“En mi casa nadie me llamaba Tito”

11/03/2015
“En mi casa nadie me llamaba Tito”

El lateral diestro del Rayo Vallecano habla con MATAGIGANTES sobre su vida cotidiana, gustos y carrera futbolística.

Roberto Román Triguero (Madrid, 11 de julio de 1985), conocido como Tito. Es unos de los jugadores más importantes del Rayo Vallecano. Su versatilidad sobre el terreno de juego ha hecho que los aficionados franjirrojos no le saquen de su once ideal jornada tras jornada. A pesar de ello, su timidez y su deseo de pasar desapercibido en zona mixta han conseguido que poco se sepa de la personalidad de este hombre. El destino le reservó llevar el dorsal de Jesús Diego Cota (n. de MATAGIGANTES: el mítico capitán es el futbolista que más partidos ha vestido la franja) y el nombre de un emperador romano. Por ello, MATAGIGANTES quiso hablar con él. La osadía que muestra en el césped no la tiene hablando sobre sí mismo. Aún así, según avanzó la conversación, conocimos mejor al verdadero Tito, sin los “10 más”.

PREGUNTA.: Desde que llegaste al Rayo Vallecano has ido de menos a más. Eres uno de los jugadores más importantes de la plantilla y uno de los capitanes. Mira que hemos intentado localizar una crítica o un comentario negativo sobre tu juego, pero hasta en partidos donde la defensa ha sido nefasta, la afición te salva. Parece que no tuvieras días malos.

TITO.: Los tengo, como todos. Seguro que hay críticas negativas hacia mí, como es normal, como hacia cualquier jugador. Es cierto que yo siempre intento dar el máximo, para que nadie pueda tener queja y para ayudar al equipo. Que se quejen de que soy muy malo, de que no doy tres pases seguidos; no de la intensidad y de que no me dejo la piel en el campo.

P.: La frase “Tito y 10 más” ha servido para enmarcar crónicas y resumir numerosos partidos, pero, ¿hasta qué punto te sientes importante dentro de la plantilla?

T.: Realmente es que me siento cómodo. El míster me ha dado esa confianza. Me lo hace ver cada día, me siento importante, y eso se nota en el campo.

P.: Eres uno de los capitanes, lo que hace que tengas que mediar en el vestuario y que seas un apoyo para tus compañeros. Esta temporada ha habido varios momentos en los que habéis tenido que hablar con Paco por algún conflicto interno. No sé cómo se da la situación. Si tanto tú, como Trashorras y Cobeño, os acercáis a Paco o es él quien os pide consejo.

T.: Cuando hay que hablar las cosas, se hablan. Si hemos tenido que hablar con el míster se ha hecho, sin problema, igual que si él ha querido comentarnos algo. No se va buscando de ninguna manera, ni nos ponemos de acuerdo. Es muy fácil y sencillo, sale solo.

P.: ¿Cómo decide Tito que quiere ser futbolista profesional?

T.: (suspira y piensa) Desde los siete años, como cualquier chaval, empiezas a jugar en el colegio. Te gusta y vas pasando categorías. Haces pruebas y, al final, me llamaron de Alcalá (n. de MATAGIGANTES: Tito comenzó a despuntar en la RSD Alcalá, donde militó desde 2002 hasta 2004) . Ahí, vas subiendo y ves que puedes llegar a algo, vivir de esto, y lógicamente, no lo dejas pasar.

P.: ¿Quién era tu referente futbolístico entonces? ¿A quién imitabas?

T.: (sonríe) Verás, yo antes jugaba algo más adelantado. Siempre me gustó mucho Luis Figo, como futbolista y como persona. Me fijaba bastante en él. También me fijaba en Pedja Mijatovic.

P.: Entonces, eres aún más versátil. Te hemos visto de central y jugando a pierna cambiada. ¿No siempre has formado parte de la zaga?

T.: Sí, pero en categorías inferiores. Hasta juveniles estoy jugando de medio. Luego, cuando juego en Segunda B, ya me ponen de lateral derecho.

P.: ¿Qué te ha enseñado el fútbol que puedas aplicar a la vida en general?

T.: Me ha enseñado, sobre todo, honestidad, que si no trabajas no consigues lo que quieres. También conoces a mucha gente. Tengo muy buena relación con ex compañeros, eso es con lo que me quedo.

P.: ¿Siempre te han llamado Tito en casa, por el diminutivo de tu nombre, Roberto?

T.: Qué va, en casa no. Todo viene de Alcalá, de un entrenador que tuve. Se llamaba Murillo. Había varios chavales que se llamaban Roberto en el equipo. Me toco a mí, empezó con el “Tito, Tito”. Al final ahí se quedó. Más adelante cayó en gracia; y amigos, primos… me llaman Tito. En casa, en ningún momento.

P.: ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

T.: Ahora, con el niño, tengo menos tiempo (su hijo, Liam, nació hace unas semanas). Es todo más tranquilo y desconecto. Doy una vuelta con mi novia y el niño por la zona donde vivimos, nos gusta ir al cine, quedar con mis amigos, jugar a la Play Station… como cualquier persona normal.

P.: Y a la hora de escuchar música, leer… ¿cuáles son tus favoritos?

T.: Me gusta mucho el pop en español, que lo entienda, en plan Pereza. Libros nada, la verdad es que no suelo leer.

P.: Recomiéndame un lugar para ir de vacaciones, donde te has relajado de verdad.

T.: Eso lo tengo fácil. El año pasado estuve en uno de los mejores sitios en los que he estado, en las Bahamas. Allí, te relajas de lo más lindo.

P.: Cuando te saltas las pautas de alimentación que tenéis los futbolistas, ¿qué capricho te gusta darte?

T.: Me doy muchos caprichos (se ríe). Antes, después de los partidos, me comía alguna hamburguesa. Va pasando el tiempo, la edad, es más difícil bajar de peso; y ya no lo hago tanto. Una hamburguesa sí solía caer.

P.: Eres un tío al que no le gusta fardar de ropa cara, muy alternativo. De hecho, tu barba era muy comentada; y cuando te afeitaste, también. Te llamaban el “futbolista hipster. ¿Te gusta ese tipo de estética?

T.: (Suelta una carcajada) No, un día me dio por dejarme la barba y dije: “a ver cuánto aguanto”. Apuré bastante, estuve tres mesecitos o por ahí. No tengo ningún tipo de forma de vestir, ni de ser concreto. Voy a Zara o Pull & Bear. Alguna vez me doy una capricho, pero no es una cosa exagerada.

P.: ¿Con cuál de los momentos vividos en el Rayo te quedas?

T.: Hay muchos momentos buenos. Te diría algún gol que he marcado o algún partido que se ha remontado. El ascenso… creo que me quedo con el ascenso a Primera. Ese es el momento. (n. de MATAGIGANTES: Tito formó parte de la plantilla del último ascenso a Primera División, en 2011).

P.: ¿Cuál es tu mayor deseo como futbolista?

T.: Mi primer objetivo era jugar en Primera División. Tal vez llegar a la Selección, pero claro, eso ya es muy complicado. La meta está ahí, pero es muy complicado.

P.: ¿Cómo te planteas el futuro?

T.: No me lo planteo todavía. Soy de los que piensa en el día a día. Cuando vaya terminando esto iré pensando en qué será de mí, en lo que quiero hacer. Ahora solo pienso en el Rayo, en ser feliz aquí. Lo estoy consiguiendo.

P.: Entonces, ¿te retirarías aquí?

T.: Sí, ¿por qué no? Claro, pero queda mucho. Soy muy joven aún, ¿eh? (dice en un tono bromista).

P.: Claro que sí, pero normalmente os planteáis el tema de ser entrenadores o directores deportivos…

T.: Eso sí, estoy mirando el tema de entrenador. Estoy haciendo con Diego Pérez, nuestro scouting, un curso. Toda preparación es buena, pero nunca se sabe cómo se va a terminar. Lo mejor es ir preparándose poco a poco.

P.: Pues para terminar, mándanos un saludo.

T.: Un saludo enorme para MATAGIGANTES. Espero que todo os vaya bien.

Marian Lucendo

22 de Comentariosen este Artículo

  1. jose pecino

    Me ha sorprendido que se relaje en en Bahamas ! Que lejos!
    Bromas aparte, enhorabuena por la entrevista.

Comments are closed.