Los propósitos de Paco Jémez para 2016

31/12/2015
Los propósitos de Paco Jémez para 2016

El técnico rayista pide salud para sus jugadores; la afición, mejores resultados para la segunda vuelta

Por cuarta temporada consecutiva, el Rayo Vallecano está entrenado por un comandante ataviado con gorro o gorra -dependiendo de la estación- y ropa deportiva para camuflarse entre la multitud y pasar desapercibido. Huelga decir que, pese al ahínco, pocas veces lo consigue. Paco Jémez se siente en Vallecas como en casa; entra y sale cuando quiere así como dice que se va o se queda según le venga el día. Como buen central valiente que fue y siempre será, no tiene miedo a expresarse con total libertad siempre que se presenta la oportunidad y por eso la gente del Rayo -de dentro y de fuera- lo aprecia.

Paco Jémez, el Mediador, ha lidiado en estos años con las fieras dentro de las instalaciones deportivas del Ensanche, en las gradas del Estadio y en lugares muy, muy lejanos. Agotado de desgastarse en batallas que no eran las suyas, que desviaban su barco de Ítaca, Jémez amenazó -como ya había hecho en otras ocasiones- con marcharse a final de esta temporada. No obstante, en el club de la franja mientras haya vida siempre habrá esperanza. Por eso, antes de pasar página en el almanaque, el entrenador del Rayo ha señalado sus propósitos para el año que entra, el 2016.

“Lo que pido es salud para mis jugadores”, asegura en la rueda de prensa previa al encuentro contra el Atleti. Falta va a hacer si se quiere alcanzar cuanto antes la permanencia. Este 2015 ha sido especialmente cruel con las lesiones: Toño y Ebert se perderán lo que resta de temporada; Cobeño, Zé Castro, Pablo Hernández o Rat tampoco están disfrutando de un óptimo estado de forma. Salud. Brindemos y continuemos.

Al Rayo Vallecano de Paco Jémez también le harán falta en el próximo año nuevas incorporaciones. A los lesionados de larga duración habrá que añadir las bajas de aquellos jugadores que podrían salir por la puerta de atrás en el mercado de invierno que está a punto de comenzar. Cissé, el centrocampista defensivo que no ha conseguido enamorar a Jémez, ya cuenta con permiso del club para buscar otro equipo que le de cobijo. Pero no es el único al que el técnico daría dicho permiso a juzgar por las últimas convocatorias.

En cuanto a los jugadores que están por llegar, Paco Jémez ha pedido un jugador que pueda suplir a Razvan Rat cuando éste no esté al 100% por culpa de su maltrecho hombro. El rumano regresó esta temporada y estaba siendo uno de los más necesarios en la zaga rayista, pero Jémez avisa: “Rat puede ser baja tres semanas o tres meses”, y no puede permitirse el lujo de tener huecos sin cubrir en caso de acontezca algún imprevisto más.

A esta petición de última hora hay que sumar los refuerzos que la afición clama tras una primera vuelta que no ha convencido a nadie. De aproximadamente una decena de jugadores que el club podría estar siguiendo de cerca deberían salir al menos tres nuevos jugadores para que salgan las cuentas. Sonaba Michu, más que descartado después de anunciar su fichaje por el Langreo, y ahora suena con fuerza el retorno de Gaël Kakuta, sin demasiada fortuna en el Sevilla. Sin embargo, y por mucho que pese la nostalgia, el Mago Miñambres deberá hacer de nuevo malabares con los cuartos, la guita, el parné de una entidad en continua ebullición.