Segundas partes nunca fueron mejores

Segundas partes nunca fueron mejores

El Rayo B remonta y vence al Real CD Carabanchel (3-1) con goles de Sergio Moreno al comienzo del segundo tiempo y Carrasco y Oliva sobre el final.

Como bien sabe el compañero Jesús Villaverde, dice el tópico cinéfilo que “segundas partes nunca fueron buenas”, admitiéndose como excepciones El Padrino IIEl Imperio Contraataca. Yo añadiría además el segundo tiempo del Rayo B ante el Real CD Carabanchel, que le sirvió para remontar el partido y volver a saborear una victoria (3-1).

Aun estrenando el otoño, el calor se cebaba sobre el campo 4 de la “City” en la mañana dominical, como prueban la buena cantidad de paraguas que había en la pasarela para protegerse de un sol ante el que no se vislumbraba nube alguna. De inicio, quiso el Filial de la Franja imponer su ritmo de juego, teniendo buenas oportunidades antes del minuto 10, dando el primer aviso Migallón con un disparo en una posición puramente anotadora que se perdió por encima del travesaño. No esperaba un comienzo así el cuadro carabanchelero, que aguantó el tipo muy bien y logró dar algo de pausa al juego mediado el primer periodo. Aun alejado del área, el control del balón era del equipo que dirige Luis Cembranos, moviendo el esférico con criterio y acertando en la gran mayoría de las decisiones. Lo malo es que, por mínimo que sea el porcentaje de error, si este existe puede traer dolores de cabeza.

Fue en el minuto 38 cuando los pupilos de Alberto Manzano hicieron bueno otro dicho, más futbolero, que reza “el que perdona lo paga”. Movió el Carabanchel el balón por el costado izquierdo y consiguió llevarlo hasta el área local, en cuyo corazón la recibió Torres, quien que con un hábil movimiento se zafó de su defensa y se vio solo para definir ante un Mendi que poco pudo hacer. Se adelantaron los visitantes con el único disparo a palos del que dispusieron en la primera parte, y prácticamente en todo el partido. Como si nada hubiera pasado, buscó el Rayo B acercarse a la portería rival, pero no hubo suerte al llegar el descanso. La sensación camino del vestuario era que el Filial de la Franja era mejor, pero parecía embrujarle el fantasma de anteriores jornadas, haciendo que nunca fuese capaz de lograr el premio del gol.

Si había fantasmas pululando por la “City” más allá de la cafetería, salió el Rayo B al segundo tiempo con la intención de exorcizarlos. Sin haber llegado a cumplirse dos minutos de la reanudación, bastó con que le llegase un balón con espacio a la banda izquierda a Adrián Carrasco para que este se introdujese en el área con ánimo de encarar a la meta, concentrando en él a la defensa, y en vez de disparar, ceder a Sergio Moreno en un auténtico pase de la muerte, pues llegó el 9 con todo y la empujó a placer la red que defendía Molina. No habían pasado 120 segundos del segundo tiempo y teníamos partido nuevo en la “City” con el gol de Moreno, que establecía el 1-1 y se anotaba su segundo tanto del curso con el Filial de la Franja.

Espoleado tras lograr la igualada de forma tan temprana, fue el Rayo B a por más, buscando dar la vuelta al electrónico y un puñetazo sobre la mesa. Nunca cejó el cuadro rayista en su empeño, y antes de cumplirse la hora de juego tuvo muy buenas oportunidades para hacer el 2-1 con disparos de Javi Rubio y Carrasco desde la frontal que se fueron lamiendo el larguero. Viendo que era el momento de ir a por todas, Luis Cembranos reforzó el ataque en el 55 introduciendo a Oliva en lugar de Álvaro Juan, cambio que tendría un gran efecto al final. Se seguían sucediendo las ocasiones, teniendo la más clara Ángel Algobia en un disparo raso en el pico del área chica que salvó Molina con la espinilla.

El asedio al área del “Cara” seguía intensificándose cuando llegó el segundo cambio en las filas locales. Ángel le cedía su sitio a Dani García, que volvía a un campo de fútbol tras una larga y maldita lesión, y a punto estuvo de festejar su vuelta de la mejor manera unos segundos después de ingresar al terreno al cabecear un córner y estrellarse el balón en el larguero. En definitiva, el segundo tiempo fue un constante ataque del Rayo B, que manejaba a su antojo el partido y que no permitía al Carabanchel acercarse a su área si no era en esporádicas contras o en alguna pelota parada. Aun dominando el juego como nunca se había visto en la recién comenzada temporada, faltaba el rematar la faena, como también faltaban los minutos finales del encuentro.

Ya superada la barrera del 80, con el Filial de la Franja volcado por completo al ataque y con “Killer” entrando en el lugar de Migallón para agotar los cambios, llegó un final de encuentro que si lo escribe un guionista de cine se le pide al momento un test antidroga. Entrando en los 5 últimos minutos del reglamentario, un error de conducción local propició un balón largo a la espalda de la defensa para que se la llevase Manolo, quien no hacía ni cuarto de hora que entró en lugar del capitán visitante Vera, y se viese solo en la frontal y con el portero como último obstáculo para el 1-2. Optó Manolo por la definición por alto, pero Mendi aguantó a la perfección el envite y sacó una mano que “valía un punto”, en palabras de Isi, utillero rayista que presenció el final del choque junto a este que suscribe, mientras la defensa franjirroja empezaba a cocinar el triunfo final.

Recuperado el balón tras el mano a mano, elaboró el Filial de la Franja una contra de toque donde el balón recorrió más de 100 metros para llegar a la línea de fondo, donde llegó Oliva tras una gran carrera por el ala derecha para ponerla al segundo palo. Recibió Carrasco dentro del área, en primera instancia busco ceder a “Killer”, pero de su pase se quedó el cuero ligeramente rebotado, fue el propio Carrasco a lucharlo y acabó metiendo la pierna con rabia y el balón en las mallas. De lo que era seguramente el triunfo visitante a ponerse por delante el Rayo B con el tercer gol en la temporada del que llevaba el brazalete de Capitán del Filial de la Franja.

Cualquiera podía prever un final de infarto tras lograrse el 2-1, pero en la siguiente jugada se dio matarile al encuentro. En el círculo central levantó la cabeza “Killer” y abrió en profundidad a la derecha para que la controlase Oliva cerca del pico del área carabanchelera. Vio Oliva a Molina algo adelantado y le tiró una vaselina con la fuerza y la altura suficiente para sobrevolar la cabeza del arquero visitante y entrar mansamente en la portería y terminar de desatar el delirio en la “City”. Todo un golazo para estrenar el casillero particular de Oliva y sentenciar el encuentro en favor de los locales.

Ya los 3 minutos que quedaban hasta el 90 y los 4 que se añadieron no podían ofrecer mucho más. Cuando el colegiado decretó el final, la victoria era para el Rayo B por 3-1. Segundo triunfo del curso para un Filial de la Franja que jugó como siempre y ganó como nunca, remontando en una segunda mitad de película. Suman así los de Luis Cembranos 7 puntos que le aúpan a la 11ª posición tras 5 jornadas jugadas. Siguiente parada, el Valle de las Cañas, difícil campo de un no menos complicado CF Pozuelo.

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano B: Mendi (p.), Javi Rubio, Meseguer, Martín, Pascu, Manu Navarro, Carrasco (cap.), Ángel Algobia (Dani García m.69), Sergio Moreno, Álvaro Juan (Oliva m.55) y Migallón (“Killer” Bercedo, m.82).

No utilizados: Josete (p.s.), Kike Hermoso, Félix Ledesma y Rubén De Tomás. Entrenador: Luis Cembranos.

Real CD Carabanchel: Molina (p.), Abraham, Nico, Jaime, Marvin, Vera (cap., Manolo m.71), Novero (Rayber m.85), Imanol, Torres, Alcalde y Edu (Camilo m.62).

No utilizados: Adrián (p.s.), Álex Fernández, Antonio y Sampa. Entrenador: Alberto Manzano.

Árbitro: Sr. Sánchez Meneses. Amonestó a Sergio Moreno en el Rayo B y a Nico, Molina y Alcalde en el Carabanchel, así como al entrenador del Carabanchel Alberto Manzano.

Goles: 0-1, m.38, Torres. 1-1, m.47, Sergio Moreno. 2-1, m.85, Carrasco. 3-1, m.87, Oliva.

Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, unos 250 espectadores. Partido correspondiente a la 5ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana soleada y calurosa. Césped artificial en condiciones mejorables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.