Historia de una denuncia (no retirada)

07/06/2016
Historia de una denuncia (no retirada)

Nueva Junta de Accionistas del Rayo Vallecano y nueva sorpresa desagradable, esta vez en modo de denuncia no retirada

Seguro que todos recuerdan la famosa denuncia que dio con los huesos de 13 abonados del Rayo Vallecano en los calabozos durante casi 72 horas. En teoría, todos pensábamos que tras producirse un acto de acercamiento, de buena voluntad -o como quieran denominarlo- entre las dos partes y con mediación de peñistas y periodistas que cubren la actualidad del Rayo Vallecano, la denuncia se había parado y no había continuado el proceso adelante.

Que la denuncia no siguiera su curso y que el proceso judicial abierto contra estos 13 rayistas se parara,  fue una de los “acuerdos” de mínimos que se alcanzó en aquella reunión semiclandestina de diciembre de 2.014, por la que la fractura social existente entre Junta Directiva y afición iba a tratar de minimizarse y no hacerse cada vez más evidente como estaba sucediendo.

Para sorpresa de todos los presentes en la Junta Extraordinaria de Accionistas del Rayo Vallecano, parte de aquellos 13 abonados denunciados aseguraban que en el mes de marzo de este 2.016 el Rayo Vallecano había solicitado un nuevo interrogatorio por la presunta responsabilidad de los 13 detenidos en en el corte de cables de la luz en la previa del partido Rayo Vallecano-Real Madrid. La sorpresa era aún mayor cuando el presidente del Rayo Vallecano, Raúl Martín Presa, decía desconocerlo y pedía explicaciones a la abogada del club, Gema Barrasa.

Hasta nuestro poder ha llegado la prueba de que dicha petición del mes de marzo existe y en la que se solicita un nuevo interrogatorio a estos 13 socios del Club.

juzgado

juzgado 2
Copia del escrito presentado por el Rayo Vallecano

Este nuevo culebrón rayista promete no haber escrito esta noche su último capítulo, por lo que estaremos muy atentos a las novedades que se vayan produciendo y de nuevo se demuestra que la afición del Rayo Vallecano tiene que estar muy pendiente de cada movimiento que se produce en las oficinas de Payaso Fofó.