Acabó la temporada, ¿y ahora qué?

Acabó la temporada, ¿y ahora qué?

Analizamos como afecta el reciente comunicado de la RFEF a los equipos del Rayo que compiten en categoría nacional.

La pandemia del coronavirus obligó al fútbol español a pegar un brusco frenazo en todas las competiciones, y desde el comienzo del mismo, la principal cuestión era ver como se resolvía la presente temporada. En la tarde de hoy, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), tras reunirse los presidentes de las federaciones territoriales con Luis Rubiales, ha lanzado un comunicado, que se puede consultar pinchando aquí, en relación a como se resolverán las competiciones no profesionales.

A grandes rasgos, la propuesta que eleva la RFEF, y siempre condicionada por lo que dictamine Sanidad, es dar por terminadas todas las ligas regulares que estaban en disputa, sin que haya descensos y con ascensos según reglamento. En aquellas competiciones en que hubiera una fase de playoff, este se disputará tras la vuelta del fútbol profesional, en formato exprés y a puerta cerrada. Ahora bien, hay ciertas competiciones cuyas características hace que se tengan que aplicar medidas distintas, o las mismas citadas anteriormente con algunas particularidades.

Estas medidas afectan a los equipos del Rayo Vallecano que juegan en categoría nacional u optan por acceder a ella. A continuación trataremos de explicar como afecta este comunicado a los equipos de la Franja, tanto de la sección femenina como de la cantera, y ver como quedan en esta temporada y como comienzan el próximo curso 20/21.

RAYO FEMENINO

El primer equipo femenino estaba disfrutando de una gran campaña en el momento de la suspensión de la denominada Primera Iberdrola, a la cual las Guerreras llegaban con el objetivo prácticamente cumplido. El cuadro que entrena Carlos Santiso se situaba en la 8ª plaza de la clasificación con 28 puntos a falta de 9 jornadas para completar la liga, sacándole 11 puntos a la zona de descenso. El comunicado pone fin a la campaña en la máxima categoría del fútbol femenino, proclamando campeón al vigente líder, el FC Barcelona. Asimismo no hay descensos, salvándose de esa manera Valencia y Espanyol, que al momento de pararse la pelota ocupaban las dos últimas posiciones. No obstante, sí habrá ascensos desde la segunda categoría, el Reto Iberdrola, para los primeros clasificados de los grupos que puedan ascender, esto es, SD Eibar (2º del Grupo Norte tras el Athletic B) y Santa Teresa (líder del Grupo Sur), ampliándose la liga 20/21 a 18 equipos y con la intención de la RFEF, siempre que las circunstancias lo permitan, de mantener el grupo único en Primera Iberdrola. Por último, las semifinales y final de la presente edición de la Copa de la Reina se disputarán en la temporada que viene.

RAYO B

En el momento de la suspensión del fútbol, el Filial de la Franja atravesaba una racha de resultados complicada que le llevó a alejarse de la zona de playoff de ascenso. Había plena confianza en que los chicos de Ángel Dongil revirtieran la situación y acabaran el año de la mejor manera, sin embargo, el decretado final de la competición también pone fin a las esperanzas de competir por ascender a Segunda B, al ocupar en el momento del parón la 9ª posición del grupo VII de Tercera con 39 puntos, quedando a 6 puntos tanto del playoff como del descenso. En lo que respecta a las eliminatorias de ascenso, acceden a las mismas los 4 primeros clasificados de cada grupo, que en el caso de Madrid son Navalcarnero, Unión Adarve, Alcorcón B y Alcalá. Los playoff se disputarán entre los miembros de cada grupo, en una sede neutral a decidir por cada federación regional y a puerta cerrada, en eliminatorias a partido único en formato de semifinales 1º vs 4º y 2º vs 3º y final entre los ganadores. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, las semifinales serían Navalcarnero vs Alcalá y Unión Adarve vs Alcorcón B. Si hay empate en los 90, tanto en semis como en la final, pasaría el equipo que mejor estuviera clasificado, sin jugarse prórroga. Aun con todo, si el líder no ascendiera tras este playoff, tendría una segunda oportunidad para optar a una de las 2 plazas de ascenso que quedarían por resolver, en un formato por decidir por la RFEF. No hay descensos, noticia que agradecen San Fernando, Alcobendas Sport, Parla y Villaverde San Andrés, y ascenderían los dos primeros de cada grupo de Preferente, ampliándose a 24 equipos la Tercera Madrileña con la llegada de Complutense Alcalá, Villanueva del Pardillo, Móstoles CF y Real Aranjuez.

RAYO FEMENINO B

Las Guerreritas dirigidas por Jorge Cámara disputaban la primera edición de la llamada Primera Nacional, a efectos prácticos 3ª categoría del fútbol femenino, tras la reestructuración de la Segunda División en la temporada anterior. La joven plantilla, encuadrada en el grupo 5, se desenvolvía con soltura y paso seguro por una categoría competitiva, ocupando la 8ª posición de 14 equipos al momento de suspenderse el juego, sumando 24 puntos, 5 más que la zona de descenso, el cual no se ejecuta debido a las circunstancias, para alegría de San Pío X, Torrelodones y Nuestra Señora de Belén. Muy lejos, a 14 puntos, quedaba el líder, que no es otro que el CF La Solana Femenino, que será quien dispute el playoff de ascenso a la división de plata, el Reto Ibredrola, que se jugará en formato exprés, en sede única y con concentración de los clubes participantes.

JUVENIL A

El 8 de febrero, exactamente un mes antes de la disputa de la última jornada antes del parón por la pandemia, Miguel Ángel Ferrer “Mista” dirigía su último partido como entrenador del División de Honor rayista, el cual quedaría 1-1 ante el Burgos. Tras 21 partidos, de los cuales 9 victorias, 5 empates y 7 derrotas, el técnico ponía rumbo a Canadá y le daba el relevo a Iván Amaya, hasta entonces entrenador del Juvenil C franjirrojo. 2 victorias en tantos partidos como local y un empate y una derrota fuera de casa es el balance de esta breve etapa de Amaya al frente del Juvenil A, equipo al que dirigirá en la temporada 20/21. Al cerrarse ya la liga regular, el Rayo ha acabado el curso en la 4ª posición del grupo 5 de División de Honor Juvenil con 39 puntos cuando quedaban 5 jornadas, quedando lejos del tercer puesto que ocupa el Valladolid con 49 y bastante más de la pelea por el titulo, que quedaba entre Real Madrid y Atlético, con 63 y 62 puntos respectivamente. Ese punto de diferencia hace que el cuadro merengue sea proclamado campeón de liga, si bien este año no habrá Copa de Campeones ni Copa del Rey Juvenil y yendo a la UEFA Youth League el campeón con mejor coeficiente de puntos, honor que correspondería al Celta de Vigo. Al no haber descensos pero sí ascensos, la previsión de la RFEF para la próxima temporada en División de Honor es que los 7 grupo existentes pasen a tener entre 20 y 22 equipos y que estos se dividan en subgrupos.

JUVENIL B Y JUVENIL C

Aquí llega la parte más intrigante, pues los dos cuadros juveniles rayistas competían la presente temporada en Primera División Autonómica, cada uno en un grupo y ambos de manera satisfactoria. Los “mayores” de segundo año jugaban bajo la denominación de Juvenil C en el Grupo 1, a las órdenes de Iván Amaya primero y de Juan Mesa después, firmando una campaña excepcional en la que, al llegar al parón obligado, no habían sufrido ninguna derrota en los 23 partidos disputados, sumando 61 puntos que le situaban en la 2ª posición, con una cómoda ventaja sobre el 3º, Las Rozas, de 19 unidades, y disputándole el liderato al Real Madrid C, que quedaba a solo 3 puntos. Los “pequeños” de primer año, entrenados por Jorge Rubio, también estaban realizando una gran temporada, alcanzando la 2ª posición del grupo 2 al sumar 46 puntos en 23 jornadas, si bien la pelea era más fiera al sacar solo 3 puntos a sus inmediatos perseguidores Fuenlabrada y Leganés C, y quedándose lejos del líder, el Getafe C, que le aventaja en 7 unidades. Deportivamente hablando, al acabar ya la temporada, a ambos equipos les correspondería ascender a Nacional Juvenil, pero la norma de la competición solo permite un equipo del mismo club en la categoría, quedando el otro en Primera División Autonómica. La lógica dice que sea el de segundo año, que ha competido como Juvenil C, el que el curso próximo juegue en el grupo XII de Juvenil Nacional, acompañándole en el ascenso Las Rozas, Fuenlabrada y Móstoles URJC B, que disputarían el curso siguiente una liga de 20 equipos.

Así es como acaba la temporada para los equipos del Rayo Vallecano que disputan competiciones a nivel nacional. Termina de este modo abrupto, y por circunstancias extraordinarias, una temporada que pasará a la historia no por lo deportivo, y que si bien cada cuadro estaba cumpliendo con sus objetivos, a todos les quedará el regusto amargo de no haber podido defender la Franja hasta el final de cada campeonato.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.