La polémica puede con el filial

La polémica puede con el filial

El Rayo B, al que le fue negado un gol fantasma, cae en el campo 4 de la “City” ante el Unión Adarve por un gol de penalti inexistente (0-1).

Aciaga mañana del Rayo B, que perdió, por la mínima y con polémica, en la visita a la “City” del Unión Adarve (0-1).

El primer contratiempo surgió aun entrando en la “City” el numeroso público que aprovechó la soleada mañana para ver fútbol, y es que el partido no se jugó en el campo 5, de hierba natural, como venía siendo habitual y que tan bien le iba al juego del Filial de la Franja, debido a que los visitantes, al ver que en la descripción del campo que aparece en el fichero de la Federación Madrileña ponía “hierba artificial”, presionaron para no jugar en un césped al que no estaban habituados. Viendo el error burocrático, el Rayo tuvo que acceder y jugar el partido en el campo 4. De entrada parecía que el Unión Adarve empezaba el partido ganando.

Una vez el balón rodó, se dieron unos minutos iniciales de bastante igualdad, si bien a poco que avanzaba el partido era el Rayo B el que achuchaba más y buscaba con mayor insistencia el área adarvista. Pasada la media hora, la superioridad pasó a ser rayista al completo, y fue en el minuto 36 cuando llegó la primera gran polémica del encuentro, cuando Zarko centró de cabeza al área chica y Clavería remató picado ante un De Las Heras casi batido que sacó el balón de la portería de un puñetazo. Los rayistas vieron que el esférico había superado por completo la línea de gol, no así el árbitro ni sus asistentes, que no concedieron el tanto pese a las protestas locales, encabezadas por su capitán. Los trencillas se mantuvieron en sus trece y el marcador quedó 0-0. Pese el evidente cabreo, siguió yendo el Filial de la Franja al ataque, disponiendo de ocasiones buenísimas para adelantarse, pero la pelotita no quiso entrar. Se llegó al descanso con el mismo resultado que al comienzo y con la polémica servida por el gol fantasma de Clavería.

Si la primera parte fue intensa, la segunda no lo fue menos. Seguía queriendo el Rayo B dar un paso al frente, mientras que el Unión Adarve se defendía con todo, sacando la pierna a pasear cuando hizo falta y buscando las cosquillas al equipo rayista con algún robo que dejase a los locales descolocados o a balón parado, teniendo la mejor ocasión en un disparo de falta directa de Cadete que sacó Alberto “Chino” de la misma escuadra. Lo buscaba el Filial de la Franja elaborando juego, y el conjunto del Barrio del Pilar se limitó a tener alguna contra, pero al final, ni lo uno ni lo otro. Se redujo todo a una jugada en el minuto 65, en un balón que rondaba la frontal del área local, y que una vez la traspasó, fue pugnado por Isi y Álvaro Sánchez, ganando el defensor rayista la posición y el esférico al delantero rojinegro que inmediatamente se fue al suelo. Al ver esto, y sin dudarlo demasiado, el colegiado indicó penalti ante la incredulidad de la parroquia franjirroja, que ya andaba bastante caliente con los jueces. Y por si fuera poco, Isi vio la segunda amarilla y la consiguiente roja por la acción del penal y sus protestas, quedándose así el Rayo B con un hombre menos para los 25 minutos restantes. El propio Álvaro Sánchez se encargó de transformar la pena máxima con un disparo fuerte al centro, imposible para Alberto, que se lanzó a la derecha. Se veía así el Rayo B en inferioridad numérica y por debajo en el marcador.

Pese a todo, los chicos de Juanvi Peinado no se arrugaron y lucharon hasta el final por lograr el empate, pero el conjunto de Víctor Cea está curtido en mil batallas similares, y defendieron con uñas y dientes la ventaja que, lejos de ganar, se habían encontrado en el tanteador, teniendo incluso ocasiones de aumentarla en los instantes finales aprovechando los huecos que dejaba un conjunto local volcado al ataque y jugando con 10. 4 minutos después de cumplirse el 90, el árbitro dio por concluida la contienda, yéndose a los vestuarios los trencillas recibiendo improperios de una grada cabreada tanto con su polémica actuación como por varios gestos que poco o nada ayudaron.

La mañana que empezó mal debido a un error burocrático (uno más en la cuenta del club) acabó con una derrota del Rayo B, tan dolorosa como polémica, frente a un Unión Adarve que, casi sin querer, salió líder de Vallecas, mientras que el Filial de la Franja vuelve a ocupar plaza de descenso a Preferente.

 

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano B: Alberto “Chino” (p.), Raúl Espinosa, Isi, Chica, Dani Ramos, Clavería (cap.), Raúl Hernández, Kike (Rivero m.75), Ontiveros, Joni Montiel y Zarko (Juancho m.62).

No utilizados: Lucho (p.s.), Del Valle e Iván Amores. Entrenador: Juanvi Peinado.

AD Unión Adarve: De Las Heras (p., cap.), Palín, Cadete, De Souza, Juanma, Goya, Juli (Moncho m.58 (Darío m.85)), Viti, Víctor (Agus m.80), Ángel y Álvaro Sánchez.

No utilizados: Rober (p.s.) y Giani. Entrenador: Víctor Cea.

Árbitro: Sr. García Gutiérrez. Expulsó por doble amonestación a Isi, del Rayo B. Amonestó a Clavería y Dani Ramos en el Rayo B y a Goya y Agus en el Unión Adarve.

Gol: 0-1, m.67, Álvaro Sánchez, de penalti.

Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, unos 300 espectadores. Partido correspondiente a la 25ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana soleada y primaveral. Césped artificial en condiciones mejorables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Miguel Ángel Mena.