Gris mañana

Gris mañana

El Rayo B cae en su visita al Torrejón (1-0) en un partido disputado ante un serio rival y en el que faltó suerte.

Son los momentos complicados los que curten el carácter de los grandes equipos. Un ejemplo es la gris mañana que tuvo el Rayo B en su visita al AD Torrejón CF, en la cual cayó por la mínima en un partido bravo y complicado.

Las nubes teñían de gris la mañana que acompañaba el partido, lo cual no impidió que la afición torrejonera fuese en masa a arropar a su equipo, dejando la tribuna de Las Veredillas claramente pequeña, teniendo que quedarse muchos asistentes de pie tras las vallas de uno de los fondos y de la lateral. Ambientazo de fútbol modesto para recibir al Filial de la Franja, que presentaba en el once una gran novedad con el debut en el centro de la zaga del defensa juvenil Sergio Gimeno.

El comienzo del encuentro parecía el típico tanteo de inicio que tanto se da en esta categoría, con los dos equipos experimentando y viendo como pueden hacerle daño a su rival. El Rayo B tuvo alguna aproximación, pero la buena fue la primera para el Torrejón. Apenas cumplidos 8 minutos, los locales llegaron al área rival corriendo por el costado derecho, donde se lanzó el centro al corazón del área chica. El primer remate dio en el poste y provocó alrededor un pequeño caos en el que los delanteros no la remachaban, los defensas no la despejaban y la pelota quedó muerta. Aprovechó esta última tesitura Conte para empujarla a la red y acabar con la incertidumbre. Estalló de alegría la grada con el tempranero tanto del 10 local, a la vez que quedaba contrariado el cuadro rayista con el gol encajado.

Reanudado el juego se vio que el buen momento que viven los torrejoneros no era mera casualidad. Los de Joselu demostraron ser un equipo muy serio, bien pertrechado, asfixiando a su rival con la línea adelantada y una fuerte presión al jugador con balón. Complementaban además su fortaleza defensiva con la viveza que tenían en ataque, entrañando serio peligro prácticamente cada vez que rondaban el área visitante. Rara era la internada que no acabase en tiro, todos estos repelidos por los centrales o acabando en las manos de Dani Merino.

En ese contexto, el Rayo B peleaba con la presión rival y consigo mismo para tratar de buscar el empate. No andaba demasiado fino el equipo, y en gran parte es mérito de un Torrejón que supo leer y anular el juego de los vallecanos en gran parte del primer tiempo. Con apenas media hora jugada, contando solo un tiro de Meseguer al exterior de la red como ocasión a favor y viendo que el partido se estaba tornando gris oscuro, decidió Ángel Dongil buscar la reacción con el primer cambio del encuentro, retirando a Jorge Moreno para meter a Ruby Atuse. Cambio lógico, central por central, con el que se buscaba más viveza a la hora de sacar el balón jugado.

Y a fe que se logró en el tramo final del primer periodo, en el cual el Filial de la Franja montó asedio en las inmediaciones del área local, La defensa del Torrejón exigía lo mejor a la creación de juego rayista para simplemente disponer de una posición de disparo, por complicada que fuera. Lo intentó el Rayo B recurriendo a disparos desde la frontal y a buscar el cabezazo en algún córner, pero no pudo hacer daño ni en los 15 minutos que quedaban de primer tiempo ni en los 5 que se añadieron, para sorpresa de unos y protesta de otros, por el cambio rayista y las constantes interrupciones para atender a jugadores locales, quejados de calambres desde el minuto 20. Llegó el descanso con 1-0 en el marcador y mucha tela que cortar en la segunda parte.

El comienzo del segundo tiempo tuvo la dinámica clásica de un partido de estas características: el equipo que va por debajo, en este caso el Rayo B, trata de volcarse en ataque para lograr la igualada, mientras que el que va ganando, el Torrejón, opta por un juego más conservador y fiar su ataque a eventuales contras que entrañaban casi más peligro que todas las conducciones visitantes, como es el caso de una que acabó en remate con la coronilla de Izán que golpeó la base del poste rayista. Aun viéndose el balón más cerca de su área, seguía estando más cómodo el cuadro local, amén de más gris y espeso el Filial de la Franja.

Cumplido el minuto 64 hizo Ángel Dongil su segundo cambio, de corte claramente ofensivo, al retirar a Luis Aguado y dar entrada a Cano. Tras esta sustitución, disfrutó el Rayo B de sus mejores instantes en el partido y de sus ocasiones más claras. Destacamos dos oportunidades. La primera, una jugada rápida tras recuperación de Ángel Algobia, apertura a la esquina derecha para el centro de primeras de Alberto para buscar el remate franco de un Álvaro Juan que se resbaló al armar el disparo y acabó echándola fuera. La segunda, una doble oportunidad con barullo en el área chica, siendo desviado el primer remate por un Nacho que estaba vencido para el segundo, que fue forzado y golpeó en el larguero. Claramente, la pelotita no quería entrar.

Se salvó el Torrejón del arreón rayista, y viendo que mantenía su ventaja buscó que el partido se jugase de la manera que los de rojo y franja blanca querían para retener los puntos en casa. Con cambios y atenciones de jugadores doloridos se torpedeaba el ritmo de juego, amén de que corría el reloj. Entró Xian por Meseguer a 13 minutos del 90 para tratar de desatascar el encuentro y buscar al menos el empate. El vuelco del Rayo B sobre el campo local era ya total y absoluto, así como la intención torrejonera de defender con uñas y dientes su área y tratar de aprovechar los huecos que dejaban unos visitantes a los que también les pesaban las piernas para buscar la sentencia. Según corría el reloj, se atisbaba qué final tendría la contienda, pero lo corto del marcador le daba algo más de pimienta al partido.

Se cumplió el 90 y el colegiado rizó el rizo del descuento añadiendo 6 minutos, ante la clara indignación del banquillo local, que vio 2 de las 6 amarillas que recibió el Torrejón en el partido. En cuanto al juego, el Rayo B trató como pudo de acabar en campo rival y de buscar el empate, pero los locales también jugaban y estuvieron gran parte del tiempo añadido en la mitad de terreno franjirroja. Llegó el pitido final, haciendo cambiar los silbidos de la parroquía de Las Veredillas por un grito unánime de felicidad por la 5ª victoria seguida de su equipo, que se dice muy pronto.

Nuevo tropiezo del Rayo B en una mañana gris, en un partido que no estuvo de cara tanto por mérito del rival como por mala suerte en las que se tuvieron a favor. Con esta derrota el Filial de la Franja pierde la plaza de playoff, cayendo a la 5ª posición con 37 puntos, empatado con el Leganés B, y quedando a 2 puntos de Alcalá y Unión Adarve, que ocupan la 3ª y la 4ª plaza respectivamente. Toca hacer borrón y cuenta nueva para tratar de volver a la zona de eliminatorias de ascenso, y la primera oportunidad será el próximo domingo al recibir en la “City” al colista pero siempre peligroso Villaverde San Andrés.

FICHA TÉCNICA

AD Torrejón CF: Nacho (p.), Garci, Zambrana, Dimas, Yepes, Pablo, Heras (cap.), Conte (Álex m.88), Esaú, Diego (Óscar m.72) e Izan (Dani Rodríguez m.80).

No utilizados: Rafa (p.s.), Zapata, Ismael y Rober. Entrenador: Joselu Sánchez.

Rayo Vallecano B: Dani Merino (p.), Luis Aguado (Cano m.64), Meseguer (Xian m.77), Gimeno, Jorge Moreno (Ruby Atuse m.30), Arratia, Álvaro Juan, Ángel Algobia (cap.), Carrasco, Alberto y Marc Echarri.

No utilizados: Luis Martínez (p.s.), Manu Navarro, Aguirre y Diego. Entrenador: Ángel Dongil.

Árbitro: Sr. Cardero Arranz. Amonestó a Zambrana, Pablo, Óscar y Dani Rodríguez en el Torrejón y a Marc Echarri en el Rayo B, así como al delegado del Torrejón Juan José Pozón, y al segundo entrenador del Pozuelo Alberto Martín.

Gol: 1-0, m.8, Conte.

Campo Municipal Las Veredillas, lleno, unos 400 espectadores. Partido correspondiente a la 24ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana fría y nubosa. Césped artificial en buenas condiciones para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.