Bailando bajo la lluvia

Bailando bajo la lluvia

El Rayo B vence con contundencia en casa del CD Vicálvaro. Fue 0-3, con goles de Pipe, Martín y Carrasco, pero pudieron ser más.

Hay días redondos incluso cuando el clima no acompaña. Así se sintió el Rayo B al firmar un gran partido en una mañana marcada por la lluvia en la que no dio opción alguna a su anfitrión, el CD Vicálvaro (0-3).

El campo federativo de Valdebernardo presentó una gran entrada, teniendo la tribuna casi llena para presenciar un encuentro con visos de ser un partidazo entre dos equipos que venían de ganar pero con ambiciones completamente diferentes: los locales luchan por salvarse mientras los visitantes apuran sus opciones al playoff. Con estos alicientes y la entrada gratuita, poco importaba lo frío que amaneció el domingo o los nubarrones que avisaban de una posible lluvia, y no fueron traidores.

El comienzo del encuentro fue el único punto de picante que el “Vical” pudo darle al encuentro, pues tuvo al Filial de la Franja algo más de 5 minutos encerrado en su área, replegado ante el amenazador ataque azulón, cuyas fuerzas se concentraron en un Samu hábil pero poco acertado. Caro le saldría al cuadro de casa el no poder convertir en el inicio, y más cuando su rival lo haría en su primera jugada ofensiva.

Corría el minuto 9 cuando el Rayo B penetró por primera vez en terreno rival. La jugada la condujo Javi Rubio por la banda derecha, la cual tenía a su entera disposición para correr, levantar la cabeza y poner el centro al área. Los rematadores potenciales que formaban la punta franjirroja, Carrasco y Kalvin en ausencia de un Sergio Moreno que cumplía ciclo de tarjetas, vieron como el balón de Javi volaba sobre sus cabezas hacia el segundo palo, donde llegaba como una moto Pipe Sáez. Armó la pierna el capitán y soltó un latigazo en el pico de la pequeña que nadie esperaba, poniendo la pelota donde Del Estal no podía llegar por más portería que cubriese y acabando por quitar las telarañas de la escuadra derecha del arco azul. Se sacudió el Filial de la Franja el dominio rival de la mejor manera posible. Pipe vino, vio y anotó su tercer gol de la temporada y el primero que no es a balón parado.

El tanto que abría la lata terminó por volcar a favor del Rayo B un partido al que aun le quedaba más de un mundo. El golpe mandó a la lona a un Vicálvaro que había empezado muy potente y de repente se veía por debajo en el marcador. Y cuando trataba de recomponerse, encajó el segundo. Apenas llegando al cuarto de hora servía el cuadro vallecano un córner desde la banda izquierda de su ataque. El centro cerrado superó a todo el que lo esperaba en el área pequeña, dejando la pelota a merced del más grande de todos, Don Martín Pascual Castillo, que ni siquiera necesitó elevarse para empujarla con el cráneo al fondo de la red en el segundo palo. Festejó como loco Martín con sus compañeros el que era su 5º gol de la temporada y el que daba la tranquilidad a un Filial que al minuto 15 gozaba de 100% de efectividad: 2 tiros a puerta, 2 goles.

Con el 0-2 establecido, se vino el baile. El Rayo B comenzó a desplegar su juego en campo contrario buscando el tercer gol que cerrase por completo el encuentro antes del descanso. No llegó, y no fue por la claridad de las ocasiones. Un triple remate en un córner salvado sobre la línea y un dispar de Alberto al palo corroboran el hambre de un Filial de la Franja que iba a por más. Es de destacar en este aspecto la labor de los carrileros Javi Rubio y Pipe Sáez a la hora de acercarse al área y servir para que el doble pivote que conformaban Manu Navarro y Félix Ledesma tuvieran donde descargar y hacer juego. Pero para trabajo, el de Ketu Kalvin, que asumió la responsabilidad de llevar la 9 y fue un auténtico quebradero de cabeza para la defensa rival, con balón pero sobre todo sin él, pues la presión que ejercía provocó más de un disgusto.

La lluvia se hizo protagonista en el tramo final del primer tiempo, cayendo de forma copiosa, casi violenta. El chaparrón era meteorológico y también futbolístico para el Vicálvaro. El equipo de Paco Gallardo, aun así, mantenía los envites logrando evitar que se ampliase a 3 la ventaja y teniendo alguna llegada aislada en la que buscaban el tanto que les metiera en partida. Sin embargo, la muralla que conformaban Martín, Luis Aguado y Meseguer se veía inamovible, sacando cada pelota y dejando a Dani Merino como un simple espectador en su vuelta bajo los palos. Con las gradas vaciadas por los espectadores calados que buscaban refugio ante las inclemencias del tiempo, se llegó al descanso. El Rayo B había impuesto su ley con el 0-2 que había puesto en el marcador, pero quería más.

Y de nuevo, el famoso comienzo de segunda mitad. Parecía que estaba escampando, y más de uno estaba apurando el café del descanso, cuando con apenas 3 minutos tras la reanudación un fallo de entendimiento entre los centrales locales dio pie al robo de Kalvin en las cercanías de la frontal, y casi de forma instintiva asistió en el pico derecho del área grande a un Adrián Carrasco que se puso en modo “killer”. Con un bello recorte dejó atrás a su marcador y se quedó solo ante Del Estal, y ante eso Carrasco hizo lo que mejor sabe hacer, definir de forma sutil y colocada a la base del segundo poste. Al tercer minuto del complemento llegó el tercero del Rayo B, firmado por su “Pichichi” particular que suma con este 15 goles en el presente curso.

Con casi todo el segundo tiempo por delante y un contundente 0-3 en el marcador, el Filial de la Franja rebajó un poco la marcha. Pero poco. Era el amo y señor del partido, moviendo el balón con criterio y habilidad y mostrándose firme cuando no lo tenía. Cerca estuvo Carrasco de anotar su doblete en un balón que el mismo recuperó y condujo al área, pero lo acabó chutando al lateral del marco local cuando se cumplió la hora de juego, momento en que Paco Gallardo inició el baile de banquillos con una doble sustitución, Ferchu y Koke por Pelu e Iván, con la que trató, sin éxito, de cambiarle la cara al Vicálvaro. Apenas 5 minutos después haría su primer cambio Luis Cembranos, retirando a un Carrasco que acababa de poner un centro que no llegaron a empujar por centímetros ni Kalvin ni Ledesma, y dando entrada a Oliva para refrescar una delantera que no estaba saciada.

Seguía el Rayo B con su monólogo. La lluvia había devenido en un ligero txiri-miri, pero el chaparrón vallecano seguía. Atrás la defensa seguía cumpliendo con su labor a las mil maravillas y adelante Kalvin daba una exhibición de lucha, entrega, presión y juego. Gran partido del hoy 9 rayista, al que solo le faltó el gol, pero casi logra su segunda asistencia en un gran centro que en posición franca remató Oliva desviado. Antes, una de las figuras del partido, Pipe Sáez, hizo amago de llevarse la mano a la pierna. No parecía preocupante, pero con el partido resuelto no quería correr el mínimo riesgo Luis Cembranos, por lo que a 20 minutos del final retiró a su capitán y dio entrada a un ex del “Vical” como es Migallón, que entró fresco y provocó más de un quebradero de cabeza a quienes vestían la que fue su camiseta en otros tiempos. A la vez que esta sustitución fue la última del Vicálvaro, dejando el campo la principal referencia de su ataque, Samu, para que entrase Pablo.

Recta final del encuentro. “Killer” Bercedo entró como último refuerzo rayista en lugar de Alberto, haciendo que el brazalete de capitán acabase recalando en Martín. Fue en este último tramo cuando el Vicálvaro se animó a ir arriba y buscar el gol de la honra, y casi lo logra en una falta directa que lanzó Dani Navarro y paró Merino, y cuyo rechace mandó fuera Koke cuando tenía todo a favor para anotar. Esto fue la entrega definitiva de armas vicalvareña. El Filial no tuvo más que contemporizar mientras se cumplía el trámite de llegar al minuto 90 y de que pasasen los 2 que hubo de descuento.

Finalizó el baile bajo la fina lluvia. El Rayo B alarga su momento de dulce firmando el partido soñado ante un Vicálvaro que quiso pero no pudo y se vio sobrepasado. Un contundente 0-3 que por ocasiones habrá quien opine que se queda corto. El Filial de la Franja acumula 5 victorias seguidas que le colocan ya en 5ª posición con 50 puntos, que siguen siendo 8 menos que el Móstoles URJC, que se mantiene marcando el listón de acceso al playoff de ascenso. Lo siguiente para el equipo de Luis Cembranos será este jueves en la “City” con la visita de otro equipo en situación crítica, el Tres Cantos.

FICHA TÉCNICA

CD Vicálvaro: Del Estal (p.), Gonzalo, Rubén Muñoz, Samu (Pablo m.70), Pelu (Ferchu m.59), Juancar, Dani Navarro (cap.), Botana, Fredy, Jesús e Iván (Koke m.59).

No utilizados: Carlos (p.s.), Matas, Sampalo y Henry. Entrenador: Paco Gallardo.

Rayo Vallecano B: Dani Merino (p.), Luis Aguado, Pipe Sáez (cap., Migallón m.71), Meseguer, Martín, Manu Navarro, Javi Rubio, Félix Ledesma, Kalvin, Alberto (“Killer” Bercedo m.78) y Carrasco (Oliva m.66).

No utilizados: Josete (p.s.), Kike Hermoso, Ángel Algobia y Álvaro Juan. Entrenador: Luis Cembranos.

Árbitro: Sr. Nicolae Giurca. Amonestó a Rubén Muñoz y Pablo en el Vicálvaro y a Alberto y Martín en el Rayo B.

Goles: 0-1, m.9, Pipe Sáez. 0-2, m.15, Martín. 0-3, m.48, Carrasco.

Campo federativo de Valdebernardo, unos 400 espectadores. Partido correspondiente a la 31ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana lluviosa y fresca. Césped artificial en buenas condiciones para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.