Sentir el infierno para rozar la gloria

Sentir el infierno para rozar la gloria

Rodeado de un gran ambiente, el Rayo B vence (0-3) con goles de Clavería y Joni (2) en el campo de un descendido Aravaca y queda a un punto de salvarse.

Una tarde tan llena de gloria, aun con el drama de lo que había en juego, será difícil de olvidar. El Rayo B logró el tan ansiado triunfo en su visita a un Aravaca CF que jugará la próxima temporada en Preferente (0-3).

Es difícil encontrar un campo de Tercera en el que se viva una atmósfera y un ambiente como el del Antonio Sanfiz para este encuentro, con dos aficiones que llenaron el campo hasta la bandera y no pararon de animar hasta el final del partido e incluso después. Conscientes de la necesidad de ganar, y más con los resultados de los rivales directos de la mañana, salieron los jugadores del Filial de la Franja a buscar desde el comienzo el área rival, aunque el dominio relativo rayista no fue impedimento para que el partido se convirtiese en un correcalles en el que el balón iba de una frontal a la otra sin parar por la zona media, pero tampoco se vieron demasiadas ocasiones ni disparos a gol.

Con esa dinámica peligrosa, el encuentro se ponía emocionante pese a no haber mucho fútbol, pues en cualquier momento se podría romper a favor de cualquier bando. Lo había probado el Rayo B con disparos de Juancho, Rubén Bas y Joni que habían repelido o atrapado los guantes de Carlos, pero la apertura de la lata llegó en el minuto 31, cuando conducía Del Valle el balón por la banda derecha, entró apenas un paso en el área y lanzó un centro raso no demasiado fuerte que se paseó por la zona de castigo hasta llegar a la frontal de la pequeña, donde entró con todo Clavería para meter la punterita, evitando el marcaje de un defensor y la salida del portero, y así anotar el primero de la tarde para el cuadro vallecano. Volvía el “Pistolero” de la mejor forma posible de su lesión, marcando un gol que acababa con más de 200 minutos de sequía del Filial de la Franja, que pudo hacer el segundo antes del descanso con la inercia del tanto inicial y ante un Aravaca herido de muerte. No se movió el electrónico en el escaso cuarto de hora que quedaba, marcando 0-1 al llegar al intervalo.

En los 15 primeros minutos del segundo tiempo se vio un juego muy parecido al de la primera parte, con muchas idas y venidas de balón de un lado a otro y apenas control en media cancha. Pasado el minuto 60 llegó el mejor momento del partido para un equipo arlequinado que quería despedirse de Tercera en casa de la mejor manera. Fueron casi 10 minutos de sufrimiento atrás para los de Juanvi Peinado y de asedio desesperado para los de Óscar Martos, que tuvieron su mejor oportunidad en un disparo de Olalla que, si bien superó a Alberto “Chino” en primera instancia, logró sacar Del Valle sobre la misma línea de gol un balón que bajaba peligroso desde el cielo y que el “Chino” mandó a córner como si fuese un remate de voleibol en el que el larguero era la red.

Justo después de la mejor oportunidad del Aravaca, cuando mejor estaban los locales, se rompía el partido a favor de los visitantes. Corría el minuto 69 cuando el Rayo B armó una jugada de toque por la banda izquierda que derivó a un pase en profundidad a Akieme (otro que volvía tras lesión), quien ganó la línea de fondo y puso un centro al área que controló Joni Montiel algo largo, pero eso no le impidió que el segundo toque fuese un trallazo con la zurda que no vieron los dos defensas y el portero que tapaban el hueco y que se acabó colando de forma rabiosa en el marco blanquiazul. Se quitaba así el sufrimiento el Filial de la Franja, con un gol que dejaba el encuentro encarrilado, anotado por un Joni que volvía a saborear la gloria del gol después de tanto tiempo. Y después repitió.

Apenas 3 minutos después, cuando los ecos del grito del 0-2 aun resonaban en Moncloa y Pozuelo, llegó el 0-3, nuevamente de Joni asistido por Akieme, pero de forma diferente: en la medular tiró el lateral rayista el cambio de orientación para que recibiera el delantero vallecano en zona de tres cuartos y algo escorado a la derecha, desde ahí arrancó su carrera con el balón cosido en el pie, dejando detrás de sí a tres de azul y blanco para entrar en el área y batir a Carlos, firmando todo un golazo. Con 72 minutos contados, Joni Montiel finiquitaba el encuentro con un doblete que certificaba la vuelta del Rayo B al sendero del triunfo.

Los menos de 20 minutos que quedaban por jugar fueron mero trámite, con un Aravaca resignado y el Rayo B jugando tranquilo, generando alguna ocasión pero sin apretar, y con una grada en fiesta continua entre dos hinchadas hermanadas. Tanto es así que cuando el encuentro acabó, la gente del Aravaca cantó “La Vida Pirata” junto a los aficionados rayistas, que a su vez acompañaron al pueblo blanquiazul a consolar y animar a sus jugadores tras certificarse el descenso.

El fútbol acabó con 0-3 en el marcador. Un triunfo contundente que sabe a gloria para un Rayo B al que le vale para salvarse el empate en la última jornada, en la que recibirá en la “City” a un Atlético de Pinto (domingo 11:30) que no se juega nada.

 

FICHA TÉCNICA

Aravaca CF: Carlos (p.), Fran, Díaz, Quique (cap.), Alberto Pérez, Jorge (Hita m.62), Boria, Toñín, Zamo (Nacho m.56), Viti y Olalla (Mayorga m.73).

No utilizados: Alberto Morán (p.s.) y Charly. Entrenador: Óscar Martos.

Rayo Vallecano B: Alberto “Chino” (p.), Del Valle, Akieme (Villacañas m.80), Chica, Dani Ramos, Clavería (cap., Poblete m.85), Rubén Bas (Kike m.71), Jean Jules, Juancho, Joni Montiel y Raúl Hernández.

No utilizados: Lucho (p.s.) y Ontiveros. Entrenador: Juanvi Peinado.

Árbitro: Sr. Sánchez Meneses. Amonestó a Alberto Pérez y Toñín en el Aravaca y a Jean Jules en el Rayo B.

Goles: 0-1, m.31, Clavería. 0-2, m.69, Joni Montiel. 0-3, m.72, Joni Montiel.

Campo de fútbol Antonio Sanfiz, lleno, unos 400 espectadores. Partido correspondiente a la 37ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Tarde soleada y calurosa. Césped artificial en condiciones aceptables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.