Óscar Valentín vuelve a Vallecas

Óscar Valentín vuelve a Vallecas

El mediocentro que jugó en el Rayo B en la temporada 15/16 se convierte en el primer fichaje del cuadro de Paco Jémez en este mercado estival.

El primero en llegar es uno que vuelve. Óscar Valentín se convierte la primera incorporación del primer equipo masculino del Rayo Vallecano en la presente ventana de fichajes, tal y como han anunciado las redes oficiales del club en la tarde de hoy.

Óscar Valentín Martín Luengo (Ajofrín, Toledo, 20/8/1994) es un talentoso centrocampista defensivo que pese a su juventud ya ha dejado muestras de talento a varios niveles, desde el fútbol base madrileño hasta la Segunda División. Formado en las inferiores del Rayo Majadahonda, equipo con el que jugaría sus primeros minutos en Tercera, Óscar recala con 19 años en el Alcobendas Sport en la temporada 13/14. Su primer curso completo en Tercera es más que notable, con 36 partidos y 5 goles para el mediocentro. Estos números hacen que los encargados de la cantera del Rayo Vallecano pongan su mira en él, llegando a firmar contrato con la entidad franjirroja, aunque por el momento seguiría un año más en Alcobendas en calidad de cedido.

La temporada 14/15 sería la de su confirmación, pues jugaría 34 partidos y anotaría 2 goles para ayudar al Sport a acabar en 3ª posición y jugar así el playoff por el ascenso a Segunda B, del cual les apearía en primera ronda el Gerena sevillano por un global de 5-3 y pese a ganar por 1-0 la ida en Alcobendas. Acabada la temporada, también acabó la cesión, y esta vez Óscar llegaría a la disciplina del Rayo B para quedarse. Eran momentos de aguas revueltas en el Filial de la Franja, recién descendido desde Segunda B y con el deber de tomar la alternativa para la generación que había logrado el histórico doblete juvenil de la mano de Diego Merino, quien sería el entrenador del B en el año del retorno a Tercera.

Pese a que la 15/16 fue una temporada de luces y sombras en cuanto al Rayo B se refiere, el cuadro que entrenaba Merino (con un tal Miguel Ángel Quejigo de segundo) demostraba una calidad y un buen fútbol que no se veían plasmados en resultados. Para que os hagáis una idea, Óscar Valentín peleó durante el año por la titularidad en el medio campo con gente como Pablo Clavería, Kike Pérez, Isi Gómez o Alberto Lozano. Finalmente, el Filial de la Franja acabó 15º con 46 puntos, 2 posiciones y 12 puntos por encima del descenso, una temporada en la que Óscar se dejó la piel en los 20 partidos en que apareció, en los cuales anotó un solo gol, casi a modo de despedida, pues fue en casa del Lugo Fuenlabrada en la última jornada, un tanto que igualaba a 2 un partido que el Rayo B acabó venciendo por 2-3. Finalizó el curso, y con ello llegaron los movimientos de entrada y salida. Entre estos últimos estaba el nombre de Óscar, que acabó volviendo al Alcobendas Sport.

La temporada 16/17 fue el punto de inflexión para el jugador toledano. Convertido en la referencia del juego del cuadro alcobendano, participó con su buen manejo de balón, su visión para el toque rápido y un gol en 35 partidos de liga regular en la excelente temporada del equipo entrenado entonces por Rubén Reyes, que con 63 puntos obtendría la 3ª plaza en la clasificación final y de nuevo la clasificación al playoff de ascenso. En esta ocasión, el Alcobendas Sport se quedó a un paso de subir a Segunda B, pues tras eliminar a la SD Logroñés en los penaltis en la primera eliminatoria y ganar los dos partidos a la Gimnástica de Torrelavega en la segunda, sucumbiría ante el Lorca Deportiva en el doble enfrentamiento final. Óscar jugó la totalidad de 5 de los 6 duelos del playoff, incluyendo la prórroga contra los riojanos. Tocó la categoría de broce con los dedos, pero no llegaría a ella por ascender con el Sport.

La gran temporada de Valentín le valió para recalar en Segunda B, y donde mejor que en el club que le había visto crecer como futbolista, el Rayo Majadahonda, y con quien mejor que con Antonio Iriondo, el “míster” que le dio la alternativa para jugar con los “mayores” unos años atrás. Óscar sería el dueño del mediocentro del Cerro del Espino y una de las piezas clave del equipo que sorprendería a todo el país, pues teniendo el 11º presupuesto más bajo de los 80 equipos de Segunda B, el Rayo Majadahonda salió campeón del grupo I y, en una épica eliminatoria frente al FC Cartagena resuelta de forma dramática en el descuento de la vuelta, logró ascender a Segunda División por primera vez en su historia. Óscar contribuyó a escribir esta historia con su presencia en 33 partidos de liga regular, 1 de Copa del Rey y 4 de Playoff (la eliminatoria ante el Cartagena y la “final” que se perdió frente al Mallorca), lo cual le valió seguir para el gran reto de jugar en Liga de Fútbol Profesional.

Asumió el mediocampista el reto de capitanear la nave majariega en su primera navegación por la categoría de plata, llevando el brazalete en 7 de los 35 partidos de liga que disputó, dando muestras de su indudable calidad y su versatilidad para jugar ya sea en el medio o en la zaga. El cuadro de Iriondo y Juanvi Peinado luchó de tú a tú con equipos de renombre del fútbol español, derrochando garra y corazón en el Cerro del Espino, en el Metropolitano o donde fuera, pero finalmente no fue suficiente y el Rayo Majadahonda acabó descendiendo al acabar en 19º lugar con 45 puntos, quedándose a 2 de la salvación que acabó marcando el CD Lugo. Pese al mal trago de no mantener la categoría, Óscar Valentín dio cuenta de su talento y se estrenó como goleador en el fútbol profesional ante el Albacete en el Cerro del Espino, tanto que no obstante no sirvió para sumar ya que lo ganarían los manchegos por 2-3.

El año realizado en el plano individual dejaba clara una cosa, que Óscar Valentín era un jugador que merecía seguir en Segunda. A esa conclusión ha debido llegar el director deportivo del Rayo Vallecano David Cobeño. Ya había “vuelto” a Alcobendas y Majadahonda, así que solo le quedaba Vallecas. Afronta Óscar el gran reto de aportar en una posición en la que el equipo que dirige Jémez ha sufrido grandes carencias en el último curso, así como de formar parte de un equipo que no tiene otro objetivo que regresar cuanto antes a Primera. Salió del Filial de la Franja un jugador joven con gran potencial, y ahora vuelve para las próximas 4 temporadas un futbolista contrastado pero en constante crecimiento. El deseo compartido del jugador y de la afición rayista es que salga todo de perlas.

¡Bienvenido de vuelta, Óscar!

Texto de Jorge Morales García. Imagen de Miguel Ángel Mena.