Ganas sin premio

Ganas sin premio

El Rayo B empató frente al Canillas (1-1) en un partido en que atacó más, se vio por debajo en el marcador y falló un penalti antes del gol de Carrasco.

En el deporte del fútbol se le puede poner muchas ganas, pero si la pelotita no quiere entrar, no llega la victoria. Así le pasó al Rayo B en su partido frente al CD Canillas, el cual terminó en empate (1-1) tras verse una trepidante montaña rusa balompédica.

El sol daba tenues treguas al frío que asolaba la “City” y a los hinchas que se habían acercado al “reestreno” del campo 5 o que venían de ver una nueva victoria en casa de las Guerreras Franjirrojas en el 4. La vuelta al césped natural de los de Luis Cembranos marcaba también el regreso a los palos de Dani Merino y las novedades arriba de Carrasco y Kalvin, quedando en la grada Sergio Moreno, posiblemente reservado para el partido copero en Butarque. En el once visitante, todos los ojos estaban puestos en el 8, Marti, que regresaba a la “City” con una camiseta distinta y con ganas de demostrar la calidad y habilidad que tiene.

Empezó el partido con ritmo fuerte, el que imponía el Filial de la Franja, llegando son seguridad a zona de tres cuartos pero con imprecisiones en el intento de meter el balón en el área y acabar jugada. Necesitaron los de Hortaleza 10 minutos para asimilar el comienzo del encuentro, pero una vez situados hicieron acto de presencia con un breve pero intenso asedio a la zona de castigo local. Tras esto, se desarrolló el juego de forma relativamente calmada, con la posesión para el Rayo B, pero sin generar peligro real hasta pasada la media hora, cuando Alberto lanzó un disparo envenenado hacia la escuadra que obligó a Guille a volar para sacarla de un manotazo. Esa acción dio paso a una exhibición de habilidades del portero canillero para desbaratar ocasiones locales más que prometedoras. Se mantuvo el 0-0 al descanso, al cual llegaba el Rayo B con la sensación de ser mejor pero quedándose con las ganas de abrir la lata.

Cerca estuvo de caer el primero antes de cumplirse el primer minuto del segundo periodo, en una acción extraña en la frontal en la que Carrasco pugnó un balón que se fue por arriba en dirección a la portería, haciendo recular a un Guille descolocado que logró sacar la pelota con un salto hacia atrás de último recurso. Si bien este inicio hacia presagiar un dominio rayista como el de la primera mitad, la realidad iba a ser muy distinta antes del minuto 50, cuando el Canillas inició una contra que pilló con la guardia baja, conduciendo el balón por el costado izquierdo hasta dejarla en el área para la llegada de Izan, quien sin nadie alrededor que le marcara no tuvo piedad y perforó la red franjirroja. Así, sin ser inferior, el Filial de la Franja se veía por debajo en el marcador por un desajuste defensivo.

El gol sentó como un golpe en la nuca para la escuadra rayista, pues le costó volver a encarar el partido. Viendo que no se dominaba como antes del 0-1, Luis Cembranos movió el banquillo e introdujo a Migallón en el lugar de Alberto en el minuto 57 para dar más fluidez al juego ofensivo local, y a fe que así fue. El propio Migallón tuvo dos buenísimas ocasiones, en sendos disparos que se fueron fuera, que sirvieron para relanzar al Filial de la Franja a que se reenganchase al partido. Volvía poco a poco la fluidez del primer periodo, con Ángel Algobia y Manu Navarro manejando el equipo en el centro de la cancha, con Meseguer y Pipe corriendo las bandas ya transformados prácticamente en extremos y con Kalvin y Carrasco buscando desbordes y buenas posiciones de disparo. Así, el Rayo B apretaba con ganas y rabia, pero se resisitía el empate.

En el minuto 65, justo cuando Javi Rubio entró para suplir a Meseguer, se dio una jugada que pudo definir el encuentro. En una acción trabada en el área visitante, acabó un atacante local en el suelo al ser trabado por su marcador, señalando el árbitro el punto de penalti. A ejecutarlo fue el capitán Pipe Sáez, quien ya anotó desde los 11 metros en el Amelia del Castillo, pero en esta ocasión no tuvo tanta suerte, pues su lanzamiento se fue un puño por encima del larguero. A cualquiera le parecería que fallar un penalti perdiendo 0-1 sería ya la puntilla para cualquier equipo, pero eso es porque no conocen al Filial de la Franja. Lejos de venirse abajo, se redobló el asedio a la meta del Canillas, jugándose casi siempre en un cuarto de campo y forjándose Guille en figura del partido, pues postergó el tanto rayista con varias intervenciones, algunas con más acierto y otras con más fortuna, pero efectivas.

Se acercaba el último cuarto de hora y el Rayo B, que no bajaba los brazos, encontraría la recompensa a sus esfuerzos en el rechace de uno de los muchos corners que sacó, en este caso cayendo a los pies de Carrasco en el corazón del área y prácticamente sin oposición, una perita en dulce para el ex del Azuqeca que dispararía con todo y anotaría el tan ansiado gol del empate. Celebración con dedicatoria incluida para el tanto que marcaba la igualada en el partido así como en la cima de la clasificación particular de goleadores del Filial de la Franja, pues con este suma Carrasco 5 goles en el campeonato, tantos como Sergio Moreno.

Con el 1-1 ya establecido, continuó el vuelco rayista hacia el área hortaleña, pero ahora el objetivo era ganar el encuentro. Hubo oportunidades de todos los colores, mil desbordes y centros al área, ocasiones francas de Kalvin, Javi Rubio y Miga… Pero no hubo manera, ni siquiera con la entrada de “Killer” por Álvaro Juan en el 87. Las ganas de ganar del Rayo B no fueron saciadas. Y en el descuento se llegó a temer con la derrota, al jugar el Canillas 2 de los 3 minutos añadidos en campo local, cosa que llevaba sin hacer prácticamente desde su gol, pero sin inquietar a la portería al final. Las espadas en todo lo alto, el juego abierto, el resultado incierto… Y en esas, el árbitro decretó el final.

Un gol y un punto para cada equipo fue el botín de un partido en que el Rayo B se dejó la vida por ganar, llegó a ir perdiendo y terminó empatando. Se quedan Rayo B y Canillas con 15 puntos empatados en la 8ª posición, cayendo un lugar con respecto a la semana pasada, pero recortando un punto al Getafe B, 4º clasificado que ahora queda a 3 puntos de distancia. Segunda igualada seguida para un Filial de la Franja que acumula 3 partidos consecutivos invicto y espera seguir la racha el próximo domingo en Villaverde.

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano B: Dani Merino (p.s.), Meseguer (Javi Rubio m.64), Pipe Sáez (cap.), Kike Hermoso, Martín, Manu Navarro, Carrasco, Ángel Algobia, Kalvin, Alberto (Migallón m.57) y Álvaro Juan (“Killer” Bercedo m.87).

No utilizados: Mendi (p.s.), Luis Aguado, Dani García y Oliva. Entrenador: Luis Cembranos.

CD Canillas: Guille (p.), Rueda, Fulgen, Ruedita, Morales, Comes (cap.), Izan, Marti (Redondo m.72), Diego (Agus m.83), Borja (Dani m.83) y Charli.

No utilizados: Kike (p.s.), Gonzalo, Álvaro y Jean. Entrenador: Jesús Lucas.

Árbitro: Sr. Gómez Blázquez. Amonestó a Manu Navarro, Martín y Kalvin en el Rayo B y a Marti y Morales en el Canillas.

Goles: 0-1, m.49, Izan. 1-1, m.74, Carrasco.

Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, unos 250 espectadores. Partido correspondiente a la 10ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mediodía frío con nubes y claros. Césped natural en condiciones mejorables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.