Fin de la ‘Era Sandoval’ (Vol. II)

06/11/2016
Fin de la ‘Era Sandoval’ (Vol. II)

Raúl Martín Presa destituye a José Ramón Sandoval como entrenador del Rayo Vallecano

Seguramente hayan oído alguna vez esa sentencia hecha norma a golpe de reiteración que dice que “las segundas partes nunca fueron buenas”, cuya excepción confirmatoria es ‘El Padrino II’. Pues bien, el regreso de José Ramón Sandoval al mando del Rayo Vallecano tras cuatro temporadas de ‘Jemecismo y barbarie’, no ha sido digna de excepción. Quizás influya el pequeño detalle de que este filme no estaba dirigido por Francis Ford Coppola sino por Raúl Martín Presa. Quizás.

Tras su regreso a Vallecas, allá por el 29 de junio, los días de permanencia de Sandoval en el banquillo franjirrojo comenzaron a descontarse en cuenta atrás, como si de un cronómetro colocado en un explosivo se tratara. La frase “no tengo una relación deteriorada con nadie”, palabritas mágicas, prendieron la mecha. Apenas cuatro meses después, saltó por los aires. La paciencia del presidente, quien tomó la decisión de repescarle desoyendo otras opciones, se agotó tras la derrota de ayer en casa ante un recién ascendido UCAM Murcia. Pero el entrenador de Humanes se ha pasado haciendo acrobacias durante 13 jornadas siempre bajo la atenta mirada del presidente. La mala relación con jugadores como Piti, Miku o Trashorras -y sus intentos de camuflaje-, las lesiones y las molestias, y -sobre todo- los resultados, no han jugado a su favor.

sandoval

La sombra de la destitución de Sandoval ha estado sobrevolando Vallecas durante semanas. En la jornada 7, después del empate del Rayo en Reus, gracias a aquel gol de Amaya, los rumores cobraron especial viveza. Nombres como el de Lucas Alcaraz, el favorito en la lista hasta que desistió de esperar y ocupó el banquillo del Granada que dejó libre Paco Jémez, sonaban como amenaza para los oídos de Sandoval. El técnico madrileño reconoció sentirse amenazado, algo intrínseco a su profesión, y se limitó a solicitar en rueda de prensa que se dejara de “hablar de cositas”; eso sí, tras vencer a uno de los rivales más complicados que ha pasado por Vallecas hasta la fecha, el Girona, con el solitario tanto de Manucho. Como no es de extrañar, jamás se dejó de “hablar de cositas”.

La decisión de Raúl Martín Presa -y su Consejo de Administración, según la versión oficial del club- llega con un Rayo Vallecano situado en la decimosexta plaza de la clasificación, con un bagaje de 15 puntos logrados en cuatro victorias y tres empates. En esta semana se espera un nuevo director técnico, cuyo reto principal es el de hacer del Rayo lo que todos esperaban al principio de temporada: un equipo competente y competitivo, capaz de pelear por regresar a la máxima categoría. Para ello quizás lo prioritario sea concienciarse de que ahora jugamos en otra liga.