Querida Agrupación

Querida Agrupación

Carta de un hincha al Rayo Vallecano en el aniversario 96 de su fundación.

Querida Agrupación,

Iba a preguntar como estás, pero he caído en la cuenta de que eso podría ser contraproducente. Aunque haga tiempo que oficialmente no te llames así, eres una Agrupación Deportiva, por lo tanto es relativamente sencillo medir el cómo te va viendo clasificaciones de una liga que se ha parado en seco por un virus. Basándonos en ese criterio, sé que podrías estar peor, pero desde luego que también muchísimo mejor.

Agrupación Deportiva era tu nombre, Rayo Vallecano es como te conocen todos. Eso, para los que como yo te queremos y hacemos de la franja roja de tu camiseta nuestra bandera, es algo que trasciende lo que sucede en el terreno de juego. Y es pensando en eso cuando me da reparo preguntarte como estás.

Son momentos muy difíciles para todos, y eso significa que para quien es humilde lo son con bastante más intensidad, por no decir que son jodidos a más no poder. En tu barrio está la prueba. El maldito “bicho” ha golpeado fuertemente Valllekas, y si ya costaba ganarse la vida antes imagínate ahora. Y como no, hay que soportar que los de siempre intenten verter sobre nosotros toda su bilis.

De lo más duro de esto es que tú ahora no estás. Tú, que muchas veces has sido el momento de alivio del aquel al que le costaba respirar, que eras la excusa para que nos juntáramos los colegas alrededor de unas cervezas para prepararnos para volver a verte. Ahora eso parece un espejismo, pues cuando vuelvas tú, o al menos la parte de ti que mueve intereses que poco tienen que ver con los de la afición, lo harás sin que podamos volver a verte. ¿Para qué?, preguntarás. Como si no supiéramos la respuesta.

Sin embargo, no quiero derramar lágrimas de tristeza. Hoy hace 96 años que unos colegas del barrio se juntaron en la casa familiar de unos de ellos para formar un club de fútbol, y es por eso por lo que te escribo. Para celebrar ese acontecimiento, que gracias a esa locura de unos pocos y a la madre que parió a algunos de ellos (gracias eternas, doña Prudencia), tú existes. Para festejar que estas viva, que no es poco, y más aun cuando quien más debería velar por ti ha manifestado en varias ocasiones que le das absolutamente igual.

Quiero celebrar contigo que tienes un significado. Que aunque de vez en cuando los que llevan tu camiseta por el campo a veces parezcan no ser dignos de ella, tu gente les hace saber lo que tú significas y representas. Si no, ¿de qué iban jugadores de fútbol a aportar, coger y cargar comida para la gente del barrio que más está sufriendo estos tiempos perros que nos ha tocado vivir? Pues por la misma razón por la que hace años también se movilizaron para, por ejemplo, parar el desahucio de una señora mayor: porque el Rayo Vallecano puede ser pequeño en lo deportivo, pero debe ser grande en valores. Si es el corazón que hace latir Vallekas, es así como se demuestra.

Estaba hablando de aquella parte de ti que está más sujeta a intereses que al común de los mortales ni se le ocurren, y evidentemente que de esa parte se cometen errores y faltas, pero descuida, que se los hacemos saber. Todo lo contrario que esa parte de ti que no juega en un Estadio, sino en una Ciudad Deportiva. Esas Guerreras y esos chavales que dignifican tu Franja, dejándose la piel por ella en el campo y estando a disposición de la gente fuera del verde. De ellas y ellos no he de decirte nada, porque si sienten un orgullo por tu nombre y tus colores que sea la mitad de grande que el que nos hacen sentir por sus acciones a diario (y me consta que lo sienten), ya es la leche. Quizá eso sea lo que más duela de la pandemia, no poder disfrutar en la cancha de sus gestas futbolísticas, porque ir al Estadio está bien, qué menos, pero lo de la “City” es otro rollo.

Y qué decir de tu gente. Tu afición. Bien es verdad que quien todos sabemos ha creado un clima de apatía nunca vista, que ha hecho que gente que te quiere, y mucho, haya acabado alejándose de ti. Pero para lo que de verdad importa, la vida que va más allá de sumar 3 puntos cada domingo, la hinchada no ha dudado en ponerse la camiseta de la Franja como mono de trabajo y de enarbolar con ella la bandera de la solidaridad. Porque poco nos importa lo que nos digan de ciertas altas esferas o lo que callen cuando les conviene. Porque si queremos llevar el nombre de la Agrupación y de Vallekas con dignidad, sabemos que esto es lo que hay que hacer, organizarse para que nadie se quede atrás.

Hoy cumples 96 años, y en la cabeza de muchos de nosotros hay serias dudas si te veremos cumplir los 100. Pero ahora lo que quiero es celebrar que ahora mismo existes, y que eso ya es decir bastante para tu gente, para tu barrio, para quien la Franja atraviesa el pecho por fuera pero también por dentro.

¡Feliz 96 cumpleaños, mi querida Agrupación Deportiva Rayo Vallecano! ¡Que cumplas muchos más y que tus hinchas lo veamos!

Te quiere,

Jorge

P.D.: nos volveremos a ver, y como hace 2 años y 2 días, volveremos a festejar en la Fuente de la Asamblea.

Imagen de Alberto Leva