Un Rayo Vallecano Femenino intachable

01/06/2015
Un Rayo Vallecano Femenino intachable

El Rayo Vallecano Femenino concluye una temporada muy positiva a pesar del disgusto en la Copa de SM la Reina.

Doce temporadas seguidas en Primera División. Tres títulos ligueros consecutivos y un campeonato a nivel nacional. Participación en tres ediciones del campeonato de Champions. Por el equipo han pasado futbolistas que ahora mismo militan en la Selección absoluta o son protagonistas en equipos internacionales de renombre. Estos son unos números envidiables para cualquier equipo de cualquier categoría. ¿Y de quién estamos hablando? Pues nada más y nada menos que del Rayo Vallecano Femenino.

Aunque la sección femenina del Rayo Vallecano tuvo su última época dorada entre 2007 y 2012 (en este período arrasó en Superliga y Copa de la Reina y pudo disputar las primeras fases de la Champions), esta última temporada no ha sido, para nada, desdeñable. Algunas de las mejores jugadoras ya han dejado el nido vallecano, dejando lugar a las nuevas niñas que vienen pisando fuerte. Estamos hablando de futbolistas como Natalia Pablos (máxima goleadora en la Superliga 2008/2009, actualmente jugando en el Arsenal e internacional con la Selección Española),  Priscila Borja (actualmente en el Atlético de Madrid Féminas y también internacional), Sonia Bermúdez (vallecana de nacimiento, vistió la franja durante siete años y ha militado en el FC Barcelona Femení, en el Western New York Flash y recientemente fichada por el Atlético de Madrid Féminas; como no, también internacional) o Sonia Vesga “Burgos” (retirada tras siete temporadas en el Rayo Vallecano y que volvió a jugar recientemente en el Madrid CFF). Y tampoco nos podemos olvidar de Milene Domingues, la famosa “Ronaldinha”, que aunque estuvo poco tiempo, fue uno de los fichajes más mediáticos del equipo.

A pesar de un palmarés que no tiene nada que envidiar a los grandes equipos que coronan los primeros puestos de la actual liga, el pasado verano el Rayo Vallecano Femenino estuvo en la cuerda floja. Raúl Martín Presa, presidente del Rayo, decidió recortar el presupuesto de la sección femenina hasta el mínimo (un presupuesto que ya de por sí era bajo). Tras una intensa campaña en redes sociales y medios de comunicación por parte de las jugadoras, el club emitió un comunicado en el que aseguró que existía un interés en el mantenimiento del equipo, aunque se llevarían a cabo una serie de “ajustes” que permitieran acabar con el déficit de la sección. En conclusión, una serie de eufemismos y palabrería que concluyeron en nuevos recortes; recortes que han acabado, por ejemplo, con un puesto de fisioterapeuta que viaje con las chicas a los partidos fuera de casa. La casualidad quiso que Patricia Mascaró sufriera una grave lesión este mismo año fuera de casa frente al Athletic Club de Bilbao, evidenciando la necesidad de esta figura.

El Rayo Vallecano Femenino inició la temporada con el consuelo de no haber desaparecido pero con graves problemas que afrontar para terminar el curso deportivo. A estos se sumaron varias bajas importantes, como las de Vanesa García y Priscila Borja (Atlético de Madrid), Paloma Lázaro (Madrid CFF) o Joyce Borini (Sporting de Huelva). A cambio contamos con dos nuevas jugadoras: Patricia Gudiel “Pachi”, que venía del Sant Gabriel; y Jade Boho, del Atlético de Madrid Féminas, internacional con Guinea Ecuatorial y campeona de la Copa África 2012. A ellas se sumaría a mitad de la temporada la japonesa Marika Oshima. La plantilla no estaría completa si no hablamos de las chicas de la cantera: han sido una pieza clave en el rendimiento del equipo y algunas, como Yaiza o Iris, han acumulado muchos minutos en el primer equipo.

Alexandra Rosillo, del Rayo Vallecano Femenino, celebra un gol frente al Sevilla CF Femenino.
Alexandra Rosillo, del Rayo Vallecano Femenino, celebra un gol frente al Sevilla CF Femenino.

La primera victoria tardó en llegar cinco partidos, algunos de ellos contra equipos fuertes como el Atlético de Madrid Féminas, el Athletic Club de Bilbao Femenino o el Valencia CF Femenino. Así pudimos degustar los primeros tres puntos en casa, frente al Sant Gabriel, con goles de la veterana Saray García y la pequeña (con todo el cariño de mundo) y novata Iris, que además se estrenó marcando con el primer equipo. El conjunto fue más o menos regular durante la temporada, acumulando trece victorias, ocho empates y nueve derrotas. De las primeras cabe destacar dos goleadas, que además llegaron seguidas: el Rayo Vallecano Femenino marcó cinco goles al Sevilla CF Femenino en tierras andaluzas, para luego repetir el marcador frente al Transportes Alcaine en casa. Por otro lado, ninguna derrota ha sido tan abultada: el peor resultado de las franjirrojas es un 3-1 frente al imparable FC Barcelona Femení, un resultado que se repitió frente al Santa Teresa (algo curioso considerando que las culés han sido campeonas de Liga y el Santa Teresa quedó tres puestos por debajo del Rayo Vallecano).

Como premio a una temporada en Liga bastante regular y con un buen rendimiento, terminando sextas en la tabla, el Rayo Vallecano Femenino se clasificó para la Copa de SM La Reina. Su primer y único contrincante fue el Fundación Cajasol Sporting. Las onubenses ya lo pusieron difícil en Liga, con partidos muy físicos, aunque el balance fue positivo para las rayistas con dos victorias en la ida y en la vuelta. Por eso, y a pesar de que la plantilla se quedó corta para final de temporada (las lesiones y el desgaste hizo mella en las chicas), los cuartos de final se afrontaron con optimismo. Las guerreras franjirrojas hicieron honor a su nombre y lucharon firmemente en una batalla que se alargó hasta la prórroga. Aun así, las chicas del Sporting de Huelva se impusieron con cuatro goles que superaron ampliamente a los dos tantos de Saray y Marta García “Costa”. Tanta ilusión y ganas le pusieron que terminaron ganando el campeonato, un hito en su historia.

Las chicas del Rayo Vallecano Femenino, instantes antes de comenzar el primer encuentro de Copa de SM La Reina.
Las chicas del Rayo Vallecano Femenino, instantes antes de comenzar el primer encuentro de Copa de SM La Reina.

Una plantilla de lujo

Podemos decir, sin ningún atisbo de duda, que la plantilla del Rayo Vallecano Femenino tiene una gran calidad que se ha visto reflejada en la regularidad de la temporada. Bajo palos es indudable la presencia de Alicia Gómez, veterana y capitana; aunque la portera suplente Natalia Yagüe también ha podido jugar algunos partidos en los que ha demostrado su valía. Marta García “Costa”, nuestra corresponsal en el equipo, Ana María Catalá, Patricia Gudiel “Pachi” o Alexandra Rosillo “Ale” también han sido fijas en las alineaciones de Laura Torvisco. Otras han tenido que reivindicar su plaza, jugando poco o nada en los primeros partidos, como es el caso de Cristina Auñón “Sole” o la argentina Marianela Szymanowski, que terminaron por convertirse en habituales. No nos olvidamos tampoco de aquellas que, por su falta de continuidad o por su papel en el campo, pocas veces ven reconocido su trabajo: Amaia Mendioroz “Mendi”, Lorena Muñoz, Laura Codonal o Raquel Carreño.

Por otro lado, tenemos a dos jugadoras que la mayoría de las veces jugaban los minutos finales, y de las que nos quedamos sin ver su potencial en noventa minutos seguidos: es el caso de Noelia Morales “Noe” o Sara Sánchez “Chufi”. Y, como ya hemos mencionado, el trabajo de las canteranas ha sido incontestable, aportando calidad y frescura a la plantilla y siendo una pieza clave para el equipo, tal y como lo fueron Iris Ponciano, Marta Perarnau o Yaiza Relea “Yiyi”, y en menor medida, Esther Yepes. Para acabar la plantilla, no podemos obviar el papel de Saray García, Jade Boho y Patricia Mascaró, cuyo rol en el césped fue fundamental. Esta última no pudo dar todo lo que quiso a causa de una rotura del ligamento cruzado anterior que tuvo lugar en el segundo partido de la vuelta de la liga, dejándola fuera de lo que restaba de temporada. Toda la plantilla se volcó con la jugadora, y ella se lo devolvió acudiendo a los partidos y apoyando a sus compañeras desde fuera del césped. Sin duda, una muestra de lo compenetrado que está el equipo y de lo comprometidas que son estas chicas con la franja.

Iris dedica su gol a Patricia Mascaró en un partido del Rayo Vallecano Femenino.
Iris dedica su gol a Patricia Mascaró en un partido del Rayo Vallecano Femenino.

El Rayo Vallecano Femenino ha acumulado más de cuarenta goles esta temporada. La pichichi por excelencia es Jade Boho, con una cuarta parte de estos tantos. Le sigue muy de cerca Ale, con siete goles; y Saray, con seis tantos en su haber. En total, han sido doce las jugadoras que han marcado con la franja durante esta temporada, incluyendo el campeonato de Liga y la Copa de SM La Reina. Son destacables los números de Marianela, por su falta de participación al comienzo de liga, con cinco tantos, dos de ellos frente al Atlético de Madrid Féminas; y los cuatro goles de Iris, la canterana que se ha ganado un hueco en el banquillo de Laura Torvisco. Otra canterana, Yaiza, también se lleva un gol de recuerdo esta temporada, al igual que Marika Oshima, que marcó su primer gol con el equipo frente al Santa Teresa.

Los problemas económicos amenazaban con lastrar la temporada del Rayo Vallecano Femenino, pero las chicas han demostrado todo lo contrario. A pesar de la plantilla justa, las lesiones, el desgaste… las guerreras franjirrojas han dejado el listón más alto de lo que muchos esperaban. Y a pesar de este buen año, la continuidad de la sección todavía no es segura a falta de una confirmación del club o una notificación a las chicas. Continúan trabajando, aún sin saber qué pasará este verano: si podrán descansar durante las vacaciones como cualquier otro jugador o si tendrán que mover cielo y tierra para poder jugar con la franja. Esperemos que con estos números y estos resultados tan positivos, la directiva del club no dude en asegurar que queda Rayo Vallecano Femenino para rato.

La plantilla del Rayo Vallecano Femenino antes del encuentro frente al Collerense.
La plantilla del Rayo Vallecano Femenino antes del encuentro frente al Collerense.
Comments are closed.