Un domingo cualquiera

Un domingo cualquiera

El Rayo B vence con justicia al Atlético de Pinto en la “City” (2-0) con goles de Alberto de penalti y de Diego.

Los días de fútbol en la “City” nos acostumbran a emociones fuertes. Si embargo, hay ciertas costumbres que se están consolidando. Una de ellas es que en los domingos que hay fútbol de Tercera el Rayo B sale vencedor de su pleito, en este caso contra el Atlético de Pinto.

Aun resonaban los ecos de otra remontada de las Guerreras y se recogían los cables que se habían utilizado para su transmisión en tele abierta cuando entraron al campo 4 vallecanos y pinteños para iniciar la segunda vuelta de la temporada. Buscaban los locales mantener su fortaleza en casa ante un cuadro visitante que llevaba varias jornadas sin conocer la derrota, aunque eso sí, venía de jugar y ganar 4 días antes en Torrejón un partido aplazado.

Con la gente aun acomodándose en la grada o caminando por la pasarela de la “City”, cuando no había pasado nada reseñable sobre el pasto artificial, con apenas 4 minutos en el marcador, llegó la primera jugada clave. Levantó la cabeza Arratia con el balón en el círculo central y tiró la apertura larga a la banda izquierda para Alberto. Leyó bien la jugada el 10 rayista, y con un control magistral bajó el balón y encaró el lateral del área. Cuando estaba sobre la misma línea y decidiendo sin pasar o tirar, sufrió el derribo por detrás de un defensor. Penalti que el colegiado no dudó en señalar, tan claro que nadie del bando visitante lo fue a protestar. El propio Alberto acomodó el cuero en el punto fatídico. Pateó fuerte y certero al lado derecho de un Olmedo que se lanzó a su izquierda y no pudo sino verla entrar. Antes del minuto 5 conseguía el Filial de la Franja abrir la lata con el penalti que Alberto guisó y que él mismo se lo comió para sumar su 5ª diana de la temporada.

Con 1-0 y casi todo el partido por delante, cualquiera podría esperar que el Pinto se revolviese y buscase la igualada. Nada más lejos de la realidad. Lo que vino desde entonces hasta el descanso fue un dominio total y absoluto del Rayo B. Durante la primera parte se jugó a lo que se le antojó al cuadro franjirrojo, muy dominante en todas las líneas. Atrás estaban muy seguros Denis y Jorge Moreno para ahogar al “Pichichi” Álex Fernández y sacar los pocos balones que rondaron el área local. En el medio, el juego tomaba fluidez bajo la dirección de Arratia y el capitán Ángel Algobia. Y arriba, cada pelota que pasaba por los pies de Álvaro Juan, Diego y Aguirre entrañaba peligro serio de gol.

De hecho, la única nota negativa de la primera parte era no haberse ido con más ventaja al descanso. Las tuvo de todos los colores el Rayo B para hacer el 2-0, fueron muchos los balones que se pasearon por el área chica rojinegra, pero no había manera de terminar de empujarla. El dominio local era descomunal, y solo la falta de acierto propia en varias oportunidades y una gran intervención de Olmedo a un tiro a bocajarro de Álvaro Juan evitaron la goleada en la primera mitad. Tal era la superioridad vallecana que Álvaro García apenas aguantó hasta superar el ecuador del primer tiempo para hacer su primer cambio, dando entrada a De La Cruz por Kevin. Movimiento de escuela de Jémez que no tuvo los efectos deseados, pues el Filial de la Franja siguió atosigando. Se llegó al descanso con el marcador 1-0 y la sensación de que la victoria momentánea de los de Ángel Dongil era corta, pero que de seguir jugando así se avecinaba una tarde de domingo plácida.

Volvió a moverse el banco pinteño en el descanso, entrando Raúl para reforzar el ataque en lugar de Fran. Esta sustitución sí que tuvo el efecto deseado, pues fue el Atlético de Pinto el que tuvo el famoso arreón del comienzo de la segunda parte, creando en los 15 minutos iniciales del complemento más peligro sobre el área local que en todo el primer tiempo. La corta ventaja hacía que el Rayo B tuviera que salir a defender en el comienzo del segundo tiempo, pero los centrales estaban inspirados, y si alguna pelota llegaba a ser disparada entre palos, ahí estaba Mario De Luis. El joven guardameta fue uno de los principales responsables del empate sin goles del duelo de filiales del domingo anterior en Alcorcón, y esta vez seguía empeñado en volver a dejar el marco propio a 0.

Viendo que se había perdido el dominio del juego, Ángel Dongil quiso recuperarlo con los cambios. En el 57 metió a Carlos Hernández por Aguirre, y en el 73 a Cano por Álvaro Juan. Para el momento en que se realizó esta segunda sustitución parecía haber reencauzado la situación el Filial de la Franja, volviendo a jugar como sabe y acercándose con peligro al área visitante. No era un dominio total, más bien un partido abierto entre un equipo que buscaba sentenciar el encuentro y otro que quería el empate. Volvieron a haber un par de pelotas que se cruzaron el área pequeña del Pinto sin que nadie pudiera rematar, dejando vivos a los rojinegros, que agotaron sus cambios a la vez que los vallecanos hicieron el primero con la entrada de Isma Balea por Iván Gil, y con tantos efectivos arriba rondaron el empate con serio peligro. La más clara y evidente, un centro al segundo palo que el alto Álex Fernández remató picado, obligando a Mario De Luis a lanzarse al suelo para quedársela y evitar el empate del otrora delantero franjirrojo.

Suele decirse que el que perdona lo paga, pero más cuesta un error en los momentos decisivos. Cumplido el minuto 80, con el Pinto lanzado y el Rayo B sufriendo atrás, un fallo en un despeje visitante hizo que el balón volviese rebotado a la frontal del área. Ahí la estaba esperando Diego, quien logró bajarla con el primer toque, encarar a portería y batir a Olmedo con un disparo certero, de 9 puro, para ponerle fin a la historia. El grito de gol de la “City” cortó el frío aire de la tarde de domingo, a la vez que permitía respirar tanto a la hinchada local como al propio goleador. Había sido protagonista Diego de varias de las referidas ocasiones en las que no se terminaba de empujar la pelota, pero el 9 del Filial de la Franja se desquitó de la mejor manera, haciendo el tanto definitivo.

El tramo final, iniciado tras el gol con la entrada de Manu Navarro por Alberto como último cambio local, fue de relativa calma para el Rayo B, tan solo turbada por un mano a mano de Raúl que aguantó bien Mario De Luis para rechazar el tiro en primera instancia y luego molestar lo justo en el rebote para evitar el disparo y que la pelota acabase desviada. Tuvo sus minutos de gloria el arquero franjirrojo en otro gran encuentro, a la vez que la desesperación se apoderaba de la delegación visitante, tanto por no poder anotar como con una actuación arbitral que, más allá de acertar en el penalti, dejó mucho que desear, estando más pendiente de pequeñeces en los banquillos que del juego y sacando rápido la tarjeta a pasear. Se dieron 2 minutos de descuento, y aunque oficialmente fueron 4, al final apenas se jugó por el enfrentamiento entre los jueces y el banquillo del Pinto, donde llevaba más de media hora amonestado el entrenador Álvaro García y en apenas un minuto del tiempo extra vio dos amarillas por protestar Rober Águila, el que fuera entrenador de la cantera rayista y hoy es preparador físico de los rojinegros, siendo la segunda requerida por el linier al principal vía pinganillo con un “cárgate a este” que no ayudaba ni mucho menos a enfriar la situación.

Cabreos y líos aparte, el partido acabó. Y lo hizo con victoria de un Rayo B que supo dominar el encuentro en su gran mayoría, supo mantener su portería en 0 por segundo partido consecutivo (algo inédito hasta la fecha) y supo sumar otro domingo ganando en casa. Victoria importante que deja al Filial de la Franja en solitario en la 2ª posición del grupo VII de Tercera, quedando a 9 del líder Navalcarnero, aventajando en 1 punto al 3º, el Alcorcón B, y en 2 a 4º, 5º y 6º, Leganés B, Trival Valderas y Alcalá B respectivamente. El próximo domingo (11:30) toca repetir en la “City” y mantener vivo el fortín ante un San Fernando que viene necesitado de puntos.

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano B: Mario De Luis (p.), Luis Aguado, Xian, Denis, Jorge Moreno, Arratia, Álvaro Juan (Cano m.73), Ángel Algobia (cap.), Diego, Alberto (Manu Navarro m.83) y Aguirre (Carlos Hernández m.57).

No utilizados: Luis Martínez (p.s.), Ruby Atuse, Meseguer y Nacho Fariña. Entrenador: Ángel Dongil.

Club Atlético de Pinto: Olmedo (p.), Fran (Raúl m.45), Kevin (De La Cruz m. 24), Carlos Pascual, Favio, Álex Muñoz, Iván Gil (Isma Balea m.58), Peño (cap.), Álex Fernández, Sergio Jerez y Nachete.

No utilizados: Rober (p.s.), Higuera, Rueda y Alfonso. Entrenador: Álvaro García.

Árbitro: Sr. Sánchez Moraga. Amonestó a Álvaro Juan y Ángel Algobia en el Rayo B y a Peño, Carlos Pascual, Sergio Jerez, Álex Fernández y Álex Muñoz en el Atlético de Pinto, así como amonestó al entrenador del Atlético de Pinto Álvaro García y expulsó con doble amonestación al preparador físico del Atlético de Pinto Rober Águila.

Goles: 1-0, m.4, Alberto de penalti. 2-0, m.80, Diego.

Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, unos 350 espectadores. Partido correspondiente a la 20ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Mañana soleada y fría. Césped artificial en buenas condiciones para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.