Un filial de categoría

04/12/2017
Un filial de categoría

Las guerreritas del Rayo B logran una manita en su partido ante el EMF Fuensalida, dejando una gran segunda mitad de fútbol y goles.

El Rayo Vallecano Femenino B recibía al EMF Fuensalida en un nuevo partido con horario de sobremesa y café, pero en el que una semana más, lo segundo no se cumplió al seguir la que era cafetería de la Ciudad Deportiva cerrada a cal y canto (sigue el aviso de “próxima apertura en septiembre”, así que no desfallezcan que septiembre del 2018 no está tan lejos).

Las chicas que entrena Irene Ferreras llevan una temporada de ensueño, ocupando la tercera posición de la tabla y hace no muchas jornadas llegaron a liderarla incluso. Cabe destacar que el año pasado el filial femenino a estas alturas de campeonato llevaba 14 puntos y con los tres que han obtenido hoy ya suman 24.

El partido de hoy ha tenido dos partes bien diferenciadas, una primera en la que el control del balón ha sido de las nuestras, generando ocasiones de peligro con constantes llegadas por banda, pero que no se han visto materializadas finalmente en gol. Sin embargo, en la segunda parte la efectividad de cara a gol por parte del equipo franjirrojo ha sido muy superior, logrando cuatro tantos que pudieron ser bastante más si se hubiesen aprovechado algunas ocasiones de las múltiples que se crearon.

Tuvo que ser una de las grandes protagonistas del choque, Raquel (apunten su nombre), la que tras una pared con Silvia Pérez hiciera el primer gol de la tarde, dando cierta tranquilidad al conjunto local. La colegiada del encuentro se encargaría de acabar con dicha tranquilidad al señalar un penalti que solo ella vio en el área rayista. La capitana del conjunto toledano se encargó de marcar dicha pena máxima y devolver las tablas al marcador. Curioso que señalara ese inexistente penalti y no viera uno clarísimo en el otro área cometido sobre Raquel minutos antes de marcar el Rayo el gol. Algo que se encargaría la gran Isa, delegada del equipo, de recordárselo de camino a los vestuarios en el descanso.

La verdad es que salvo el penalti, el Fuensalida no había hecho mucho más en la parcela ofensiva, debido en gran medida al buen hacer del trío en el centro del campo rayista formado por la capitana Eva, Ylenia y Raquel, que se hicieron dueñas de la parcela ancha del campo y constantemente servían balones para que tanto Jimena como Dafne o Silvia intentaran llegar con peligro al área visitante.

Con empate a uno se llegaría a tiempo de descanso y algunos temían por el resultado ya que con muy poco habían conseguido firmar las tablas al final de los primeros 45 minutos. Lo cierto es, que el Fuensalida nada más comenzar la segunda (minuto 49) parte sufrió la jugada desgraciada del partido y su lateral derecho en el intento de interceptar un pase iba a introducirse la pelota en su propia portería, sin poder evitarlo la guardameta que estaba a media salida y la cogió la jugada a contrapié.

Este gol espoleó a las franjirrojas que nueve minutos más tarde iban a hacer el tercer gol en una contra de manual, con un buen balón servido al espacio que aprovechó Silvia para irse por su banda, asomarse al área y cediendo generosamente al segundo palo para que Jimena, libre de marca, solo tuviera que empujarla.  Casi acto seguido llegó el segundo de la cuenta de Raquel en un balón en largo en el que se planta ante la portera rival y la bate haciendo el cuarto de su equipo, en lo que estaba siendo unos minutos de muy buen juego por parte de las jugadoras de la franja.

Irene Ferreras aprovecharía para dar salida a las integrantes del banquillo e hizo que pudiesen disfrutar de minutos en el partido también. Cerraría la cuenta goleadora la incombustible Dafne que fue una de las que con más insistencia intentó batir el marco toledano. Iba a aprovechar una serie de rechaces para batir con un disparo cruzado a la guardameta del Fuensalida. No sería la última ocasión para el filial rayista, ya que la bigoleadora en la tarde de hoy, Raquel, estuvo a punto de conseguir el tercero de su cuenta y lograr un hat trick.

Victoria contundente de un filial que acapara menos titulares que su homónimo masculino, pero que no le va a la zaga en cuanto a la brillante temporada que está realizando. Fruto de ello es que Marta Perarnau y Anita Blanco, que empezaron la temporada en el Rayo B, el sábado estuvieran con el primer equipo para la disputa de un partido de la Liga Iberdrola.

Hoy en las gradas estaba muy atento a las “peques” (como él las llama), Miguel Quejigo que sabe que si tiene que echar mano de alguna de ellas va a estar seguro de contar con la ilusión, la implicación y el coraje que ponen cada una de ellas en cada balón que disputan, aunque a veces la entrenadora se nos enfade por esos balones divididos que no nos llevamos.

El próximo partido de nuestras guerreritas será la próxima semana ante el CD Zamora Amigos del Duero, actualmente colista del grupo, con tan solo dos puntos. No conviene confiarse en dicho partido ya que a pesar de no haber logrado la victoria las zamoranas, no será un partido fácil a lo que hay que añadir el más que probable frío invernal que haga a la hora del choque.

Texto: Alberto Leva

Imagen: Iván Díaz