Diez años desperdigaos

07/11/2018
Diez años desperdigaos

La Peña Rayista los Desperdigaos cumple diez años de vida y lo celebra mañana con su habitual entrega de premios anual. Rayismo, diversión y fiesta hasta que el cuerpo aguante.

El próximo jueves 8 de noviembre tendrá lugar uno de los actos que se han hecho indispensables entre la afición franjirroja, la Peña Rayista Los Desperdigaos entregan sus premios anuales. Este año es muy especial para ellos ya que es el décimo aniversario de la peña y así nos lo están recordando estos días a través de sus redes sociales mediante varios vídeos vintage.

Estamos habituados a disfrutar de grandes veladas en las que fútbol y música se dan la mano, con conciertos de grupazos como los Hijos del Agobio, Vitter del Kas, etc. Como todos sabréis, los premios se han entregado habitualmente en la mítica Sala Hebe de Vallecas, pero en la actualidad se encuentra cerrada y este año se han visto obligados a cambiar, muy a su pesar, el sitio en el que celebrar la fiesta desperdigá. Sin conciertos, pero con un karaoke en el que veremos a los rayistas dándolo todo, el lugar elegido para la celebración no es otro que su sede, la Taberna La Frasca, situada en la calle Payaso Fofó (enfrente de las pistas de baloncesto y fútbol sala).

La nómina de premiados en ediciones anteriores es de verdadero lujo, por el escenario del Hebe han pasado jugadores como Piti, Movilla, Cobeño, Coke Andújar, Raúl Baena o Fran Beltrán (ganador la temporada pasada), el mítico Isi, Enrique Ramiro, Pedro Losa y Fernando (entrenador y delegado del Rayo Femenino) o jugadoras como Natalia, Ale, Marta “Costa”, Sonia Bermúdez, Jeni o Sole (ganadora la temporada pasada). Los Desperdigaos son una peña que desde em minuto cero estuvieron y están muy próximos a la sección femenina del Rayo Vallecano.

Además de todos estos grandes protagonistas de la Franja, un servidor junto al resto del equipo de Matagigantes hemos tenido el privilegio de recoger un Premio Desperdigao. Esto nos enorgullece sobremanera, en primer lugar porque tu gente te reconoce la labor que estás haciendo y no hay mayor premio que el cariño de los tuyos, y en segundo lugar, a título particular, porque mi relación con ellos es especialmente cercana.

Aunque intento tener contacto con todas las peñas del Rayo Vallecano, no voy a negar que hacia Los Desperdigaos siento una especial predilección y cariño, fruto de las horas que hemos compartido, no siempre en saraos y en fiestas, también ha habido que ponerse el mono de faena, remangarnos y salir a las calles a defender a nuestra Agrupación y allí hemos estado codo con codo peleando por una causa común. Precisamente fue en ese tipo de situaciones cuando se forjó nuestra verdadera amistad y camaradería.

Seguramente si me pusiera a enumerar los momentos vividos con ellos me olvidaría de alguno importante (tengo la memoria justa para pasar el día), pero viajes como el de Bilbao al antiguo San Mamés o aquel en el camping de Gijón en el que por la noche bordeamos la tarjeta roja del guardia de seguridad, uno no los va a olvidar jamás y supongo que mi amigo Rafa Alameda tampoco, en Gijón comprendió que era mejor jugar al mus conmigo de pareja que de rival (así lo atesoras nuestro trofeo de campeones de mus de los Días del Rayismo).

Rafa no es solo un amigo, es mi hermano de franja, a las duras y a las maduras siempre ha estado ahí y lo único que siento es no haberle conocido en los años ochenta para decir que llevamos más de 30 años de amistad, como a algún personaje le hubiese gustado. Nuestra amistad data precisamente, poco más o menos, de los años que cumplen Los Desperdigaos este año, pero es más que suficiente en muchas ocasiones para saber con una simple mirada lo que piensa el uno o el otro, y no solo al noble arte del mus me refiero.

Los Desperdigaos son una gran familia que gira en torno a una familia grande, los López. Tampoco soy dudoso de no ser objetivo cuando hablamos de Raúl, María, José Lorenzo, Espe, Iris, Rafi, Pablito, los Javis, Mar, etc. (son más que los Brady). Con Raúl he llegado a irme de excursión erótica festiva a la zona norte de Madrid para celebrar la Semana Santa y el único pero que le quiero poner es que aún no se haya dignado a enseñarme a aporrear la batería. Javi y yo somos fijos en la City cada vez que juegan las guerreras franjirrojas, impresionante el cariño con el que las fotografía desde hace muchísimos años (lástima que el club no sepa valorar a aficionados como Javi) y al que solo puedo agradecer que cada fin de semana nos regale su tiempo y su fotos. Fotos que también ha hecho Rafa Alameda junior (antes Rafi), en su caso siguiendo a los partidos del Rayo B y algunas veces en el Estadio de Vallecas, cuando una cámara réflex aún no era considerada un objeto susceptible de ser lanzado al terreno de juego. Le conocí siendo un “chinorris” y ahora es todo un señor chef y tiene novia formal y todo.

Para no alargarme mucho más, cierro el texto animando a la gente a que acuda a la fiesta del X Aniversario y dando las gracias a Miri (la voz), Pedri (cowboy man), los Hontoria (Raúl, eres un crack), Fran, Dani, Marcos, Sandra, David, Cristina, Edu, Oskar (tarde o tempranos vivirás del fútbol, amigo) y al resto de Desperdigaos por regalarnos una noche de rayismo inolvidable.

P.D. Enhorabuena a los premiados, cuyos nombres ya los sé, pero no pienso hacer spoiler si no quiero llevarme una colleja de Rafa Alameda.