Jolgorio anulado

Jolgorio anulado

El Rayo Vallecano no fue capaz de transformar su superioridad en goles (aunque le anularon uno legal) y ha de conformarse con llevarse un punto de su visita al Numancia (0-0).

Un Rayo Vallecano muy superior, sobre todo en la primera mitad, no fue capaz de sacar un triunfo de Los Pajaritos y se tiene que conformar con un 0-0 frente al Numancia. Al filo del descanso le fue anulado un gol legal a Álex Moreno.

El frío que se esperaba en Soria, aun habiendo una temperatura gélida, no llegó a manifestarse en toda su magnitud. Saltaba al campo el equipo vallecano con una pancarta y brazaletes negros en recuerdo del recientemente fallecido canterano rayista Miguel Carrasco y con la intención de brindarle un triunfo. Y con el equipo, más de medio millar de hinchas de la Franja que se hicieron notar antes, durante y después del juego, y que ganaron el partido simbólico de la grada.

Aun cuando, como aquel que dice, los primeros minutos fueron de pura aclimatación, pronto tomaron los de Míchel la batuta del juego, buscando tener el balón y atacar por las bandas, sucediéndose así varias llegadas al área local que acababan en los pies de Embarba o Lass, bien centradas y sin que nadie acierte a rematar o bien repelidas por la defensa numantina. Mientras, los de Arrasate se limitaban a buscar su oportunidad en alguna que tuvieran a balón parado, pues los centros de Julio Álvarez fueron sinónimo de peligro para los franjiarcoiris durante todo el encuentro.

Con esta dinámica y el Rayo volcado al ataque pero sin terminar de definir, hubo que esperar a los instantes finales del primer periodo para ver algo de peligro real. Y pasado el minuto 40, con la mejor oportunidad visitante, llegó la polémica. Recibía Javi Guerra el balón en la frontal y de espaldas al área, se dio la vuelta el delantero y lanzó un disparo que obligó a Aitor Fernández a hacer un alarde de habilidad bajo palos para sacar el esférico. El rechace le cayó a Lass Bangoura, a pocos metros del córner derecho, y el guineano lanzó el mejor centro que ha puesto en años, milimétricamente preciso al segundo palo, donde llegó desde atrás Álex Moreno para anteponerse a Javi Guerra, cabecear y batir a Aitor. El delirio se desencadenó en la grada visitante solo por un instante, lo que tardó el colegiado en dar el gol por anulado y señalar, a instancias de su asistente, saque de puerta, pues el centro de Bangoura presuntamente habría rebasado la línea de fondo, algo que no parece ser así viendo las imágenes que captó la televisión de la jugada. Al poco se llegó al descanso, con un Numancia apático y un Rayo bastante enchufado pero rabioso por el gol anulado.

El comienzo de la segunda mitad pareció ser una prolongación del final de la primera, disponiendo el cuadro rayista de un par de buenas ocasiones en el primer cuarto de hora, pero antes de cumplirse 5 minutos de la reanudación, Ebert tenía que ser sustituido tras sufrir un golpe en la cabeza que dejó al teutón mareado y con la visión borrosa, según explicó posteriormente Míchel en rueda de prensa. El técnico vallecano daba entrada a Aguirre en lugar del jugador alemán, cuya pérdida supondría el origen de la depresión del juego visitante, menos creativo y cometiendo errores en las entregas más propios del Rayo pre-Míchel. Aun así, se tuvieron buenas ocasiones de gol, sobre todo en las botas de Álex Moreno, quien creó casi por voluntad propia un trío de chances, llegando en una a estrellar el cuero contra el cuerpo del meta numantino, que se erigió ante él como último escollo ante su redención por el gol anulado en el primer tiempo.

El Rayo, aun con el bajón de juego, era mejor que el Numancia, pero a raíz de ese mismo bajón y del cansancio que iba ralentizando las piernas de los vallecanos, encontraron los rojillos oportunidades para inquietar el área visitante e incluso llevarse el partido. Antes del minuto 75 ya tuvo que intervenir por dos veces Gazzaniga, la primera blocando en en dos tiempos un tiro de Marc Mateu, y casi inmediatamente después sacando de palomita un disparo envenenado del recién ingresado Jairo.

Con el despertar numantino, los últimos 10 minutos del tiempo reglamentario y los 4 que hubo de descuento se jugaron sin apenas elaboración, dinamitando el centro del campo. La fatiga rayista y la tenacidad de los de Arrasate convirtieron el partido en una pachanga colegial en la que primaría la regla universal de “el que marque, gana”. Eso hizo que el Rayo caminase por el alambre todo el tramo final, y aun así, no le evitó acabar el partido en el área local, buscando un gol que hiciese justicia a lo visto en el verde y que no fuese anulado, pero que al final no llegaría.

Un gol anulado y un empate, pobre balance para un Rayo Vallecano que fue superior a un Numancia que acumula con este 6 partidos seguidos sin ver puerta. El punto sumado en Los Pajaritos, junto con el resto de resultados de Segunda División del sábado, hace que los de Míchel afronten el viaje a Girona de la próxima jornada fuera de los puestos de descenso a Segunda B.

 

FICHA TÉCNICA

CD Numancia de Soria: Aitor Fernández (p.), Casado, Carlos Gutiérrez, Dani Calvo, Medina, Íñigo Pérez, Ruiz de Galarreta, Julio Álvarez (cap., Jairo m.68), Marc Mateu (Dani Nieto m.80), Pablo Valcarce y Kike Sola (Nacho m.68).

No utilizados: Mikel Salzar (p.s.), Escassi, Orfila y Capilla. Entrenador: Jagoba Arrasate.

Rayo Vallecano: Gazzaniga (p.), Galán, Amaya, Chechu Dorado, Álex Moreno, Trashorras (cap,), Fran Beltrán (Claveria m.89), Ebert (Aguirre m.49), Lass Bangoura (Quini m.65), Embarba y Javi Guerra.

No utilizados: Tomás Mejías (p.s.), Razvan Rat, Zé Castro y Jordi Gómez. Entrenador: Míchel.

Árbitro: Sr. Areces Franco, del colegio asturiano. Amonestó a Julio Álvarez en el Numancia y a Amaya, Galán y Álex Moreno en el Rayo.

Goles: 0-0.

Estadio Los Pajaritos, 3.280 espectadores, de los cuales unos 700 rayistas. Partido correspondiente a la 31ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Segunda División. Tarde nubosa y fría en Soria. Césped en buenas condiciones para la práctica del fútbol. Antes del partido se guardó un minuto de silencio en memoria de Miguel Carrasco, canterano del Rayo fallecido esa misma mañana a los 15 años de edad.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.