Hacer los deberes y esperar

07/04/2018
Hacer los deberes y esperar

Última jornada del campeonato liguero en la División de Honor Juvenil, con el Rayo Vallecano y el Atlético de Madrid peleando por el título. Nos esperan 90 minutos apasionantes.

Mañana se disputa la última jornada liguera en el grupo quinto de la División de Honor Juvenil, y buscando cierto paralelismo al fútbol de élite de Primera o Segunda División, nos espera una mañana de transistores con todo lo que hay en juego. Tal vez, en la época en la que estamos, los transistores han dejado paso a las aplicaciones móviles o a las redes sociales para saber lo que sucede simultáneamente en los distintos campos en los que se juega esta última jornada con horarios unificados (12.00 horas).

El Rayo Vallecano llega a la última jornada aún con opciones de ganar la Liga. Para ello debe vencer su partido en Salamanca ante la UD Santa Marta, que no se juega nada, y esperar un tropiezo del Atlético de Madrid en Extremadura ante el CP Almendralejo, que se encuentra inmerso en la lucha por no descender. Casi con toda seguridad, a principio de temporada hasta los menos optimistas o incluso los que pensaban que este era el juvenil del Rayo que peor jugaba en años, hubiesen firmado llegar a esta jornada tal y cómo llega el equipo de Ángel Dongil. No seré yo el que lo rebata, pero viendo la temporada de nuestros chicos, es una lástima que no lleguen a esta trascendental jornada en el primer puesto liguero.

La semana pasada en la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano, con el empate ante el Real Madrid se perdía la oportunidad de llegar líder a la jornada 30 de campeonato, algo que para mucha gente será la primordial y quizás lo único con lo que se queden. Yo me quedo con todo lo que se ganó en ese partido, el respeto y la admiración de todos los que pudieron seguir ese encuentro, ya fuera en el campo o a través de la televisión, radio o redes sociales. Para una gran mayoría de ellos era la primera vez que veían la calidad de Sergio Moreno, la garra del pequeño gran Luis Aguado, el juego aéreo de Martín o el espíritu competitivo de los Martínez, Mese, Javi Rubio, etc. (por citar a algunos), y salieron de esa Ciudad Deportiva muy orgullosos de todos ellos y había una frase común que se repetía una y otra vez, y era que “ese equipo representaba a la perfección los valores del rayismo”.

No es fácil ver una Ciudad Deportiva (al menos la nuestra) abarrotada para ver un partido de juveniles, el ambiente que se creó en el partido no se recordaba, y se me antoja complicado que se vuelva a repetir, al menos próximamente. Como bien decía Ángel Dongil al final del partido, “el último gol fue gracias a toda esa gente que vino a animar al equipo”, un gol que en función de lo que suceda mañana pueda valer su peso en oro (mal que le pese a los señores comentaristas de la televisión que emitió el partido en directo). Tampoco es fácil que un domingo a las 11 de la mañana esté el presidente del Rayo Vallecano viendo un partido de cantera y ellos lo consiguieron, lo cual podría ya catalogarse de hito histórico. Si a esto le añadimos que viera la segunda parte codo con codo con el que escribe estas líneas (sabida es nuestra relación amor-odio), el hecho se convierte en fenómeno paranormal.

Volviendo a todo lo que hay en juego mañana, la pelea por evitar el descenso va a ser titánica y, a priori, esto tiene que beneficiarnos ya que el CP Almendralejo tiene que sumar al menos un punto para evitar dicho descenso. Aunque lo más importante de todo es, en primer lugar, vencer en Salamanca y cruzar los dedos para que nos acompañe el resultado de nuestro “otro” partido, el que juega el líder en Badajoz. Lo que está claro es que si no somos capaces de ganar nuestro partido (no lo pondrán fácil), no merecemos ganar esta Liga, algo que ni siquiera me planteó en mis hipótesis más pesimistas o catastrofistas.

No va a ser una tarea fácil, pero en Vallecas sabemos bastante de empresas complicadas, de salir adelante cuando tenemos el agua al cuello y si hablamos de situaciones que rayan lo milagroso, solo tenemos que remontarnos al 13/05/2012 o al 19/05/2015. No lo digo yo, lo dicen Raúl Tamudo Montero o Raúl Uche Rubio.

¡Suerte, equipazo!

Texto: Alberto Leva

Imagen: Iván Díaz