Nadar para morir en la orilla

08/12/2016
Nadar para morir en la orilla

Las leonas de San Mamés se llevaron el duelo ante las guerreras franjirrojas.

Derrota en la mañana de hoy del Rayo Vallecano femenino, en un partido que se fue torciendo desde el pitido inicial y, que a pesar de igualar un resultado adverso, finalmente los tres puntos volaron a tierras bilbaínas.

Eran las 12 de la mañana, en un día soleado -después de de mucho tiempo- y con buena afluencia de público en el campo número cuatro de la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano, cuando el colegiado daba inicio al choque entre guerreras y leonas. El conjunto vasco salió en tromba y en la primera jugada de ataque y sin haber llegado al primer minuto de juego, Yulema Corres hacía el primer tanto para su equipo.

El gol dejó bastante tocado a un Rayo ciertamente irreconocible en los primeros compases de la primera parte y que por momentos recordó al Rayo del año pasado que encajaba goles cada semana en los primeros minutos de juego. Lo cierto es que en los primeros 15 minutos de partido, Ali tuvo que salvar el segundo gol en varias ocasiones y todo hacía suponer que le tocaría ponerse el disfraz de Super Ali, como así fue a lo largo de todo el encuentro.

Las ocasiones se fueron sucediendo hasta que en el minuto 34 Nekane marcaba el segundo gol, fruto de una jugada elaborada del conjunto vasco. Hasta ese momento, el Rayo Vallecano no había inquietado el marco de la internacional Ainhoa Tirapu y tuvo que ser nuestra pichichi, Natalia la que en su primera ocasión de peligro recibiera en el área, quebrara a Vanessa Gimbert y cruzaba el balón ante la salida de Ainhoa. Corría el minuto 43 cuando Natalia, marcaba su séptimo tanto de la temporada -quinta semana consecutiva marcando-. Se llegaba al descanso con una derrota por la mínima para las locales, quizás el marcador se antojaba algo injusto para los méritos contraídos por uno y otro equipo.

Quedaban 45 minutos por delante y todos esperaban un Rayo diferente al de la primera parte y a los seis minutos de la reanudación Natalia empataba el encuentro, gracias a un balón que colgaba Sole y que tras golpear en el palo la delantera franjirroja empujaba al fondo de la red. Poco iba a durar la alegría entre los aficionados locales ya que en el minuto 57 Joana Flaviano iba a encargarse de poner de nuevo por delante en el marcador al Athletic, al rematar de cabeza un gran centro lateral de Moraza.

Con el 2-3 el Rayo Vallecano lo intentaría con más corazón que cabeza y con cierta dependencia de la inspiración de Natalia y de Alicia, que hoy fueron las mejores de un Rayo que llegó 45 minutos “tarde” al partido y al que la intensidad de un gran equipo como es el Athletic de Bilbao dejó sin demasiados argumentos defensivos y ofensivos.

Aún así, en la última jugada del encuentro Natalia lanzó una falta que entre la guardameta y el larguero se encargaron de mandar fuera. Derrota justa la sufrida por las guerreras franjirrojas, con dos partes bien diferentes en las que el equipo se supo sobreponer a un resultado adverso y que no debe debilitar ni un ápice a la moral del equipo, ya que enfrente había un rival de enjundia y el domingo frente al Oiartzun hay en juego tres puntos para seguir soñando con la Copa de la Reina.

Alberto Leva.