El Valle se conquista

El Valle se conquista

El Rayo B obtiene su primer triunfo de visitante al derrotar 1-4 al Pozuelo, gracias a los dobletes de Martín y Sergio Moreno, en un partido en el que hubo de todo.

A la tercera fue la vencida. El Rayo B logró en el Valle de las Cañas su primera victoria lejos de Vallecas al derrotar al CF Pozuelo por 1-4 en un encuentro en el que hubo de todo lo que el aficionado pueda esperar, si no más.

El cartel del partido y el sol de justicia hicieron que se llenase la parte de sombra de la tribuna del recinto pozuelero para ver un partido para el cual Luis Cembranso decidió volver a un esquema de 4 defensas con Dani García como líbero en un once en el que debutaba Luis Aguado en Tercera y Oliva como titular. Empezó el juego a un ritmo muy alto, teniendo el cuadro local la primera oportunidad de gol en las botas de David antes del minuto 3. Sin embargo, iba a golpear primero el Filial de la Franja. En su primer acercamiento al área del Pozuelo obtuvo un córner en el lado izquierdo que derivaría en una falta en el costado derecho. Se encargó Carrasco de colgar el libre directo al borde de la pequeña para que Martín Pascual se elevase sobre todo el mundo y, con un sutil cabezazo en el segundo palo, esquivaba a Nacho Gil y abría la lata. Se estrenaba de ese modo “Alexanco” Martín en liga, haciendo el 0-1 en el minuto 6.

Cual guerrero herido en su tierra, el Pozuelo se lanzó en tromba a tratar de revertir el tempranero gol encajado. Sin embargo, el buen hacer del Rayo B en defensa y las imprecisiones atrás y los huecos que dejaban los locales propiciaron que los visitantes tuvieran buenísimas ocasiones para hacer el 0-2. De estas, hay que destacar un par que tuvo el capitán Adrián Carrasco. La primera, un disparo desde la frontal que reventó la cruceta derecha del marco local. La segunda, un error de despeje de Nacho Gil que regaló el balón a Álvaro Juan, quien de primeras habilitó a Carrasco en el margen izquierdo del área para que se plantase solo ante el meta y acabase definiendo por encima del larguero. Entre medias, no eran buenas las noticias para los del Valle de las Cañas, pues Pitu se lesionaba al minuto 18 y Chema Ramos se vio prematuramente obligado a gastar un cambio e ingresar a Luis Carlos, un jugador que sería determinante para el marcador final.

El partido estaba trepidante e incierto al pasar la media hora inicial, y al poco llegó un motivo de ánimo para la hinchada local. Lanzó Pablo un balón en profundidad a la frontal para Cuéllar, un joven ariete que se desempeña como un veterano. Controló en el área el delantero verde, y a marcarle fue Dani García. Hubo un forcejeo de los que hay en cualquier acción similar y que acabó con Cuellar en el suelo. Sin dudarlo, el árbitro señaló penalti, en una decisión polémica que no sería la única que tomaría, como veremos más adelante. Luis Carlos, el jugador más fresco sobre el verde, transformó el penal con tiro fuerte ajustado al palo izquierdo de un Mendi que se lanzó a su derecha. Estallaba de alegría el Valle al lograrse el 1-1 al minuto 33 de juego.

Reinó la igualdad en el tramo final del primer periodo, durante el cual también movió el banquillo Luis Cembranos, al retirar al minuto 38 a Álvaro Juan para dar entrada a Alberto. Poco más hubo hasta que se llegó al descanso. Puede que no llegase de forma justa, pero el 1-1 hacia justicia a los méritos que hicieron Pozuelo y Rayo B sobre el campo. El partido estaba picante y la afición esperaba una segunda parte movidita. Y como suele pasar en el Valle de las Cañas, el respetable no se sintió defraudado.

Quien estuviera apurando el bocata o pidiendo un refresco en la cafetería se perdió el primer zarpazo rayista del segundo tiempo, que empezó con la vuelta a los campos de Kike Hermoso, una vez superada su lesión, en sustitución de Oliva. Apenas medio minuto tardó el Filial de la Franja en trazar una jugada desde el saque inicial hasta la portería local. Le llegó el balón a Javi Rubio en el costado derecho y cerca del pico del área. Apenas controló el balón, levantó la cabeza y lanzó un centro al área que botó ante la pasividad defensiva y fue rematado a la red por un Sergio Moreno que llegaba, como hemos visto mil veces, con todo para volver a poner por delante al Rayo B y anotarse su tercer tanto en el cómputo global de la liga.

El 1-2 recibido en menos de 40 segundos de segunda mitad dejó grogui al Pozuelo, que antes del minuto 10 recibiría un directo que noquearía a cualquier equipo. Sacó Javi Rubio (gran partido del 7), una falta en el margen derecho muy similar a la del 0-1, si bien estaba algo más metida hacia el córner. Esto no amedrentó para nada a un Carrasco que, otra vez, la ponía al segundo palo, donde Martín, otra vez, se alzó para cabecear y, con un remate picado, poner el 1-3 en el electrónico del Valle de las Cañas. Jarro de agua fría para los locales y, a priori, partido finiquitado con 35 minutos por delante. Nada más lejos de la realidad.

El Pozuelo se lanzó a tratar de buscar un gol que les metiese de vuelta en el partido con más intención que acierto. En esas estaba el partido cuando empezó el show del señor De Oses Bumedien. Una falta inocua en medio campo que rara vez se sanciona con primera amonestación significó la segunda para Meseguer, que vio la amarilla en el 12 de la primera y se iba expulsado en el 61. La alegría de la hinchada local por ver al Rayo B con 10 se tornó en ira hacia el trencilla casi al instante, cuando tras un reclamo en un saque de banda, ordenaba el árbitro al entrenador local Chema Ramos que abandonase el banquillo y se fuese a los vestuarios. Por si faltaba más gasolina para un partido ya bastante incendiario, el goleador verde Luis Carlos era derribado por Kike en el área rayista, y cuando en la grada todos, tanto locales como visitantes, esperaban que se señalase penalti, el colegiado amonestó al delantero por simular la caída. Incredulidad en ambos bandos por la actuación arbitral, la cual puso de acuerdo a todos en que no era el día del referí.

En lo que al juego se refiere, el Rayo B se afanaba en defender su ventaja en inferioridad numérica. Con este objeto agotó los cambios Luis Cembranos dando entrada a Ángel Algobia en lugar de Dani García a 20 minutos del final. Casi todo lo que pasó se puede resumir en ataques infructuosos locales, bien por errores propios, bien por caer en fuera de juego, bien por el gran estado del forma del que goza Miguel Mendióroz, pues el meta franjirrojo desbarató más de 2 y más de 4 ocasiones claras en el tramo final. Precisamente de las botas de Mendi nacería la jugada que dio matarile al encuentro.

Quedaban 2 para el 90. Mendi blocó con autoridad por alto un córner al que había subido casi todo el Valle de las Cañas, y aprovechó la situación para lanzar el saque en largo hacia Sergio Moreno, quien se hallaba en medio campo con solo un defensor entre él y el portero. Recibió Sergio, e ignorando las protestas por posible fuera de juego, emprendió la carrera hacia el área, se zafó de su marcador, encaró a Nacho Gil, regateó al portero y con toda la calma del mundo llevó el balón hasta la línea de gol y más allá. Anotaba de este Moreno su doblete particular y su 4º tanto en liga, como también era el 1-4 y que despejaba cualquier duda sobre si los puntos viajarían a Vallecas.

Se añadieron 4 minutos, se disputaron 5 y tan solo se jugaron 2, o 3 si se me apura, pues hubo resquemor en el conjunto local con Moreno, bien por la parsimonia con la que anotó el gol o bien por su celebración cerca del sector donde se ubican los hinchas más “radicales” del Pozuelo. Sea como sea, hubo rifirrafes entre futbolistas que retrasó la reanudación del juego. Al poco, trató de iniciar Sergio Moreno otro sprint como el del reciente tanto, pero se torció el tobillo y tuvo que aguantar cojeando lo poco que quedaba de partido. Ya no había más historia que contar, pues se había dicho ya bastante, y se decretó el final de la contienda.

El Rayo B conquistó el Valle de las Cañas en un partido más igualado de lo que refleja el marcador final de 1-4 y en el que hubo tela que cortar del primer al último instante. Así pues, logra el Filial de la Franja su primera victoria fuera de Vallecas y la segunda de forma consecutiva. Se alzan los de Luis Cembranos a la 7ª posición con 10 puntos, a uno solo de la frontera del playoff que marca el Trival Valderas. Lo próximo será la visita a la “City” del Móstoles URJC.

FICHA TÉCNICA

CF Pozuelo de Alarcón: Nacho Gil (p.), Kupen, Busto, Barroso (cap.), Pablo, David, Cuéllar, Pedro (Macho m.56), Álex Díaz, De Loma (Koke m.63) y Pitu (Luis Carlos m.18).

No utilizados: Sebas (p.s.), Emilio, Nachete y Narros. Entrenador: Chema Ramos.

Rayo Vallecano B: Mendi (p.), Luis Aguado, Meseguer, Dani García (Algobia m.71), Martín, Manu Navarro, Javi Rubio, Carrasco (cap.), Sergio Moreno, Álvaro Juan (Alberto m.38) y Oliva (Kike Hermoso m.45).

No utilizados: Josete (p.s.), Pascual, Migallón y “Killer” Bercedo. Entrenador: Luis Cembranos.

Árbitro: Sr. De Oses Bumedien. Expulsó por doble amonestación a Meseguer en el Rayo B. Amonestó a Kupen, Luis Carlos, Macho, Nacho Gil y Koke en el Pozuelo, así como expulsó al entrenador del Pozuelo Chema Ramos.

Goles: 0-1, m.6, Martín. 1-1, m.33, Luis Carlos de penalti. 1-2, m.46, Sergio Moreno. 1-3, m.53, Martín. 1-4, m.88, Sergio Moreno.

Valle de las Cañas, unos 300 espectadores. Partido correspondiente a la 6ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana soleada y calurosa. Césped artificial en condiciones aceptables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.