No es un rival cualquiera

18/01/2019
No es un rival cualquiera

El próximo domingo nos visita la Real Sociedad en Vallecas, un viejo conocido con muchas connotaciones muy positivas y alguna más negativa.

La visita de la Real Sociedad a Vallecas siempre es especial por muchas razones. Tal vez, el hermanamiento de sus aficiones sea lo más llamativo en este tipo de duelos, ver la Avenida de la Albufera teñida de los colores franjirrojos y blanquiazules compartiendo previa es un placer y un hecho cada vez más complicado teniendo en cuenta los caprichos del señor Tebas a la hora de elegir los horarios de los partidos (al Alavés-Rayo me remito sin ir más lejos).

El partido nos dejará varios reencuentros también. Vuelve a Vallecas con el conjunto txuri urdin Diego Llorente, jugador que jugó en calidad de cedido por el Real Madrid la temporada del descenso a Segunda División, con el turbio recuerdo, precisamente, del partido contra el equipo donostiarra. En aquella temporada Diego fue, sin duda, el jugador más destacado del Rayo Vallecano, pero no le valió para tener continuidad en el Real Madrid que le cedió al Málaga CF para posteriormente traspasarle a la Real Sociedad. La temporada de Diego en Vallecas no pasó desapercibida para el seleccionador nacional, Vicente del Bosque, que le hizo debutar con la selección absoluta en un amistoso ante Bosnia y Herzegovina.

Otro reencuentro se vivirá en los banquillos, por parte del Rayo Vallecano estarán Míchel, Salva y Rubén Reyes, y por parte de la Real Sociedad viene Mikel Labaka como ayudante de Imanol Alguacil. Míchel y Labaka coincidieron vistiendo la elástica franjirroja en la temporada 2011-12 a las órdenes de Sandoval. Mikel no coincidió como compañero con Salva ni con Rubén Reyes, pero sí como rival en uno de los partidos más vibrantes y locos que en Vallecas se recuerdan. Sucedió en la temporada 2009/2010 en Segunda División y fue un partido de alternativas en el que el Rayo se adelantó hasta en tres ocasiones en el marcador y la Real consiguió neutralizar esa ventaja para finalizar el partido con empate a tres. Aquel día, Míchel, Salva y Labaka fueron titulares y Rubén Reyes salió en la segunda mitad supliendo precisamente a Míchel. En ese encuentro fue expulsado Salva en el minuto 89, fue titular en el Rayo Vallecano el actual director deportivo, David Cobeño y en el banquillo estaba Tito que no disputó ni un minuto.

Pero si alguien puede decir bien alto que la Real Sociedad no es un rival cualquiera, ese es Miguel Ángel Sánchez “Míchel”. Frente al conjunto donostiarra consiguió anotar su primer gol en Primera División el hoy técnico franjirrojo. Fue en la tercera jornada de la temporada 1999-2000 y supuso la victoria del equipo entrenado por Juande Ramos por 2-1. Míchel anotó el gol del triunfo en el minuto 89, apenas 30 minutos después de ingresar en el terreno de juego sustituyendo a Eduardo Estíbariz. Golazo de volea a la salida de un córner que perdurará en el recuerdo de muchos rayistas (Minuto 13.30 del siguiente VÍDEO).

Una temporada más tarde, Míchel conseguiría su mejor marca anotadora en un mismo partido como jugador en Primera División y, como no podía ser de otra forma, lo consiguió ante la Real Sociedad. En la sexta jornada de la temporada 200/01 el Rayo Vallecano derrotó al equipo dirigido por Javier Clemente por 4-1, batiendo el “8 de Vallecas” en tres ocasiones al sueco Asper que defendía el marco realista. Ese día Míchel estaba tocado por la varita de los dioses y todo lo que tocaba lo convertía en gol (de falta o de jugada). Esa misma temporada alcanzó su mejor registro anotador en una misma temporada, finalizando la misma con 10 dianas.