El don de la oportunidad

El don de la oportunidad

El Rayo queda apeado de la Copa de la Reina a las primeras de cambio al caer en Valdebebas ante el CD Tacón (1-0).

Para ganar y avanzar en los torneos hay que tratar de buscar la oportunidad. El Rayo Vallecano lo intentó en su visita copera al CD Tacón solo después de que su rival aprovechase la suya, y sin la suerte necesaria para seguir vivas en la Copa de la Reina.

Arrancaba la segunda edición del nuevo formato del torneo del KO de fútbol femenino en el que participan los 16 equipos que conforman la Primera Iberdrola. El sorteo había dictaminado que las Guerreras Franjirrojas se jugasen el sueño copero a cara o cruz ante el cuadro convenido con el Real Madrid, que más allá de los focos que puede acaparar está realizando un debut en la máxima categoría más que digno. Llegaba a la ciudad deporitva madridista el equipo de Carlos Santiso tras una mala racha liguera, acumulando 3 derrotas consecutivas, y con la esperanza de que la Copa sirviera de punto de inflexión.

Estaban todos los detalles preparados en el campo 11 de la ciudad deportiva de Valdebebas, situado a la sombra de la “joya de la corona”, el Estadio Alfredo Di Stéfano, y provisto de un cuidado césped natural que invitaba a jugar a todos los que se acercaban a la tribuna, que no fueron pocos a pesar de la hora intempestiva. Saltaron los dos equipos, de blanco puro el local y de rojo con franja negra el visitante. Quizá de lo más importante del partido fueron los primeros 30 segundos, precisamente porque no se jugó. Tras el saque inicial rayista, las jugadoras de ambos conjuntos permanecieron medio minuto inmóviles, tal y como pasase el domingo en la final de la Supercopa, en señal de protesta por la no firma del convenio del fútbol femenino. Algo que todo el mundo ve como necesario, salvo quien tiene que verlo.

La protesta y el simbolismo quedaron patentes, y empezó el juego. Desde el inicio quedaron claros los planteamientos de ambos equipos. El Tacón quería demostrar la calidad y la habilidad de la que dispone, teniendo el balón y buscando jugar al toque para generar espacios. El Rayo, por su parte, decidió tomar un papel más pasivo, cediendo la posesión al rival y esperando a ver qué pasaba. Santiso dispuso una línea de 5 defensoras que jugaban como un equipo de rugby, planas y rectas, no dejando lugar a que surgieran excesivos huecos. En los 20 primeros minutos el balón rondó más cerca del área visitante que de ningún otro lugar, pero no se generó peligro real sobre la portería de Patricia Larqué.

A partir del ecuador del primer tiempo, las Guerreras parecieron tener algo parecido a alguna oportunidad para atacar. Si bien decíamos antes que la defensa se comportaba como la de un equipo de rugby, también lo hacía para tratar de generar ocasiones arriba. Sin Sheila y Eva Alonso fuera de la lista por lesión y con Oriana Altuve en el banquillo entre algodones, la creación del juego se basaba en robo en campo propio, balón arriba y a buscar la inspiración de una Bulatovic que se vació en la pelea por el balón, aunque no tanto como en la presión sin él, y de una Patri Hidalgo que no tenía su nombre en la camiseta pero sí unas ganas locas de pelear por cada pelota que superase la media cancha. Así todo, cada balón parado se intentaba meter al área del Tacón, pero casi todos acababan muertos saliendo por línea de fondo o atrapados por Sara Ezquerro.

En el tramo final del primer tiempo, volvió a la carga el Tacón. Las de David Aznar parecían haber perdido el dominio del encuentro, pero viendo que las de Santiso tampoco aprovechaban la oportunidad que se les presentaba, les fueron a buscar las cosquillas. Y las encontraron al entrar en el minuto 44, en una jugada de toque rápido por el costado izquierdo que acabó con centro medido al área. Al remate fue Jessica Martínez, y lo ejecutó de forma perfecta, zafándose bien de la marca, saltando en el momento justo y cabeceando con los tiempos bien marcados, mandando la pelota a la escuadra derecha, imposible para Larqué. Golazo sobre el final del primer tiempo, de los llamados tantos psicológicos, que puso arriba al Tacón e hirió en su orgullo al Rayo, que acabó la primera parte en el área contraria pero sin poder rematar entre palos. Las merengues habían aprovechado su oportunidad, y al descanso eran ellas las que avanzaban a cuartos de final.

Era evidente que si se quería avanzar en esta Copa, el Rayo tendría que cambiar radicalmente el chip. Y a fe que lo hizo en el comienzo de la segunda parte, teniendo más acercamientos peligrosos en el primer cuarto de hora tras el descanso que en todo el primer tiempo. De pronto, el juego estaba volcado sobre el área del Tacón, surcándola el esférico más de una vez, pero sin que las vallecanas lograran rematar de forma certera. Varias fueron las oportunidades en este tramo, iniciadas por un tiro de Chule desde fuera del área y seguidas por un par de remates de Bulatovic y otra de un centro de la capitana Cristina Auñón que por poco se convierte en autogol de Ohale, pero en casi todas aparecía Sara Ezquerro para dormir el cuero con seguridad en sus manos.

Supo sufrir este chaparrón el Tacón, resistiendo las acometidas rayistas y saliendo airosas de la presión adelantada que hacía a las Guerreras Franjirrojas ganar balón en terreno rival. Luego de este rosario de intentonas visitantes, se sacudieron el polvo las locales y trataron de buscar los huecos para sentenciar a la contra. Dispusieron las de David Aznar de buenísimas ocasiones, pero en algunas no estuvieron acertadas en la toma de decisiones y en otras llegaba la defensa del Rayo a cortarlas de forma expeditiva pero limpia por lo general. Aun fallando arriba, el cuadro blanco gozaba de una relativa comodidad pese a que la ventaja en el marcador era mínima.

Y el acomodo local venía precipitado por el agotamiento visitante. Entró en el 63 Oriana Altuve en lugar de una esforzada Patri Hidalgo. Capitalizó la delantera venezolana casi todos los acercamientos rayistas desde su entrada, pero se notaba que aun le faltaba para volver a estar en plena forma. Las que no eran de Ori las generaba una Bulatovic a la que cada vez le pesaban más las piernas y que no tenía su día en la parcela de la finalización de jugadas. Pasaban los minutos, los acercamientos disminuían y la oportunidad de progresar en el torneo copero se iba reduciendo cada vez más.

En el banquillo rayista no hubo más movimiento hasta el tramo final. El primero, totalmente involuntario, al producirse la expulsión de la delegada Isabel Rubio, que estaba vigilando el calentamiento de las suplentes, por un intercambio de palabras con la jueza de línea que acabó como suelen acabar estas cosas, aunque la parte de la autoridad no estuviese acertada. En lo que a cambios se refiere, ingresó Saray por Paula Fernández y Ángeles por Auñón en el tiempo de descuento. Le quedó una sustitución en el tintero a un Santiso que buscaba a la desesperada más chispa arriba para generar oportunidad de gol cuando apenas había tiempo material para lograrla.

Así sucedió que se cumplió el 90 y pasaron los 3 minutos de añadido, que el marcador se quedó quieto. Sonó el silbato marcando el final. Alegría en las que iban de blanco, rabia y lágrimas en las de rojo y negro. Las Guerreras Franjirrojas pelearon, tuvieron alguna oportunidad para tratar de igualar las tornas, pero no se pudo evitar la derrota. El Rayo caía, de pie y dando la cara, pero se despedía de la Copa de la Reina a la primera de cambio. El Tacón celebraba su debut en la competición del KO pasando de ronda tras un trabajado triunfo por la mínima. A las vallecanas solo les queda centrarse en la liga, que vuelve este domingo a la “City” con la visita de la gran revelación de la temporada, el Deportivo de la Coruña.

FICHA TÉCNICA

CD Tacón: Sara Ezquerro (p.), Babett, Thaisa, Kaci, Malena (cap., Gema Prieto m.69), Jakobsson (Ubogagu m.69, Patricia Carballo m.87), Jessica Martínez, Esther (Lucía Suárez m.83), Lorena, Ainoa y Ohale.

No utilizadas: Yohana (p.s.), Daiane y Marina Martín. Entrenador: David Aznar.

Rayo Vallecano: Patricia Larqué (p.), Carla Guerrero, Pilar García, Paula Andújar, Yael Oviedo, Chule, Cristina Auñón (cap., Ángeles m.89), Camila Sáez, Bulatovic, Paula Fernández (Saray m.78) y Patri Hidalgo (Oriana Altuve m.63).

No utilizadas: Natalia (p.s.), Jeni Luengo, Eva Masdeu y Silvia. Entrenador: Carlos Santiso.

Árbitra: Sra. Frías Acedo, del comité aragonés. Amonestó a Malena y Babett en el Tacón y a Camila Sáez en el Rayo, así como expulsó a la delegada del Rayo Isabel Rubio.

Gol: 1-0, m.44, Jessica Martínez.

Ciudad Real Madrid, unos 300 espectadores. Partido correspondiente a los octavos de final de la Copa de la Reina. Tarde de nubes y claros. Césped natural en buenas condiciones para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García Imagen de Iván Díaz.