Harakiri en franjirrojo

Harakiri en franjirrojo

Los errores puntuales condenaron a un Rayo B que, a pesar de perder hoy, plantó cara a todo un equipazo como es el CD Ursaria

Derrota del Rayo Vallecano B por 1-3 ante el líder del grupo séptimo de Tercera RFEF, el CD Ursaria. Tercer tropiezo consecutivo de los nuestros en un partido que pudo ganar o empatar, pero finalmente perdió.

Dicen que los errores se pagan caro en el fútbol y esto es lo que le está sucediendo al filial franjirrojo esta temporada. Fallos puntuales en momentos claves de partido están haciendo que se pierdan puntos y hoy, por desgracia, no ha sido una excepción. Se podría decir que los dos primeros goles son fallos defensivos (que no de la defensa) del equipo que, a buen seguro, Amaya pondrá en vídeo al equipo la próxima semana, con la intención de que no se repitan en futuros partidos. Conceder estos errores, es dar mucha ventaja a los rivales en una categoría tan igualada y tan exigente como la Tercera RFEF.

La primera parte ha sido de mayor dominio del Ursaria, demostrando que tienen un mayor grado de veteranía y que son capaces de manejar el tiempo del partido en función de sus necesidades, siendo fuertes y contundentes atrás con gente rápida en los extremos y buena finalización arriba. El gol ha sido una contra perfectamente montada, sin nadie de los nuestros capaz de frenar en falta su ataque. Un golpe duro a un filial que no carburaba y que todo su ataque lo volcaba en el costado derecho, buscando la profundidad de un Manzano que encaraba una y otra vez sin demasiado éxito, unas veces por la ausencia de rematador y otras por la indiferencia de un colegiado que no quiso ver un claro penalti que le hicieron al 15 de la Franja.

Cuando todo el mundo pensaba que nos íbamos por debajo en el marcador al descanso, llegó el gol del empate. Un córner botado por el costado derecho iba a terminar tras varios rechaces en los pies de Kevin, que no se lo pensaría dos veces y su disparo se alojaba en el fondo de las mallas. Segundos después, daba por concluidos los primeros 45 minutos el colegiado del encuentro. Mucho que mejorar en la segunda parte por parte del Rayo si quería llevarse el partido.

Sin dar un cambio radical al partido, sí vimos a un filial mucho más entonado en la segunda mitad, con Diego Méndez apareciendo más, con Diego Lorenzo intentando llevar peligro a la meta del Ursaria y tratando de llevar el peso del partido elaborando bastante más el juego.

Aun así, este cambio de decorado de partido no se tradujo en demasiadas ocasiones de gol para un filial al que le cuesta un mundo generar peligro y marcar (6 goles en 6 partidos). El partido entró en los últimos 10 minutos en los que sucedieron todo lo reseñable de esta segunda mitad. En el minuto 82, Héctor robaba un balón en la frontal del área y un defensa del Ursaria le zancadilleaba claramente dentro del área, pitando el colegiado el consiguiente penalti (fue tan clamoroso que no pudo mirar hacia otro lado, tal y como hizo en la primera mitad). El propio Héctor fue el encargado de lanzarlo, pero Fran Martínez (todo un experto parapenaltis, tal y como pudimos saber al término del partido) intuyó perfectamente la dirección del golpeo y detuvo el lanzamiento.

Y de lo que pudo ser el 2-1, casi a renglón seguido pasamos al 1-2. Saque de esquina del Ursaria que despejó perfectamente Pantoja de puños e inexplicablemente, Cuéllar estaba absolutamente solo al borde del área, sin nadie que defendiera la segunda jugada y solo tuvo que golpear bien al balón para marcar el segundo tanto de su equipo. Con el partido perdido y a falta de escasos cinco minutos, el filial se fue arriba a la desesperada, con Bolo emulando a su padre yéndose a jugar de 9, pero el que encontró el gol fue de nuevo al Ursaria. Una nueva contra iba a ser finalizada por Jacobo, asistido por Hugo García, uno de los varios ex de la Franja que hoy han jugado en el cuadro visitante.

Se volvieron a escapar tres puntos y el próximo partido en casa del colista, la RSD Alcalá, es un choque muy importante en el que el equipo tiene que tratar de sumar los tres puntos para escalar posiciones en la clasificación y poner tierra de por medio con un rival directo.