Engordar cerditos

Engordar cerditos

Los aficionados rayistas piden sus abonos y el presidente no los saca. Buscar un porqué es complicado conociendo a Raúl Martín Presa.

Mucho se habla de la no campaña de abonos de la temporada 2021/22. Se han reivindicado precios populares por parte de la afición y de los jugadores. Sorprendentemente nada he escuchado sobre la existencia de un compromiso por parte del Rayo Vallecano de realizar descuentos en caso de ascenso a Primera por asistencia a los partidos de la temporada 2019/20: un 30% si se asistía a todos, un 20% si se faltaba a uno y un 10% si no acudías dos.

En la temporada 2020/21 no hubo abonos por la situación de pandemia, por lo tanto, el compromiso de los descuentos sigue pendiente de cumplirse. Compromiso que debería cumplirse en los abonos de la temporada actual.

Cartel de la campaña de abonos 2019/20

Ni la pandemia ni las obras han impedido al resto de clubs del futbol profesional masculino en realizar sus abonos. Tampoco es racional no sacar la campaña de abonos aprovechando el “efecto Falcao» y que los resultados son favorables. Tampoco es comprensible no aprovechar estas tres semanas sin partidos en el Estadio de Vallecas. ¿Será llenar sus cerditos el motivo real de que siga sin realizarse la campaña de abonos?

Cada jornada que pasa sin abonos Raúl Martín Presa va añadiendo euros en el cerdito que tiene por hucha. Contra menos jornadas incluya el abono, menor será el precio y también la cantidad a descontar a los rayistas que renueven. Jornada a jornada el cerdito engorda. Como engordó por el dinero no devuelto a muchos abonados de la temporada 2019/20.

Dada la poca transparencia del club en facilitar número de abonados y su desglose por tipos de abonos, solo podremos hacer una estimación de la cantidad que el club se está ahorrando cada jornada sin abonados. Diez mil abonados a una media de 250€ por abono y estimando que la devolución media fuera del 20% resultan 500.000€ de descuento no realizado. En las 3 jornadas disputadas de las 19 que incluye un abono de Primera el cerdito de Presa ha engordado en cerca de 80.000€ por este concepto.

Difícil es aproximarse a las razones y sin razones que están detrás de las decisiones de Presa. Pero entre lo que se está ahorrando en el descuento comprometido y el sobreprecio que están pagando los abonados actuales, en dinero y en tiempo de colas en taquillas y accesos, sus cerditos del dinero y del ego siguen engordando jornada tras jornada. 

Para qué sacar los abonos, deben pensar, mientras contemplan a sus orondos cerditos.

Texto: Luis Miguel Redondo