La caída que faltaba

La caída que faltaba

Por primera vez desde septiembre, el Rayo B pierde en casa. Cayó por la mínima (0-1) ante un Trival Valderas que supo competir y ganar.

En las malas dinámicas, a veces es necesario un tropezón más para que empiece el levantamiento. La de esta semana puede ser la caída que le faltaba al Rayo B, que perdió ante el Trival Valderas en la “City”, donde no salía derrotado desde el mes de septiembre.

Arreciaba el viento en la nubosa y fría mañana con la que se presentaba marzo en Vallecas. Al instante de acabar el enfrentamiento de Primera División Femenina entre Rayo y Betis, saltaban a calentar los contendientes de Tercera. EN el caso del Filial de la Franja, con una convocatoria muy justa de personal. La sanción por acumulación de tarjetas de Jorge Moreno y la lesión de Alberto motivaron que Ángel Dongil tuviera que presentar varias modificaciones en el once, con la incorporación de Ruby como pareja de central del juvenil Gimeno y la entrada de Denis y Aguirre para suplir las bajas en medio campo.

Comenzaba el encuentro entre dos rivales directos por los playoffs de ascenso. Desde el inicio vimos la dureza de un rival como es el Trival, que no por conocido es menos difícil de batir. En los primeros 10 minutos los visitantes monopolizaron el juego de ataque, plantándose con seguridad en las inmediaciones del área local y no teniendo reparo en probar con disparos lejanos. A esto, se añade que el fuerte viento corría a favor de los de Alcorcón en la primera parte, afectando de gran manera a cualquier balón que cogiese algo de altura. Pero aun sin el aire de su parte,estaba claro que los de David Galán habían salido sin complejos a ganar donde solo lo había hecho el líder.

Aguantó el chaparrón como pudo el Rayo B y trató de buscar la manera de salir con el balón jugado al campo rival, pero no eran muchas las oportunidades que había para ello. La férrea presión verde sin balón hacía muy difícil la continuidad de las posesiones franjirrojas. Aun con todo, parecía que el juego se equilibraba, pero para que la balanza se decantase del todo en el minuto 18. Ya había probado antes Maqueda el disparo desde la frontal, siendo desviado por el guante de Dani Merino cuando la pelota buscaba la escuadra. Lejos de desisitir, el 20 visitante volvió a intentarlo al recoger un rechace en el pico derecho del área, ver que tenía un hueco perfecto para preparar el tiro y soltar la zurda. El balón describió una bonita rosca para acabar alojándose en la red ajustada al segundo palo, totalmente imposible para la estirada de Merino en esta ocasión. Se ponían por delante los del Trival, y para ser justos, eran los que más estaban haciendo por lograrlo.

Buscó de inmediato el Rayo B la réplica al gol encajado, teniendo Marc Echarri una buena oportunidad al tratar de rematar de cabeza un centro desde la izquierda de Ángel Algobia producto de una combinación rápida. Sin embargo, el remate salió flojo y lo pudo blocar Manu sin mayor problema. Fue esta la mejor oportunidad de la primera parte para un Filial de la Franja que no terminaba de entrar en el partido. Esto se debía en gran parte a la falta de fluidez propia en la elaboración de juego, pero también sumaba que el Trival supo ganarle todas las victorias, ya fuesen futbolísticas o psicológicas, y las discutibles decisiones de los colegiados, que ante la duda se decantaban por favorecer al bando visitante en decisiones que mostraban un extraño baile de criterio. Así pasaba que, al llegar al descanso, la impotencia local se notó al haber algún conato de tangana enfilando vestuarios. La cosa no pasó a mayores, y la realidad es que el Filial de la Franja estaba siendo peor, y por ello estaba sufriendo una caída en el marcador.

Buscó Ángel Dongil reconducir la situación con una sustitución en el descanso. Quedó en la caseta un amonestado (siendo la quinta amarilla) Meseguer, que no estaba teniendo el día y los rivales le estaban sacando del partido, y le sustituyó Xian. El refuerzo en el lateral dio algo de impulso en el comienzo de la segunda parte. Esta vez con el viento a favor, buscaba el Rayo B reencontrarse con su juego e irse a buscar el empate. Se plantó en zona de tres cuartos del campo de un Trival Valderas bien pertrechado y seguro atrás, que dejaba hacer a su rival a la vez que no le dejaba un hueco claro para entrar en el área.

Se buscó desatascar el juego con la segunda sustitución, entrando Manu Navarro por Carrasco a falta de algo más de media hora, y aunque la defensa de los de San José de Valderas mostraba pocas fisuras, alguna grieta se logró abrir, por mínima que fuera, y los vallecanos tuvieron su oportunidad. La más clara fue de Álex Cano, que llegó al segundo palo para rematar un centro de Luis Aguado, que se estaba vaciando en el carril derecho para lograr llevar balones al área. La pelota cruzó el área chica, pasando por delante de todos y dejando al meta Manu batido. Sin embargo y por desgracia, el remate de primeras de Cano se fue por encima del larguero. Esta fue la mejor, y prácticamente la única, ocasión de gol de la segunda mitad, pues mientras el Rayo B quería y no podía, el Trival se encontraba cómodo con el ajustado marcador favorable. Prácticamente no hubo disparos visitantes en el segundo tiempo, ni falta que les hizo.

En el 72 entraba Diego por Ruby como último cambio en el cuadro local, dejando a Denis en su posición natural de central junto a Gimeno y tratando de dar más alternativas para la salida del balón. No se logró, de nuevo, por espesura de ideas propia y mérito ajeno. Entrando en la parte final y con el marcador ajustado como estaba, era el momento para el equipo que tenía la ventaja de desplegar el llamado “otro fútbol”. Si bien el Rayo B no estaba logrando sacar las jugadas como le gustaría, el Trival hizo un ejercicio de competición que muestra por qué es sempiterno candidato a la zona alta, apretando cuando hay que hacerlo y torpedeando el juego cuando es necesario. Llegados al 90, se añadieron 4 minutos, pasaron solo 6 y como mucho hubo 2 de juego, en los que el Filial de la Franja buscaba a la desesperada evitar una caída que se apreciaba como una realidad palpable.

El triple pitido del colegiado señaló el final del partido, y con ello, la culminación de la derrota. El Rayo B sucumbió ante un rival que supo como derrotarle, y por primera vez desde el 8 de septiembre, sufría una caída como local. Se pone de esta manera fin a casi 6 meses de imbatibilidad del Filial de la Franja en la “City”, con la segunda derrota seguida y acumulando 7 partidos sin ganar. El Rayo B cae a la décima posición con 38 puntos, quedando a 4 tanto del playoff como del descenso, una muestra de lo apretada que está la cosa en el grupo VII de Tercera. El próximo domingo por la tarde habrá una nueva oportunidad para realzar el vuelo ante otro gran rival como es el CD Móstoles URJC.

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano B: Dani Merino (p.), Luis Aguado, Meseguer (Xian m.45), Gimeno, Ruby Atuse (Diego m.72), Denis, Aguirre, Ángel Algobia (cap.), Cano, Carrasco (Manu Navarro m.58) y Marc Echarri.

No utilizados: Josete (p.s.), Arratia, Nacho Fariña y Diego. Entrenador: Ángel Dongil.

CF Trival Valderas: Manu (p.), Maqueda, Mario (cap.), Del Pino, Richi, Adnan (Jime m.73), Diego (Macho m.90), Miguel, Santi (Durán m.81), Iván y Esparza.

No utilizados: Raúl (p.s.), Dani Martínez, Samu y Matos. Entrenador: David Galán.

Árbitro: Sr. Ferrero Melchor. Amonestó a Marc Echarri, Meseguer y Luis Aguado en el Rayo B y a Richi, Santi y Esparza en el Trival, así como al entrenador del Rayo B Ángel Dongil.

Gol: 0-1, m.18, Maqueda.

Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, unos 250 espectadores. Partido correspondiente a la 27ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana nubosa y fría, con fuertes vientos. Césped artificial en buenas condiciones para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.