Toque de atención

Toque de atención

Un manso Rayo cae en su visita a un Alcorcón que acabó con 10 y marcando dos goles en los instantes finales (2-0).

De vez en cuando, si te piensas que lo tienes hecho pero no es así, el fútbol te da un toque de atención. Eso le sucedió al Rayo Vallecano, que salió a dominar al AD Alcorcón en su casa y acabó derrotado.

Se respiraba un gran ambiente en la tarde de sábado en un Santo Domingo que presentó una de las mejores entradas que se recuerdan, dejando aparte el detalle de que hubiese más de un millar de asientos vacíos en un estadio que había colgado el cartel de “No hay billetes” en sus taquillas para un derbi con la búsqueda de la salvación en juego.

Desde bien pronto quisieron los de Míchel tener el balón e intentar avanzar hacia el área rival. Así lo había previsto el entrenador local, Julio Velázquez, que basó el devenir de su equipo, y en consecuencia del partido, en la férrea defensa, con una línea de 5 jugadores en la zaga que hacía muy complicado que llegasen balones al área. Entre esa circunstancia, las viejas reticencias rayistas a probar disparos lejanos y que el Alcorcón apenas se atrevía a asomarse por el campo rival en alguna contra, se vio en la primera mitad mucho toque, poco fútbol y aun menos oportunidades de gol. Lo más cerca que estuvo de moverse el marcador antes del descanso fue en el minuto 37, en una falta que lanzó Ebert a 20 metros de la frontal que obligó a Dmitrovic a dar lo mejor de sí para sacar el cuero de la escuadra. Poca historia en el primer acto, si bien la sensación es que parecía que el Rayo era ligeramente superior.

El comienzo de la segunda mitad recordaba mucho a la dinámica que había tenido la primera, si bien cada vez era más patente el cansancio y lo difícil que era para el cuadro visitante el tratar de romper el muro amarillo. Viendo que faltaba fluidez en el ataque, Míchel cebó la zona ofensiva rayista con las entradas de Miku y Manucho, y posteriormente la de Lass, pero no dieron resultado. Los atacantes franjirrojos parecían incapaces de meter un buen pase en profundidad, un centro rematable o tirar algún desborde.

La fatiga que empezaba a carcomer las filas vallecanas hacía que el cuadro amarillo tuviese cada vez más la pelota y se aventurase a crear juego más allá de las contras. Viendo que el partido se podía poner de cara, Julio Velázquez (o más bien su segundo Luis Díaz, pues Julio estaba sancionado) introdujo en un lapso de 6 minutos a Iván Alejo y Víctor Pérez, en dos movimientos de banquillo que resultarían fundamentales para el resultado final. Ahora verán por qué.

Entraba el partido en el último cuarto de hora, ese lapso de tiempo en que un encuentro soso como este se debía abrir, aunque sea mínimamente, por lo que había en juego. Pero lejos de ello, se rompió en menos de 5 minutos, lo que tardó en verse un par de goles y una expulsión, todo hacia el mismo lado. Corría el minuto 79 cuando un despiste de la zaga franjirroja en un saque de banda propició un desborde de Bellvís para ganar la línea de fondo y ponerla en el punto de penal, donde saltó Iván Alejo, muy por encima de su marcador Embarba (lo que leen), para rematar con un testarazo perfectamente ejecutado un balón que poco pudo hacer Gazza para detenerlo. Con muy poco, y tras 80 minutos de mas hastío que fútbol, se adelantaba el equipo alfarero.

Prácticamente en la jugada posterior al gol sería expulsado el autor del mismo, Iván Alejo, por una fea entrada por detrás y completamente a destiempo contra el tobillo de Trashorras. Viendo que el rival se quedaba en inferioridad numérica, los jugadores rayistas se vinieron literalmente arriba, pensando que se le podría dar vuelta, pero dejando muy descuidado el campo propio para la posible e inminente contra. Un pelotazo largo desde la mitad de cancha local valió para que corriera por la banda derecha Álvaro Giménez y sin controlar la pelota, al primer toque, la metiera al punto de penalti, donde llegó como una exhalación Víctor Pérez para definir según le venía ante la salida inocua de Gazzaniga. Esto cuando el marcador señalaba 83 minutos completados. En apenas 4 minutos, el Alcorcón se había quedado con 10 hombres y liquidado el partido.

Poca chicha le quedaba al encuentro en el tiempo que restaba, incluyendo el descuento, donde el único aliciente fue un cambio abortado en las filas alfareras por una lesión de Unai que no era tal. Finalmente los puntos se quedaron en Santo Domingo. Cayó 2-0 un Rayo al que, en palabras de su entrenador, “le faltó fútbol” para doblegar a su rival. Toque de atención para la Franja en la lucha por la permanencia que continuara en Vallecas el próximo viernes a las 20:00 contra un Nàstic que abre el descenso a 3 puntos de los de Míchel.

 

FICHA TÉCNICA

AD Alcorcón: Dmitrovic (p.), Bellvís (cap.), Owona, David Navarro, Unai Elgezábal, Nélson, Toribio, Tropi (Víctor Pérez m.70), Bakic (Razvan m.90+3), Pablo Pérez (Iván Alejo m.65) y Álvaro Giménez.

No utilizados: Dani Jiménez (p.s.), David Rodríguez, Óscar Plano y Cuenca. Entrenador: Julio Velázquez.

Rayo Vallecano: Gazzaniga (p.), Álex Moreno, Íñiguez, Amaya, Quini, Trashorras (cap.), Fran Beltrán, Raúl Baena (Miku m.66), Ebert (Lass Bangoura m.77), Embarba y Javi Guerra (Manucho m.66).

No utilizados: Tomás Mejías (p.s.), Galán, Dorado y Jordi Gómez. Entrenador: Míchel.

Árbitro: Sr. Díaz de Mera Escuderos, del colegio castellano-manchego. Expulsó por roja directa a Iván Alejo en el Alcorcón. Amonestó a Amaya en el Rayo.

Goles: 1-0, m.79, Iván Alejo. 2-0, m.83, Víctor Pérez.

Estadio Santo Domingo, 3.918 espectadores, de los cuales 300 rayistas. Partido correspondiente a la 38ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Segunda División. Tarde fresca de nubes y claros. Césped en condiciones aceptables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.