Resistencia y victoria

Resistencia y victoria

El Rayo B se reencuentra con el triunfo fuera en un partido exigente ante el CD Canillas (0-1) que se resolvió con un penalti de Carrasco en el tramo final.

Sabe bien la victoria cuando cuesta tanto que llegue. Le costaba al Rayo B lograrla fuera de casa, le costó doblegar a un CD Canillas que le tuvo contra las cuerdas, pero finalmente los puntos se fueron a Vallecas.

Un sol primaveral y la entrada gratuita invitaron a los aficionados a llenar la tribuna del campo canillero para presenciar un encuentro que debía marcar las aspiraciones de ambos contendientes de cara al tramo final de la temporada, con los locales buscando mantener la categoría y los visitantes apurando sus aspiraciones al playoff.

En un campo tan pequeño y singular como el de la calle de Agustín de Iturbide, lo natural es que el que conoce el terreno lleve la iniciativa. Y así se dio en el inicio del encuentro. Luis Cembranos dispuso un once con rotaciones notables, como la vuelta a la portería de Morro tras dos partidos con Dani Merino y las suplencias de Manu Navarro, Ángel Algobia y Carrasco, los cuales dejaron su lugar en la alineación a Guille Nieto, Félix Ledesma y Kalvin. El Canillas, por su parte, salió fuerte a manejar el juego, comandados en medio campo por el ex canterano rayista Pedro Martínez “Marti” y con puñales arriba como Dani y Agus.

Fueron 40 minutos de dominio local y serio sufrimiento visitante. El Canillas se comió al Rayo B en ese tramo, teniendo más el balón, trabajando bien la presión en todo el campo y atosigando en el área rival. Resistía como buenamente podía el cuadro vallecano, salvando situaciones críticas en el área, pero se notaba sobre todo la anulación de su juego en que no se lograba retener el balón en una posesión larga y casi siempre se buscaba a la delantera con un pelotazo, algo que no convenía en un terreno sintético de condiciones similares a los de la “City” pero de dimensiones visiblemente más reducidas. Varios balones sueltos en el área grande y un disparo de la frontal de Dani que Miguel Morro sacó de la escuadra con un paradón fueron las veces que más miedo se sintió en el bando franjirrojo, el cual solo contó en su haber de ataque con un disparo cruzado de Pipe afuera y un remate de cabeza de Nieto al larguero invalidado por fuera de juego. Solo en los minutos previos al descanso parecía que el equipo merengue daba algo de tregua y el Filial de la Franja podía disponer del balón algo más. El 0-0 al descanso parecía un alivio para un Rayo B que hizo un ejercicio de resistencia titánico ante un Canillas ambicioso.

No se hizo esperar el clásico arreón del comienzo de la segunda parte, teniendo Sergio Moreno el primer tiro a puerta rayista a los 50 segundos en un mal despeje del portero local Guille, quien luego pudo rehacerse y atajar el remate. A partir de ahí, el juego se rompió y derivó en una incertidumbre en la cual se iba creciendo poco a poco el cuadro visitante. Minutos en los que la pelota iba de una frontal a otra sin aparente control y sin que tampoco se acabase de disparar entre palos. Una imprevisibilidad que obligaba a los jugadores a correr, y aquí probablemente les pasase factura a los del Canillas el esfuerzo sin premio de la primera mitad, pues aunque seguían compitiendo veían que según avanzaba el reloj el Rayo B iba ganando en terreno y posesión.

Fue paciente Luis Cembranos a la hora de incorporar los cambios. En el 64 entró Oliva por Alberto para dar más fluidez en el último cuarto de cancha. Y en el 77, cambio totalmente ofensivo, se marchaba Sergio Moreno, que no encontró en Hortaleza el gol que llevaba 3 partidos seguidos hallando, y entraba el “Pichichi” Adrián Carrasco. Seguía siendo difícil crear ocasiones de peligro, pero los locales concedían oportunidades a balón parado que permitían a los rayistas poner el balón en el área con centros laterales o intentar el disparo lejano. Especialmente destacable fue una falta ejecutada casi en la línea medular por Aguado que se envenenó, cogió portería y obligó a Guille a combarse como en “Matrix” para sacarla de puños. Iba a por más el Filial de la Franja, pero no terminaba de imponer su ritmo de juego ni de encontrar el disparo.

Se entró en los 10 minutos finales sin goles y con la incertidumbre de saber que cualquier detalle daría la victoria. Y ese detalle llegó para los visitantes en el 85. Kalvin se había mostrado voluntarioso y con ganas en la faceta del ataque, aun cuando no parece tener la suerte de cara a la hora de finalizar. Y sin embargo, cada vez que toca el balón cerca del área, a la defensa rival le tiembla las rodillas. Se internó Kalvin con el balón en el área tratando de buscar una buena posición para el disparo. Le marcaba Ruedita, quien se vio incapaz de arrebatarle el cuero y no pudo sino derribar con los brazos al delantero rayista. Lo vio claro el colegiado, penalti para los visitantes a 5 para el 90. La tensión se podía cortar con sierra radial, y en esas acomodó la pelota en el punto fatídico Adrián Carrasco. El tan ansiado triunfo como visitante estaba en las botas del goleador rayista, que ejecutó seguro y fuerte a su derecha. Guille se lanzó al otro palo y solo pudo girar la cabeza y ver como el esférico acababa en el fondo de la red. Gritó con euforia el tanto el Rayo B, quien se veía cerca de la victoria gracias al tanto desde los 11 metros de Carrasco, que se reafirma como máximo artillero del equipo con su 14ª diana del curso.

Quedaban algo menos de 5 minutos más el descuento en los que había que aguantar para sacar los puntos. Por ello Cembranos metió como medio de contención a Ángel Algobia en lugar de Javi Rubio en el 88. Se añadieron 3 minutos, claramente insuficientes a juicio del banquillo de Jesús Lucas. El Canillas quiso tirar de pundodnor para buscar el empate, pero la línea defensiva del Rayo B confirmó su gran estado de forma y no dio la menor opción. Resonaron gritos de alivio y celebración que cortaron el aire en Hortaleza con el triple pitido que anunció el final de la contienda.

Casi 4 meses después, ganó el Rayo B lejos de Vallecas. Una victoria trabajada, dignificada por el rival que tuvo enfrente, un Canillas que le puso en serios aprietos en la primera parte y que solo pudo ser doblegado desde el punto fatídico sobre la hora. La resistencia de los de Luis Cembranos tuvo premio en forma de tercer triunfo consecutivo, algo inédito en la presente campaña. Suma el Filial de la Franja 44 puntos que le mantienen en 8ª posición y a 8 puntos de la barrera del playoff, que marca ahora en solitario el Móstoles URJC. Quedan 9 finales, la primera de ellas el próximo domingo en la “City” ante una de las revelaciones de la temporada, el Villaverde San Andrés.

FICHA TÉCNICA

CD Canillas: Guille (p.), Rueda, Fulgen, Ruedita, Morales (cap., Jean m.77), Marti, Dani, Redondo, Agus (Diego m.69), Izan y Álvaro (Alvarito m.72).

No utilizados: Kike (p.s.), Acha, Pinilla y Cejudo. Entrenador: Jesús Lucas.

Rayo Vallecano B: Morro (p.), Luis Aguado, Pipe Sáez (cap.), Meseguer, Martín, Guille Nieto, Javi Rubio (Ángel Algobia m.88), Félix Ledesma, Sergio Moreno (Carrasco m.77), Alberto (Oliva m.64) y Kalvin.

No utilizados: Dani Merino (p.s.), Kike Hermoso, Manu Navarro y Álvaro Juan. Entrenador: Luis Cembranos.

Árbitro: Sr. Velasco Arribas. Amonestó a Morales, Alvarito, Ruedita, Jean y Marti en el Canillas y a Félix Ledesma y Sergio Moreno en el Rayo B.

Gol: 0-1, m.86, Carrasco de penalti.

Municipal de Canillas, unos 450 espectadores. Partido correspondiente a la 29ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana soleada y cálida. Césped artificial en condiciones mejorables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.