Stranger Things en Pinto

Stranger Things en Pinto

El Rayo B saca un punto del feudo del Atlético de Pinto tras un alocado estreno de temporada en el que pasó de todo. Fue 3-3, con goles de Jorge Moreno, Javi Rubio y Carlos para los de Dongil.

Esta temporada a los equipos de la Franja les van los estrenos caóticos. El Rayo B inicia el curso 19/20 sacando un empate del Amelia del Castillo en un partido que perdía en la primera parte y pudo ganar en la segunda aun quedándose con uno menos de una forma, cuanto menos, curiosa.

Por el título, habrá que piense que el Filial de la Franja haya empezado la liga en Hawkins, pero no, era Pinto. Bonito marco para jugar al fútbol bajo un sol que apretaba sin ahogar. Antes del debut de los de Ángel Dongil y Álvaro García, la ceremonia para quien ya no estará en el verde. El “Gitano” Ismael Jiménez recibía el cariño de la grada del club de su vida antes de empezar la temporada de después de su retiro entre las normales lágrimas y aplausos. El protocolo hizo que ambos equipos saliesen antes de lo previsto, y por no postergar más el sufrimiento del pueblo que llevaba 2 meses sin fútbol de Tercera, se inició el partido algo antes de la hora prevista.

Desde el inicio se veía que el Rayo B iba a jugar a lo que sabía, a querer tener el balón, elaborar jugadas y tratar de crear huecos. Por su parte, el Atlético de Pinto basó sus cartas en la presión en campo contrario para generar peligro. Y pronto le dio frutos. Con apenas 7 minutos jugados, un error en la salida de balón visitante provocó el robo cerca del área, y cuando el delantero otrora rayista Álex Fernández ya se relamía por plantarse delante de Merino, fue derribado por Jorge Moreno. Penalti de libro cuando aun había gente entrando al campo. Acomodó el balón Ismael Balea en el punto fatídico, sosteniéndole la mirada a Dani Merino. Ejecutó el 11 rojinegro, pero el 1 franjirrojo le adivinó la intención, se lanzó sobre su brazo izquierdo a tumba abierta y logró rechazar la pena máxima, aun teniendo malas consecuencias físicas, como verán más adelante. Merino era el héroe cuando aun no había dos cifras en el minutero del marcador.

Tras el susto del penal, le tocaba recomponerse al Filial de la Franja. El dato de posesión, si alguien lo ha calculado, caería claramente del lado vallecano. Se intentaba superar la maraña defensiva pinteña a base de movimientos rápidos de balón, pero no era tarea fácil, y cuando se llegaba a la frontal no se decidía nadie a terminar la jugada. El Atlético de Pinto, por su parte, tuvo que hacer un cambio prematuro, entrando Higuera por la lesión del central y capitán Iván González. Esto no varió el plan de aguantar atrás y presionar adelante. Parecía un guión ya estudiado el partido al llegar al ecuador del primer tiempo. Pero entonces todo saltaría por los aires.

Quedaba claro que el peligro de los de Ángel Dongil llegaba por el costado derecho, lo cual quería decir una cosa: balones a Javi Rubio y a correr. Así fue en una apertura en profundidad en la que el carrilero le ganó la espalda a su defensor y cedió al interior del área para Alberto, en posición de tiro y frente al meta Olmedo. El capitán decidió ceder y regalarle el tanto a Cano, que la alojó en el fondo de la red. El grito de gol de la expedición rayista, no obstante, fue cortado de raíz al ver el banderín del linier arriba, acción que hizo algo tarde para el gusto del que escribe. No se sabe muy bien en qué momento fue, si en el primer pase interior o en la asistencia, pero el caso es que se interpretó posición adelantada y el gol no subió al marcador.

Con el tanto anulado se vino arriba el Rayo B, iniciando unos minutos de acoso y derribo sobre el área del Pinto en los que quedó clara una cosa: no era el día de Cano. Un despeje que taponó Álvaro Juan hizo que el balón cayera en la frontal a los pies del 9 rayista, que se encontraba solo frente a un Olmedo casi a su merced. Se apresuró el delantero y definió de primeras y al muñeco, marrando una ocasión inmejorable. Después, tuvo lugar una jugada casi calcada a la del tanto anulado. En esta ocasión, tras ganar la espalda, sería Javi Rubio quien diese el pase de la muerte casi en la línea de fondo para que llegase Cano como un obús y rematase el balón con rabia para que volviese a entrar entre los palos. El desenlace volvía a ser, ante la incredulidad vallecana, el banderín arriba del linier señalando un fuera de juego de esos que hay que estar dentro para verlos, porque desde fuera no hay forma humana de que haya posición adelantada. Nuevamente se le negaba el gol al punta canterano rayista.

Se entró en el tramo final de una primera parte en la que el Filial de la Franja había hecho más por anotar, pero sin embargo al trío arbitral le parecieron tantos ilegales. El Atlético de Pinto, desde el penalti fallado, apenas había inquietado algo a balón parado, y así fue como llegó el primer zarpazo que subió al marcador. Córner puesto desde la banda derecha al corazón del área. Como si tuviera muelles en los tobillos, se emergió Álex Fernández sobre la marabunta para cabecear a la perfección una pelota que no pudo alcanzar nunca Merino. Este si valió. 1-0, para jolgorio local y rabia visitante, marcando el reloj 42 minutos. Poco más pasó antes del descanso. Acabó una extraña primera mitad en la que los chicos de Ángel Dongil habían visto como les pitaban un penalti, les anulaban 2 goles y “Ferdy” hacía cumplir la ley del ex sobre la hora. Un panorama, cuanto menos, complicado.

Para más “inri”, estuvo calentando todo el descanso Josete, el portero suplente del Rayo B, pues al parecer Merino se hizo daño en la mano derecha, sobre la cual cayó su cuerpo al atajar el penal, y se pensó seriamente en sustituirle. Finalmente, Dani saltó para la segunda parte, y aun visiblemente dolorido, aguantó los 90 minutos.

No pudo comenzar mejor la segunda parte para el Filial de la Franja. La insistencia de Carlos sacó una falta cerca del pico izquierdo del área local que Alberto puso cerca del área chica. De entre la maraña surgía el pie de Jorge Moreno para empujar el balón al fondo de la red. Esta vez el linier corrió al centro del campo. Lograba el empate el central franjirrojo, abriendo su casillero particular y el del Rayo B en este nuevo curso, con apenas 3 minutos transcurridos desde la reanudación.

Con el empate se vino arriba el cuadro vallecano, que fue a buscar el gol que culminase la remontada con todo. Se movían los banquillos, metiendo Dongil a Ángel Algobia por Manu Navarro y a Aguirre por Álvaro Juan. Entre medias de ambas permutas, otra vez la maldición de Cano, en esta ocasión de centro aéreo a la frontal de la pequeña que el 9 remató a bote pronto por encima del larguero. Y un rato después, en el minuto 65, la locura. Salió un balón largo del campo visitante hacia el lado derecho que recogió Javi Rubio pegado a la banda, iniciando una carrera cuya meta era el área, dónde llegó y definió con un chut raso y certero que ponía al Filial de la Franja por delante en el marcador. Merecido tanto el del extremo hecho carrilero y gran alegría para el Rayo B. Pero aun quedaban cosas por ver.

Apenas 4 minutos después, el central rayista Rueda era amonestado por una mano en la media luna del área, posición propicia para el disparo del experto local Peño, que poco antes tuvo una similar. Se falla una vez, pero no dos. En esta ocasión el melenudo lateral del Pinto la clavó en la escuadra, imposible de alcanzar. Golazo que revivía a un Amelia del Castillo frío en el calor. 2-2 a falta de 20 emocionantes minutos.

Hubo un lapso de 10 minutos en los que cada equipo quiso reafirmarse en su idea original para ganar el partido. Lo que tardó en haber una disputa cerca del costado izquierdo del área rayista en la que Dani Rueda aguantó el enivte del delantero local, que acabó en el suelo. El linier señaló falta en ataque, y el árbitro le copió. Sin embargó, algo raro debió ver, que decidió que el central rayista merecía ver la cartulina amarilla, y al ser la segunda, la roja. Sí, falta a favor y expulsión. Calentón en el banquillo rayista, y dentro del cabreo tomó medidas Dongil, introduciendo a un defensa para que no se notase la expulsión atrás. Ruby entró por Alberto en el 80, el minuto en que se desataría el caos.

Tardó 5 minutos el Rayo B en recobrar la compostura, y pese a la inferioridad numérica, fue a por el partido sin complejos. Y todavía parecía que lo ganaba. Una falta en banda derecha en zona de tres cuartos parecía propicia para tirar de pizarra. Se sacó prolongando en el ala a Javi Rubio, quien puso el centro para el salto y el cabezazo de Carlos, que la coló adentro e hizo gritar a la parroquia rayista. 2-3, a menos de 5 minutos para el 90, fuera de casa y con uno menos… Era demasiado bonito para ser cierto.

Dura poco la alegría en la casa del pobre. Apenas 2 minutos. Lo que tardó el Atlético de Pinto en llevar el balón al área rayista, que se formara el embrollo, que nadie la sacase y que la acabase empujando Raúl en la misma línea de gol, en una posición susceptible de ser ilegal pero que no apreció así el linier que le anuló 2 goles a Cano. 3-3 a 2 minutos de llegar al descuento, que fueron 3 minutos que los colegiados quisieron que se pasaran rápido. Lo buscó el Filial de la Franja con las pocas energías que le quedaban, jugó a aguantar el cuadro rojinegro el punto en casa ante un rival en inferioridad. Y después de todo lo vivido, llegó el pitido final.

Ni el guionista de Stranger Things ni ninguno de sus colegas podría haberse imaginado el partido con el que se abrió la liga en el Amelia del Castillo. El Rayo B sacó un punto de un encuentro en el que, con todo lo que había pasado, pudo ganar cuando los elementos estaban en su contra. Pese a no ser triunfante, positivo el debut de Ángel Dongil como entrenador en categoría nacional senior. Siguiente parada, San Fernando y el Santiago del Pino. Esto acaba de empezar, y de qué manera.

FICHA TÉCNICA

Club Atlético de Pinto: Olmedo (p.), Iván González (cap., Higuera m.15), Favio, Álex Muñoz, Álex Fernández, Ismael Balea (Raúl m.51), Iván Gil, Nachete, Peño, Viafara (Nacho Sainz m.55) y Pascual.

No utilizados: Roberto (p.s.), Jerez, Fran y Alfonso. Entrenador: Álvaro García.

Rayo Vallecano B: Dani Merino (p.), Javi Rubio, Meseguer, Dani Rueda, Jorge Moreno, Arratia, Álvaro Juan (Aguirre m.62), Manu Navarro (Ángel Algobia m.56), Cano, Alberto (cap., Ruby m.80) y Carlos.

No utilizados: Josete (p.s.), Raúl, Diego y Aitor. Entrenador: Ángel Dongil.

Árbitro: Sr. De Oses Bumedien. Expulsó por doble amonestación a Dani Rueda en el Rayo B. Amonestó a Álex Muñoz en el Atlético de Pinto.

Goles: 1-0, m.42, Álex Fernández. 1-1, m.48, Jorge Moreno. 1-2, m.65, Javi Rubio. 2-2, m.70, Peño. 2-3, m.86, Carlos. 3-3, m.88, Raúl.

Estadio Municipal Amelia del Castillo, unos 200 espectadores. Partido correspondiente a la 1ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana soleada y cálida. Césped artificial en condiciones óptimas para la práctica del fútbol. Antes del encuentro se homenajeó a Ismael Jiménez, ex capitán del Atletico de Pinto recientemente retirado como futbolista.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.