A la quinta llegó la primera

19/11/2017
A la quinta llegó la primera

El refranero español dice que no hay quinto malo y algo así ha sucedido con el Rayo Femenino, que ganaba su primer partido como local en el quinto que disputaba

Cuando un equipo llega a un partido tras sufrir una derrota tan contundente y justa como la que sufrió el Rayo Vallecano en Zubieta, tiene dos opciones: seguir dándole vueltas al partido y lamentarte de tu escasa suerte  o apretar puños y dientes y crecerte ante la adversidad. Yo no tenía dudas de cual sería el resultado de este binomio y la segunda opción sería la elegida por nuestras guerreras, ya que es parte de la esencia de este club, es puro ADN franjirrojo. Fruto de ello ha sido la primera victoria del Rayo (3-0) en su propio feudo. Se ha hecho esperar hasta cinco jornadas, pero ha merecido la pena esta larga espera.

Si sois asiduos a mis artículos (con esto me refiero a alguien más que no sea mi madre), sabréis que huyo de las crónicas al uso y hoy no va a ser una excepción, principalmente porque me parece que ha sido un partido en el que ha habido un conjunto que ha sido bastante superior al otro y que  se ha visto plasmado en un resultado que incluso ha podido ser más abultado de haber materializado alguna ocasión en los compases finales del choque.

El fútbol es un deporte en el que si todas las piezas de ese puzle llamado equipo encajan, lo normal es que logres la victoria o por lo menos estés muy cerca de lograrla. Algo así es lo que le ha sucedido al Rayo Vallecano esta mañana y es que hoy se ha visto a un equipo en el que todas las integrantes del mismo han rayado a una altura espectacular.

Hoy la defensa ha estado inexpugnable, han concedido poco o muy poco a las rivales y además han estado generosas en las coberturas y una y otra vez las delanteras pacenses se topaban con alguna aguerrida central franjirroja que cortaba sus ataques al marco de Ali, que hoy ha tenido menos trabajo del habitual y ha conseguido dejar su puerta a cero. Andújar y Mendi han estado soberbias, tal y como esperamos de ellas.

En los laterales hemos tenido a dos aviones que despegaban una y otra vez hasta que alguna rival provocaba su aterrizaje forzoso, dando con sus huesos en el suelo. De esto último puede dar fe la buena de Marta Perarnau que ha sido el blanco de todos los golpes o caídas, a lo que hay que unir que ha jugado como vulgarmente decimos “tiesa”, ya que ha estado toda la semana con molestias en los isquiotibiales. No voy a poner en duda su palabra y la creeré, aunque viendo su despliegue físico cuesta bastante hacerlo la verdad y si lo comparamos con mi crujir de huesos matutino cuando me levanto de la cama, más todavía. Sea como fuere, el partido de Marta ha sido de nuevo enorme y así lo han reconocido sus compañeras guerreritas que jugada sí y jugada también jaleaban a su “Wiki” desde la grada.

En el otro costado ha estado Cristina o Auñón o Sole, me tiene tan despistado que ya no sé como llamarla porque hay tantas formas de hacerlo como posiciones que adopta en el campo. Con la fuerza que un Premio Desperdigao otorga, se ha convertido en un dolor de cabeza para la lateral derecho visitante con sus constantes subidas al ataque. En la última de ellas ha obtenido la recompensa del gol, en una jugada en la que Laurita asistía y en el momento de pisar el área se ha acomodado el balón a su pierna derecha y como si de una delantera centro habitual se tratara, ha batido a la guardameta del Santa Teresa colocando el balón en el palo largo.

En el centro del campo han hecho un trabajo espectacular tanto Pilar como Estela, la primera desde la lesión de Mari adoptando ese rol de stopper que te lleva a pelear cada balón como si fuera el último y a presionar además de crear juego. Quizás esa labor es más gris y menos vistosa para el espectador, pero de vital importancia para el entrenador y su cuerpo técnico. En este sentido, Pilar esta aportando madurez y saber estar en el centro del campo rayista, algo de lo que estaba muy necesitado el equipo en los últimos tiempos. Acompañando a Pilar ha estado Estela, que es sinónimo de calidad y clase. No es circunstancial que luzca el 10 en su camiseta, ya que todos los/as jugones/as eligen dicho número, y Estela lo es. Ha aportado claridad a la hora de elaborar el juego y ha sido un poco la encargada de marcar junto a Pilar el famoso tempo del partido. Ya sea detrás de Natalia o como hoy en el mediocentro, sabes que va a rendir a buen nivel y siempre puedes esperar un último pase, una llegada desde atrás o incluso una falta directa (o indirecta) que pueda desnivelar el choque.

En los extremos hoy tenemos la vuelta de la pareja más descarada de la franja, las Pili y Mili. Desde que empezó la Liga este año no habíamos asistido a la mejor versión de Sheila y de Laurita, al menos no de las dos a la vez y en el mismo partido. Hoy han sido dos puñales por banda, encarando a su par y haciendo constantes diagonales yéndose al centro y asistiendo a sus compañeras, Sheila a Natalia en el primer gol y Laurita a Sole en el tercero. Espero sinceramente que haya un antes y un después del partido de hoy, tanto para una como para la otra porque el equipo necesita de su talento y su velocidad.

En punta hemos tenido a la guerrera Ángeles que no ha parado de correr durante el tiempo que ha estado en el campo, de cara a gol hoy no ha tenido suerte quizás, pero ha estado enorme en el gol de Sheila arrastrando y llevándose a la defensa para que entrara Sheila por detrás para rematar la asistencia de Natalia. Son gestos que tal vez pasen más desapercibidos pero que habla muy a las claras de la gran delantera de futuro que tenemos en el equipo.

Pero el partido deja una protagonista por encima del resto y esa es Natalia Pablos, como no podía ser de otra forma. Suyo ha sido el gol a escasos segundos de cumplirse los 45 minutos reglamentarios de la primera parte, dando una ventaja a su equipo en una primera parte muy igualada que parecía destinado al cerocerismo inicial. Y en la segunda parte ha abierto el tarro de las esencias y nos ha deleitado a los allí presentes con detalles de jugadora de talla mundial. Sinceramente, hoy me ha recordado a la mejor versión de Natalia que disfrutamos en Vallecas. Ha jugado con y sin balón, ha asistido a Sheila en el segundo gol demostrando una visión de juego espectacular porque el 90% de jugadoras y jugadores dan ese pase al primer palo y acaba en las manos de la guardameta. Juro que viéndola desde la grada y tras ver cómo llegaba en una jugada de ataque algo justa y acababa cayéndose tras rematar, he pensado (osado de mí) que se le había acabado la gasolina y con la mirada pediría el cambio a Miguel. Desde aquí pido disculpas y en cuanto finalice estas líneas escribiré 1000 veces en un papel la frase “No volveré a dudar jamás de Natalia. Jamás.”

En resumidas cuentas, tres puntos muy necesarios aparte de merecidos, porque el equipo afronta el Tourmalet de la competición y lo hace desde la novena plaza, pero teniendo en cuenta que hay seis equipos a los que solo separan dos puntos en la tabla, cuatro de ellos (entre los que se encuentra el Rayo) empatados a 15 puntos. El próximo partido hará que las nuestras visiten Lezama, un campo en el que el año pasado tan solo la mala suerte evitó que conquistáramos. Puestos a soñar ¿por qué no hacerlo este año? Esto será tras el enésimo parón por selecciones.

Texto: Alberto Leva

Imagen: Javi LR