Guerreras por partida doble

30/10/2016
Guerreras por partida doble

Esta semana que finaliza, no ha sido una semana cualquiera para las guerreras del Rayo Vallecano. Ha sido una semana especial, en la que se produjo la vuelta a casa de la hija pródiga, Natalia Pablos, y en la que cada jugadora del primer equipo recibía de manos de su compañero de club, Piti, y de “su” Lola, un par de botas.

dsc_0460

Pero estos últimos siete días merecían un broche de oro y en el mundo del fútbol no hay nada mejor que vencer, algo que este año en el Rayo Femenino no sucedía muy a menudo por desgracia.

Este fin de semana, el primer equipo encaraba un partido de los llamados de “su Liga”, en Barcelona ante el siempre difícil RCD Espanyol. A la dificultad del rival había que añadir el handicap de viajar en el día de partido, jugándose éste a las 10.45 de la mañana, lo cual hacía que el madrugón de las nuestras fuera importante. Horario más propio para tomarse un buen café cargado y terminarse uno de desperezar, que de jugar al fútbol.

El Rayo salió tan enchufado al verde de la Ciudad Deportiva Dani Jarque, que a alguno nos pilló calentando ese café cargado aún, cuando Sole hacía el primer gol para las rayistas. Si Sole con su gol nos pillaba preparando el tentempié matutino, el segundo gol casi inmediatamente después, llegaba sin apenas haber dado un sorbo al café. Elba en propia meta hacía que el luminosos reflejara un 0-2 esperanzador para las de Miguel Angel Quejigo.

Natalia, que empezó el encuentro en el banquillo, tuvo que salir bastante antes de lo que tendría previsto el míster, debido a la lesión en la rodilla de Jessica Vílchez que hizo temernos lo peor (no parece tratarse de nada grave) al retirarse entre lágrimas al banquillo visitante. Dispuso la ex de los gunners de un par de ocasiones para haber hecho su primer gol tras el regreso al equipo de la franja, pero sus disparos no encontraron portería.

En la segunda parte y con una Mari dueña del centro del campo, un Rayo bien plantado en el campo aguantaba los ataques periquitos y Ali prácticamente era una espectadora de lujo. Con un Espanyol, que ponía más corazón que cabeza, buscando el gol que las metiera en el partido, llegó el tercer gol obra de Mendi, que volvía al once titular del Rayo.

No había tiempo para mucho más y el Rayo lograba su primera victoria a domicilio, la segunda consecutiva en Liga y sumar su punto número siete de los últimos nueve posibles. Lo más importante es que el equipo venció y además convenció.

El próximo partido será el domingo 6 de noviembre a las 11.30 horas y recibimos al Fundación Albacete, que hoy ha empatado a un gol ante la Real Sociedad.

comparacion

Dejo una comparativa de cómo iba el año pasado el equipo y cómo va este año, transcurridas ocho jornadas de Liga. A pesar del pesimismo que había en cierta parte de la afición, se puede ver que el equipo lleva 3 puntos más que el año pasado y está 4 puestos por encima.

Hoy era el turno para las “guerreritas”, esas mismas que parecen haber tomado una especie de poción mágica inmersa en una marmita y que guardan a buen recaudo en su vestuario, para que les dé fuerzas y energía para correr los 90 minutos sin descanso.

El filial femenino se medía en la City al Pozuelo, un rival que estaba un puesto por encima de ellas con nueve puntos. Las pupilas de Fabio Nevado salieron desde el principio con la idea de llevarse el partido y en el minuto 23, Eva hacía el primer gol tras rematar un córner botado por Silvia.

Se llegaba al descanso con ventaja en el marcador para las locales y con el equipo dejando buenas sensaciones, que serían refrendadas en apenas dos minutos, los que van del 61 al 63, en los que Alicia y Dafne harían el segundo y el tercer gol del Rayo Femenino B.  Con esta desventaja en el marcador, el Pozuelo fue más arriba en busca de algún gol que acercara al equipo en el marcador y, en el minuto 68, Luky hacía el tres a uno definitivo con el que finalizaría el encuentro.

Con esta victoria se colocan séptimas y el domingo que viene reciben de nuevo en la City al Olímpico de Madrid a partir de las 14.30 horas.

Es la primera vez esta temporada que el primer equipo y el filial del Rayo Femenino vencen ambos en la misma jornada. Espero que sea la primera de muchas y que las guerreras nos den muchas alegrías por partida doble.

Alberto Leva