Insistir, persistir, resistir y nunca desistir

07/12/2017
Insistir, persistir, resistir y nunca desistir

Tras las buenas sensaciones dejadas por el equipo en Bilbao, la victoria de las guerreras franjirrojas demuestra que van a dar mucha guerra pese a todo y a todos.

Hoy en día las redes sociales se han convertido en un nido de pequeños grupos de personas a los que los entendidos ponen un nombre o califican de distintos modos, según su comportamiento o forma de actuar en la red social en cuestión. Se habla de nombres tan variopintos como troles, haters o influencers, a los que yo añadiría otro nuevo grupo de personas que son los engañadores y son aquellos que ponen una foto suya (nunca de otro, siempre suya) y a continuación una frase de motivación, de Paulo Coelho (del que desconocen en qué equipo juega) o en inglés (sin tener ni idea del idioma).

A estos engañadores de redes sociales hoy les arrebato una de sus frases de cabecera (“Insistir, persistir, resistir y nunca desistir“) y la aplico al partido del Rayo Femenino ante el Valencia y, por añadidura, a la temporada que están haciendo las chicas de la franja.

Insistir

Dice la RAE que el verbo insistir es “repetir una o varias veces algo que se dice o se hace, para conseguir algo que se desea“. Creo que no hay definición más acertada para el trabajo de Miguel Quejigo con este grupo. Como muchas veces él mismo ha reconocido, su labor no siempre es la de entrenador y sí la de motivador, la de persona cercana que escucha y comprende a la futbolista, e intenta que esa misma futbolista crea en sí misma y en su valía. Una de las veces que más cabreado he visto a Miguel creo que ha sido esta temporada y fue tras un partido en el que el equipo, a su modo de ver, no había competido y no había sido capaz de reconocer a sus propias jugadoras. La semana siguiente, el equipo venció a domicilio y con una sensación totalmente opuesta a la que tanto enfadó al míster. En esa semana, no se cansó de repetirlas las cosas que habían hecho del equipo un bloque sólido y unido el año anterior y que era capaz de competir y sobreponerse a cualquier contratiempo.

Persistir

Me quedo con la segunda acepción del verbo persistir, la que dice que es “mantenerse firme y constante en una manera de ser o de obrar“. Aplicado a nuestro Rayo Femenino, bien podría ser la ilusión y las ganas de este grupo de hacer cosas grandes, la motivación de saberse queridas en el lugar en el que están y el orgullo de pelear por una camiseta  que, no hace demasiado, daba tardes de gloria a su afición. Esta constancia del equipo es la que ayer hizo que pese a la entidad del rival, se lograsen los tres puntos contra todo pronóstico para muchos.

Resistir

Creo que de los cuatro verbos presentes en esta frase célebre, éste es el que mejor define al equipo. Dicen que resistir es “sufrir un padecimiento físico o moral, o a una persona que lo causa, sin dejarse vencer por él y, a menudo, sin quejarse o tratar de evitarlo“. De todos son conocidos los sufrimientos, por los que este grupo humano ha pasado a lo largo de los últimos años, padeciendo más que disfrutando en múltiples ocasiones. En el último año se unen las lesiones a este padecimiento y lo hacen más duro si cabe,  por tratarse, además, de lesiones de gravedad que hacen mella tanto deportiva como moralmente a un grupo tan cohesionado y unido como es éste. Pero como bien dice la RAE, pese a todo, el equipo no se ha dejado vencer por estas adversidades en forma de lesión y lejos de quejarse sobre su mala suerte, su falta de efectivos y sobre la gran cantidad de bajas importantes, Quejigo siempre ha sacado su lado más positivo y ha apretado los puños más fuerte, dando la oportunidad que merecían las canteranas que llamaban a la puerta del primer equipo y confiando al cien por cien en las jugadoras disponibles en cada partido.

Desistir

El diccionario nos dice que hablamos de “renunciar [una persona] a algo que había empezado o a un plan o proyecto que tenía“. En el Rayo Femenino, en el Rayo Vallecano y en el barrio de Vallecas, rendirse o renunciar no está contemplado, nunca elegiremos esta opción por muy mal dadas que nos vengan. Nuestras guerreras franjirrojas desde el minuto cero, en el que la pretemporada arranca y las agujetas se hacen notar en sus piernas o la fatiga después del merecido descanso veraniego asoma tras cada entrenamiento, tienen sueños por cumplir, objetivos marcados en los meses venideros y nada ni nadie las hace renunciar a dichos sueños o a alcanzar esos objetivos propuestos. Ayer, cada gol del Valencia significaba un pequeño mazazo a las aspiraciones de conseguir los tres puntos, y lejos de hundirse o ser conformistas y amarrar un punto ante un gran conjunto, nuestras 11 jabatas no renunciaron a la idea de conseguir algo grande ante su gente.

Juro que una vez terminada mi explicación, devuelvo la frase original a los instagramers para que la usen en algún selfie hecho nada más levantado camino del cuarto de baño o minutos antes de desayunar, para lo que usarán otra foto y alguna frase tipo “Lo que no te mata, te hace más fuerte”. A veces llego a pensar que estos muchachos/as desayunan un bote de fabada Litoral con un carajillo para acompañar ese desayuno.

El equipo está en pleno Tourmalet y de momento el viento sopla a favor de las nuestras y por si el camino se endurece el próximo sábado , un servidor que firma estas líneas se ofrece voluntario para hacer de sherpa y aportar desde la grada ese granito de arena tan insignificante, pero tan valorado para el equipo.

¿Alguien más se apunta a ir de excursión al Wanda?

Alberto Leva

Imagen destacada: Javi LR