Jugar como mayores

25/08/2019
Jugar como mayores

Carta abierta de un papá de cantera del Rayo Vallecano a su hijo y a sus compañeros de equipo.

Gracias al fútbol,  la temporada pasada tuve el enorme placer y el privilegio de conocer y compartir momentos de grada con los papás de nuestros benjamines campeones. Especialmente lo hice con Andrés y con Fernando (alias Róber), dos genios en lo que se refiere a motivar, animar y arrimar el hombro en favor del equipo. Ellos fueron los creadores del álbum de cromos de la plantilla.

En breve comienza una nueva temporada para sus críos y Fernando ha querido dedicarle unas letras en forma de carta abierta. Es un texto increíblemente bonito que parte desde lo más profundo del corazón y que con su permiso paso a compartir con todos vosotros.

Gracias Fer (y por añadidura Andrés) por representar ese tipo de padres que se alejan del forofismo paterno filial y dais lecciones tan preciosas como esta.

“Se acerca el día, falta una semana para empezar una nueva temporada, y esta no será como las que hasta ahora habéis vivido. Esta estará llena de nuevos retos e ilusiones.

Después de 4 años (2 de Prebenjamin y 2 de Benjamin) donde habéis aprendido que es el futbol y como jugarlo, es hora de hacer borrón y cuenta nueva, dejar atrás esa versión “mini” y dar el salto para “jugar como los mayores”. Nuevas dimensiones, nuevo reglamento, más jugadores, conceptos tácticos nuevos… Desde muy pequeñitos, os enamorasteis del futbol y ahora tenéis la suerte de poder redescubrirlo y de poder volver a enamoraros de él. 

Al principio, el cambio os puede parecer abismal, insalvable… ”me siento perdido en el campo”….”no aguanto físicamente”….” Los rivales son muy duros” ….. Tranquilos, con paciencia y confianza, el cuerpo técnico os conducirá por un proceso de adaptación y aprendizaje que en poco tiempo hará que todo encaje y pronto veáis que no es tan fiero el león como lo pintan. 

Será una temporada dura, el futbol base es una montaña rusa donde en los años en equipos “A” eres uno de los gallitos del corral y en los años de los equipos “B” tan solo el pez chico del estanque…. Y este año os toca ser el pez chico…. Eso no significa que tengáis que resignaros. Por calidad, valentía, nobleza y coraje, sois más que capaces de dar un buen mordisco a más de un pez grande.

Tendréis que asumir que los jugadores de la mayoría de los equipos serán más grandes y más fuertes… pero no necesariamente más hábiles, ni mejores.    ;-D

Tendréis que asumir que este año, seguramente, habrá más derrotas que victorias y eso no es necesariamente algo malo. La sociedad actual intenta decirnos que lo único que vale es la victoria, que hay que ganar a toda costa y que solo es buen deportista el que gana. Pero la realidad es que, durante la carrera de un deportista, este convive muchísimas más veces con la derrota que con la victoria por lo que hay que convertir esa situación en algo que os ayude a progresar y mejorar.

Las derrotas serán de dos tipos, unas en las que el rival será superior y tendréis que reconocerlo y felicitarle (esto es deporte). Debéis usar estas derrotas para aumentar vuestras ganas de entrenar para mejorar  y un segundo tipo en las que, a pesar de ser mejores que el rival y jugar mejor, este utilizara la superioridad física antes mencionada y el año más de experiencia en la categoría para desnivelar la balanza a su favor. De estas derrotas serán de las que más aprendáis, usadlas de acicate y motivación para, en la revancha, demostrarles que van a necesitar mucho más que un físico superior para ganaros.

Habrá victorias, claro que sí, y serán maravillosas por que llegarán tras ganar durísimas batallas (deportivas, por supuesto) y las celebraremos como el más importante de los títulos. Cuando las cosas cuestan, se saborean mucho más.

Tened en cuenta que lo importante es vuestra formación y desarrollo como deportistas. Lleváis dos años aprendiendo y desarrollando un futbol de ataque, alegre, rápido y combinativo… puro Rayo. Seguid esa línea que os han marcado los excelentes cuerpos técnicos que tenéis.

Así que afrontad esta temporada con ilusión, disfrutad haciendo lo que más os gusta, reíros, pasarlo bien con vuestros compañeros, aprended, progresad, formaros, vivid la temporada sin preocupaciones… como dije al principio, vais a jugar como los mayores, pero por favor, no dejéis aun de ser niños”.