Análisis Rayo Vallecano (Parte IV); delanteros

15/06/2016
Análisis Rayo Vallecano (Parte IV); delanteros

En una temporada en la que el conjunto vallecano estuvo por debajo de las expectativas, la delantera es la línea que mejor parada sale.

Parece que el tiempo se haya parado en Vallecas, seguimos como hace un mes. No hay bajas, ni altas, ni tan siquiera rumores, por lo que hoy en “cortita y al pie” seguimos pensando y analizando, lo realizado por nuestros jugadores,que son los mismos que acabaron. Salvo los que acaban contrato, los demás se fueron de vacaciones y aún no saben cuál será su destino.

Ciñéndonos únicamente en el análisis de la última línea por evaluar, la delantera, es posible que fuera la mejor en cuanto a rendimiento, si bien es cierto que no fue suficiente para mantener al equipo a flote.

Bebé: el cabo-verdiano, uno de los cedidos (Benfica), tuvo un rendimiento irregular. Comenzó la temporada a buen nivel, pero a medida que el curso transcurría fue perdiendo protagonismo y la confianza de Paco Jémez (Bebé fue una petición expresa de Paco). Sin embargo su rendimiento en las últimas jornadas fue a más y, se mostró como un jugador vertical e intenso. Aún así, se esperaba unos números realizadores de mayor calado. Su faceta más significativa fue la de asistente ( 8 asistencias y 3 goles en 34 partidos), partiendo desde la izquierda y buscando centros tensos fáciles de rematar. Un 6 para el extremo.

Manucho: el congoleño es un jugador muy querido por la parroquia vallecana. Su estilo de juego, a base de entrega y trabajo, es del agrado de la afición. La verdad tampoco es un jugador con mucho más. Mucha brega, poderoso en el juego aéreo, pero con poca calidad de remate y exento de esa pausa necesaria que definen a los buenos definidores. Quizá el Rayo no se pueda permitir un jugador de mayor calidad. Sus 4 goles en 28 partidos hablan ciertamente de las características del congoleño. Un 4, no aprueba ante la ineficacia en ataque.

Miku: un jugador a todas luces desaprovechado. Pagó los platos rotos del desencuentro entre Felipe y Paco por su fichaje. Este desencuentro ralentizó en demasía su entrada en el equipo. En cuanto tuvo continuidad rindió a buen nivel, la calidad en ataque del equipo mejoró, si bien no es el jugador con más garra pero si un jugador de un buen nivel técnico. Sus 9 goles y 4 asistencias en 22 partidos son números nada desdeñables para un jugador de un equipo que acabó descendiendo, por todo ello un 6 para el venezolano.

Javi Guerra: posiblemente el mejor delantero del equipo. Gran fichaje, rendimiento notable en los inicios de Liga que se vieron mermados por las inoportunas lesiones en su maltrecha rodilla, que acabaron con una racha goleadora que puso a Guerra entre los mejores realizadores nacionales de la Liga. El de Vélez-Málaga hizo 12  goles en 30 partidos. Un 6.5 para el malagueño.

Registros más que aceptables, sobre todo de Miku y Guerra, que suman un total de 21 goles entre los dos. Números que en ningún caso son de equipo que pierde la categoría. Datos que dan más rabia si cabe, pues muchos equipos querrían tener un par de delanteros que aseguraran esos registros.

Hasta aquí una visión muy personal del rendimiento del equipo. Esperemos hacer lo mismo dentro de exactamente un año, y contar con muchos sobresalientes, eso significará que el Rayo ha vuelto a Primera División.

Chema Broncano