Morir en la orilla

06/11/2017
Morir en la orilla

Rayo y Albacete empatan a dos goles en un partido vibrante en el que en el último suspiro los tres puntos pudieron quedarse en Vallecas.

A las 12.30 daba comienzo el partido de las dudas, las que sobrevolaban la City ante tanta baja en el cuadro local y el posible rendimiento que podían dar las sustitutas de las Carre, Mari o Natalia. A toro pasado podemos decir que han aprobado el examen que tenían por delante y si me apuran les diré con buena nota.

Empezarían las nuestras avisando sin haberse cumplido el primer minuto de juego en un disparo que se fue a córner lanzado posteriormente sin consecuencias. Hoy presentábamos una pareja inédita en la medular con la presencia de Pilar García y Vicky, con Estela haciendo de enganche por detrás de Ángeles, en punta. Desde el pitido inicial se vio que era un partido en el que el equipo que se hiciera con los mandos del centro del campo tendría mucho ganado y en ese apartado la lucha fue titánica durante todo el partido. Por parte visitante el peligro llegaba en sendas ocasiones de Costa que dejaba claro que el Fundación no había venido a Vallecas a hacer turismo.

Corría el minuto 33 cuando tras una gran jugada del ataque franjirrojo, Laurita iba a percutir (siempre me ha encantado esta palabreja) hasta línea de fondo y serviría un balón de gol para que Ángeles abriera el marcador. No iba a durar demasiado la alegría ya que siete minutos más tarde Matil, sin oposición y sin necesidad de saltar siquiera, haría el gol del empate con un cabezazo a la salida de un córner. De nuevo el balón parado nos volvía a penalizar, da igual las veces que lean esto, encajamos demasiados goles en córners o faltas laterales y es un lastre demasiado importante en muchas ocasiones.

Con empate (justo) en el marcador se irían ambos equipos al descanso y con 45 minutos por delante para tratar de lograr una primera victoria en casa que, de momento, se resiste. La segunda parte iba a ser un calco de la primera, en la que ambos equipos iban a por el partido, cada uno usando sus armas y tratando de poner en apuros a la guardameta contraria. La polémica del encuentro llegó cuando la colegiada no observó que en un lanzamiento indirecto de falta botado por Estela, tocaba la guardameta del Fundación el balón y entraba en su portería. Para la árbitra el balón entró directo sin tocarlo nadie, a pesar de que sonó el impacto del balón en los guantes y así lo reconocía Elena de Toro al final del encuentro.

En el minuto 66 se iba a producir el momento bonito del partido, iba a llegar el tan ansiado debut de Anita Blanco, un debut que muchos veníamos esperando hace mucho tiempo y con el que ya nos podemos retirar tranquilos en esto de animar a la franja. Además de lo emotivo del gesto iba a resultar a la postre decisivo en la consecución del segundo tanto, obra de otra “de las nuestras”, Iris. Anita iba a marcarse un pase al hueco digno del mejor Michael Laudrup de la época, Iris iba a aprovechar el regalo de su compañera y tras irse en velocidad y regatear a la portera, su disparo se iba a alojar en el fondo de las mallas (no sin cierta dosis de intriga).

Se jugaba el minuto 86 y se acariciaban los tres puntos, pero dicen que la alegría dura poco en la casa del pobre y así fue, ya que un minuto después, un centro chut de Andrea Ojeda se iba a colar en la portería defendida por Ali, a la que el viento le jugó una mala pasada.

Cuando parecía ya sí parecía muerto el partido, Sheila en una internada en el área iba a provocar un penalti, que tras un mar de dudas sobre quién iba a lanzarlo, acabaría pateando Andújar y deteniendo Elena de Toro, a la postre protagonista del partido en el bando visitante. La colegiada todavía había tenido tiempo en una jugada previa al penalti, a expulsar a Quejigo por protestar una acción en la que Estela sufrió hasta tres faltas y que no sancionó. Al final del choque el míster nos decía que la protesta se limitó a un “qué ventaja me has dado”. Si esto es motivo de expulsión prepárense para ver partidos de ocho contra ocho, en los que resultemos expulsados hasta los aficionados. Señores de la Liga Iberdrola, denle una vuelta al formato actual de designación de colegiadas, única y exclusivamente.

Para ser honestos hay que decir que el empate es justo, visto los méritos de uno y otro conjunto, pero es cierto que con el penalti en el último suspiro y tras habernos puesto dos veces por delante en el marcador, hemos llegado a rozar con las yemas de los dedos los tres puntos. Estos tres puntos tendrán que esperar y ojalá lleguen muy pronto (como los refuerzos tras las lesiones. Pongánse las pilas los que mandan en esta parcela) y si pueden ser en Zubieta el próximo domingo, mejor.

Para finalizar tengo que decir que en mi equipo quiero siempre a jugadoras como Paula Andújar, por muchos y variados motivos, como es el amor que siente por esta franja (lo que me ha llevado a rebautizarla como BukAndújar). El gesto de hoy de pedir el penalti no lo hace cualquiera y hemos asistido a la valentía hecha defensa. Hoy la moneda ha salido cruz, pero no dudes de que otro día saldrá cara, porque la vida premia a los valientes y tú hoy lo has sido.

Texto: Alberto Leva

Imagen: Javi LR