que solventó su partido ante un buen Elche con enorme solvencia y con la pegada que le está caracterizando en los últimos tiempos. Si a la buena sala de máquinas del equipo andaluz con Banega, Reyes, Denis, etc., le sumamos la contundencia de Bacca, Gameiro o Vitolo, ausente está vez, estamos ante un equipo hoy por hoy muy difícil de superar.

Por la parte baja de la tabla, parece que Almería, Granada y Córdoba se están empeñando en privarnos de tres de los derbis andaluces en primera para el año que viene (Betis mediante). Seguramente tarde, el Córdoba ha destituido a Djukic, constatando lo que semana tras semana hemos comentado en esta columna. Fue un error la destitución de Ferrer, pero aún más error fue que su sustituto fuera este tipo que, de 21 partidos oficiales como entrenador del Córdoba, ha ganado tres, empatado seis y perdió doce, con 15 goles a favor y 32 en contra. Ole, ole y ole. Con declaraciones de tipo: “Me desespera que incluso Iniesta le ponga más huevos que nosotros. Ha habido muy pocas faltas. Parece que hemos venido al Camp Nou para pedir camisetas de los adversarios antes del partido” ¿Para esto se exige un curso y una capacitación como entrenador? No haré más comentarios.

El que sí que ha dado un paso de gigante para la salvación es nuestro Rayo Vallecano, a costa de un buen Granada que pagó el esfuerzo de la primera parte en los segundos 45 minutos. Con un Paco Jémez, una vez más, soberbio desde el banquillo con la entrada de Manucho y Embarba, y un Alberto Bueno estelar y cada vez más lejos de Vallecas (¡¡gracias Presi!!), este Rayo se pone a diez puntos del descenso. ¿Viviremos al fin un final de temporada tranquilo en Vallecas? Desde el punto de vista deportivo auguro que sí, desde el punto de vista de los despachos, sin embargo, creo que alguno va a tener más de una noche de ardores antes del verano….

Comments are closed.