Lo que la nieve permitió

Lo que la nieve permitió

Se suspendió el Santa Ana-Rayo B cuando faltaban 11 minutos más el descuento y al poco de que Carrasco adelantase al Filial (0-1).

En la nieve, como con cualquier efecto climatológico adverso, se pueden dar batallas deportivas de lo más épico, aunque lo que se dice jugar fuese prácticamente imposible. Así pasó en el Santa Ana-Rayo B, un partido que se jugó en la gran nevada dominical que cayó sobre Madrid hasta el minuto 79, cuando lo ya caído imposibilitó que se vieran las líneas del terreno de juego y la intensidad con la que seguía nevando hacía inútil cualquier intento de limpieza en un tiempo razonable para continuar. Tres minutos antes de parar, el Filial de la Franja anotó el 0-1 con el que se interrumpió el juego por mediación de Adrián Carrasco.

En lo que se refiere al fútbol, este estuvo condicionado al cien por cien por la climatología. Cayó nieve sobre Fuencarral desde primera hora de la mañana, y eso afectó notablemente al estado del césped natural del Polideportivo Santa Ana casi tanto como a la despoblada grada. Aun así, el Rayo B quiso tener el balón desde el pitido inicial, comenzando así una continua lucha contra los elementos por elaborar jugadas y acercarse al área de un Santa Ana que dejaba hacer al Filial de la Franja mientras esperaba el error o el resbalón para montar una de sus famosas contras, a la vez que aumentaba la presión conforme avanzaba el reloj. Rondaba más el balón el área amarilla, pero en disparos la cosa estuvo pareja, y salvo un rechace que Sergio Benito empujó en fuera de juego, todas las que fueron entre palos las blocaron sin mayor problema Lucho e Iván Oviedo, otrora compañeros en franjirrojo, hoy rivales. 0-0 al descanso tras 45 minutos en que ambos cuadros jugaron sus cartas como buenamente pudieron antes de ganar el camino a vestuarios como los sufridos hinchas la cafetería de la instalación.

En la segunda parte ambas escuadras sufrían por mantenerse firmes mientras la caída de la nieve se intensificaba más y más. Luis Cembranos buscó acumular hombres arriba con la entrada de Sergio Moreno en el descanso por Manrique y de Bolaños por Sergio Benito cerca del minuto 25, en un intento de romper la muralla defensiva de los locales. Durante media hora se siguió un guión muy parecido al del primer periodo, con el Rayo B jugando y el Santa Ana a la expectativa. Las mejores ocasiones en este tramo fueron de los amarillos, destacando un disparo de Camarero a la media vuelta desde la frontal que se estrelló en el poste con Lucho mirándola pasar por inalcanzable. Parecía que los de franjirrojo ponían, pero sus rivales disponían.

Entrando ya en los minutos clave, ya considerando que el partido se jugaba sobre una capa de nieve, tomó importancia un factor clave para la resolución de partidos trabados: el balón parado. Los múltiples córners y tiros libres que tenía el Rayo B se convertían en peligrosos balones al área gracias a los centros de Hornero, titular apenas 15 horas después de que el club oficializase su fichaje, y Jean Jules. Fue este último quien, en el minuto 76 botó una falta desde donde debería apreciarse el círculo central (totalmente blanco a estas alturas) que llegó a la frontal del área amarilla, donde Sergio Moreno prolongó de cabeza hasta el punto de penalti, posición en la que recibió Adrián Carrasco, rodeado por 2 defensores que resbalaron en el intento de despeje y otros tantos que aguantaron de pie. A trompicones y en desequilibrio, Carrasco logró conectar un zapatazo que se coló irremisiblemente en la red de Iván Oviedo. Se desataba la euforia rayista al estrenar el goleador su casillero particular y al ponerse el equipo por delante en un partido tan complicado.

El tanto encajado dejó los ánimos del Santa Ana aun más helados, pero eso no impidió que tratasen de irse al ataque en busca del empate. Y digo tratasen porque, apenas 3 minutos después del gol y tras mandar la defensa vallecana el balón a saque de banda en campo propio, la colegiada Elena Contreras Patiño ordenó a los jugadores que se fuesen a vestuarios ante la imposibilidad de ver las líneas del terreno de juego. Trataron los operarios del club local de poner remedio con palas y escobas, pero fue un esfuerzo fútil, dado que la nieve, lejos de desaparecer, caía con intensidad. Después de unos minutos de espera, y viendo que el panorama no mejoraba, se confirmaba la suspensión definitiva del encuentro.

La nieve llevaba toda la mañana siendo protagonista y acabó por poner fin al fútbol en Fuencarral cuando faltaban 11 minutos para llegar al 90 y el marcador era de 0-1 favorable al Rayo B gracias al gol de Carrasco. Estaremos pendientes de la resolución del Comité sobre el tiempo que queda por jugar.

FICHA TÉCNICA

DAV Santa Ana: Iván Oviedo (p.), Antonio, Azcona, Palín, Álex, Txirla, Alvarito, Chozas, Saballs (Guille m.66), Álvaro Portero (cap.) y Camarero.

No utilizados: Molano (p.s.), Héctor, Rati y Luis Mayor. Entrenador: Pablo Bueno.

Rayo Vallecano B: Lucho (p.), Dani Ramos (cap.), Manrique (Sergio Moreno m.45), Kike Hermoso, Villalón, Dani García, Carrasco, Hornero, Sergio Benito (Bolaños m.68), Jean Jules y Villacañas.

No utilizados: Alberto “Chino” (p.s.), Filipe y Arango. Entrenador: Luis Cembranos.

Árbitra: Sra. Contreras Patiño. Amonestó a Chozas y Txirla en el Santa Ana y a Sergio Benito y Villalón en el Rayo B, así como al entrenador del Santa Ana Pablo Bueno.

Gol: 0-1, m.76, Carrasco.

Polideportivo Santa Ana, unos 50 espectadores. Partido correspondiente a la 22ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana fría y nevosa. Césped natural en condiciones mejorables para la práctica del fútbol. Partido suspendido en el minuto 79 debido a la fuerte nevada que imposibilitaba que se vieran las líneas del terreno de juego.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.