Marianela Szymanowski: “Estamos dando guerra y seguiremos así”

05/02/2015
Marianela Szymanowski: “Estamos dando guerra y seguiremos así”

La jugadora argentina del Rayo Vallecano Femenino nos habla sobre la situación actual del equipo y sobre sus mayores pilares en la vida: el fútbol y la familia.

En MATAGIGANTES nos apetecía hablar con una de las jugadoras más destacadas del Rayo Vallecano Femenino. Quedamos en una cafetería cercana a la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano, donde después tendría que acudir a entrenar y al fisio. Ya saben, cosas de futbolistas. Antes de la hora de la cita llegó nuestra argentina con su eterna sonrisa. Nos habían avisado de que Marianela Szymanowski no es, para nada, una chica introvertida, y lo pudimos comprobar in situ. Cumple a la perfección eso que dicen de los argentinos: habla bien y mucho. Los cincuenta minutos de conversación se quedaron cortos e incluso nos dieron ganas de apuntarnos al entrenamiento de las chicas, pero con el frío que hacía fuera rápidamente se nos quitaron de golpe. Nos quedamos con el sabor del café que nos tomamos con Marianela y con sus palabras. Allá va.

PREGUNTA: Argentina es un país de futbolistas y tu ciudad, Buenos Aires, también es cuna de grandes jugadores. ¿Acaso en Argentina nacéis con un balón en los pies?

MARIANELA: Bueno sí, yo nací en Buenos Aires. La verdad es que eso de que nacemos con la pelota en los pies no sé si será así o no, pero sí que es verdad que en Argentina desde que una persona nace, la gente juega a lo que se llama el potrero, que es el fútbol de la calle. Ahí hay mucha gente. Tanto en el interior de Argentina como en Buenos Aires hay muchas poblaciones que viven entre caminos de tierra y ahí la gente sale a jugar al fútbol. Es más fácil armar un partido de fútbol ahí mismo. Yo, de hecho, cuando vivía en Buenos Aires, mi calle no estaba asfaltada en ese momento, era una calle de tierra, y todos los chicos del barrio siempre nos juntábamos ahí y jugábamos todo el santo día a la pelota.

P.: ¿Cómo lleva tu familia el hecho de tener a dos futbolistas de primera categoría? ¿Cómo os dividís, ahora que está tu hermano en Dinamarca y tú aquí? (n. de MATAGIGANTES: El hermano de Marianela, Alexander Szymanowski, juega en el Brøndby IF, uno de los grandes equipos de Dinamarca)

M.: Sí, eso es bueno y malo, entre comillas. Bueno para mí, por tener a alguien en la familia que comparta el mismo gusto que el mío. La verdad es que a la hora de comentar mis partidos, a la hora de que me pueda dar consejos, de compartir con él mi día a día con el fútbol y que me entienda, eso para mí es muy positivo. Lo único malo es que la familia se tiene que repartir para ver los partidos. Hay épocas en las que mi madre va a Dinamarca y va a verlo a él. Mi papá ahora está viviendo en Argentina pero hace poquito también vino. Otro mes se viene mi papá acá a España a verme a mí. Globalmente lo considero algo muy positivo y me encanta poder compartir esto con mi hermano. De hecho estoy en la duda, nunca lo sabré, si me gusta el fútbol gracias a él.

P.: Hay una diferencia importante con tu hermano. Él, por el hecho de ser chico (y obviamente, por jugar muy bien) podrá dedicarse plenamente al fútbol y tú, en cambio, tienes que buscarte una ocupación secundaria que te pueda dar ese dinero que tu hermano tiene directamente por jugar al fútbol. ¿Cómo ves esa diferencia?

M.: Esa diferencia entre el fútbol masculino y femenino creo que es la discusión de cada día. Ahora mismo mi hermano está en un club en Dinamarca, en el Brøndby IF. Tiene un contrato que no tiene nada, pero nada que ver con el mío. Más que nada porque su contrato es profesional y el mío no. Él, obviamente, en cuanto a futuro económico y medios, lo tiene mucho más fácil respecto a mí, que soy mujer.

P.: ¿Estuvo tu  hermano muy cerca de venir al Rayo Vallecano antes de ir al Brøndby IF?

M.: Sí. Cuando él salió del Alcalá de Henares, de Segunda B, después de hacer una temporada muy buena en ese club, se le planteó en ese momento ir al Recreativo de Huelva, para firmar; y al Rayo Vallecano B, no al primer equipo. En ese momento era muy joven y le habían comentado que haría pretemporada con el primer equipo y demás. Pero bueno, al final se decantó por el Recre, se fue ahí y de ahí dio el salto al Brøndby IF.

P.: ¿Por qué Alexander no se terminó de decantar por el Rayo Vallecano? ¿Te imaginas cómo hubiera sido que los dos hermanos jugaseis en el mismo equipo?

M.: Para mí jugar en el mismo equipo que mi hermano sería un sueño. Siempre se lo digo a él, me encantaría compartir el mismo club, la misma afición con él, las mismas instalaciones para entrenar… Pero bueno, esto del Rayo que se dio y no se dio, el porqué, la verdad es que no lo sé. Mi hermano se planteó la posibilidad de venir. No era el primer equipo directamente, era con ficha de filial, entrenar con el primer equipo y después, en ese momento, que Paco Jémez seguía entrenando, él decidía si se quedaba en el primer equipo o en el Rayo Vallecano B. Pero mi hermano, como no sabía en ese momento dónde iba a jugar, si en el primer equipo o en el B, porque dependía mucho del entrenador, prefirió ir directamente a asegurarse la Segunda División y por eso se fue al Recreativo de Huelva.

P.: ¿No te parece extraño que ningún club español apostara por tu hermano, que jugó en el Alcalá de Henares y en Segunda División con el Recreativo de Huelva?

M.: Sí que es verdad que lo de mi hermano no se lo creen. Mi hermano fue profesional hace mucho tiempo en España, de hecho en el único equipo en el que jugó fue en el Recreativo de Huelva y tuvo una gran proyección. Ahora tiene 26 años; a los 23 estaba jugando en Tercera División. Fue una cosa muy rápida. Destacó en el Recre porque marcó 11 goles y fue lo que le hizo pegar el salto. Sí es un poco raro que siendo él interior, que meta 11 goles en su primer año como profesional en Segunda División llama la atención. A mí me da pena que no haya podido cuajar, después del Recre, en ningún equipo de la Primera División española. Pero bueno, en el Brøndby IF se está haciendo mucho más profesional porque allí el fútbol y el deporte en general se lo toman de una manera mucho más profesional y está contento.

“Para mí, jugar en el mismo equipo que mi hermano sería un sueño.”

P.: Antes de llegar al Rayo Vallecano Femenino jugaste en el Atlético de Madrid Féminas. ¿Notaste mucha diferencia entre ambos equipos, tanto a nivel de juego como a nivel de club? 

M.: En realidad yo estuve en el Atlético de Madrid Féminas dos temporadas y acá, en el Rayo Vallecano, estoy desde hace tres temporadas pero empecé a jugar este año porque tuve una lesión muy larga de rodilla. Lo que te puedo opinar sobre ese poquito tiempo que estuve, es que tanto el Atleti como el Rayo me trataron muy bien. ¿Diferencias? Me parece que tienen aficiones muy parecidas. El Atlético de Madrid Féminas tiene una afición que se vuelca con el equipo y el Rayo acá también. Pero yo creo que en afición gana un poquito más esta. Siempre que jugamos los partidos en casa la gente no se cansa de venir a los partidos y animan hasta el último momento. Eso es lo que más me gusta.

P.: Tu lesión no fue para nada usual, tuviste mucha mala suerte. ¿Qué pensabas en esos momentos?

M.: Mi lesión, si le tengo que poner un adjetivo al momento, puede ser entre raro, extraño y poco usual. Fue una cosa muy rara lo mío. En realidad de lo que estoy operada es de los dos meniscos. Se equivocaron. Mucha gente me dice que es muy raro estar dos años lesionada con dos meniscos. La realidad es que me operaron la primera vez, me dejaron un menisco sin operar porque el doctor había visto que estaba bien y resulta que no estaba bien. En la segunda operación se dieron cuenta de que me lo tenían que operar y después de ahí surgieron problemas con el cartílago. Tenía la articulación un poco tocada. A la hora de rehabilitar y de que me creciera el músculo, no me crecía. Nadie sabía por qué, los médicos me mandaban rehabilitaciones diferentes y la pierna no era capaz de generar musculatura. Hasta que, en un momento dado, me fui a Barcelona con el doctor Cugat (n. de MATAGIGANTES: el doctor Cugat es uno de los mejores médicos del mundo del deporte y ha tratado a grandes futbolistas como Xavi Hernández, David Villa o Fernando Torres), que fue el que me dio un diagnóstico diferente a todos. Ahí me recuperé, empecé a trabajar, empecé a hacer músculo y me salió todo muy bien. Ahí fue cuando me recuperé. Fue algo muy raro.

P.: A causa de esta lesión estuviste fuera del fútbol durante dos años. ¿Quiénes fueron tus apoyos en esos duros momentos?

M.: Principal y fundamentalmente mi familia. Al final son los que están conmigo día a día, los que saben mis días tristes, mis días alegres, que fueron pocos. Los que me ven la cara y saben decirme si estoy mal y me preguntan. Después, como todo, tenemos a gente de nuestro entorno que nos puede ayudar más o menos. Yo sí que, la verdad, a lo largo de mi lesión, tuve las dos caras. Gente de la que esperaba más y no me dio nada y gente que a lo mejor no la conocía mucho y me brindó un cariño y una confianza con la lesión muy grande.

P.: ¿Qué te motivó volver al campo después de esos dos años de lesión?

M.: Mi pasión por el fútbol es lo que me motivaba cada día. Desde el momento en el que me lesioné y vi que me tenían que operar la primera vez, me dije a mí misma que no iba a parar hasta volver a jugar. Se me pusieron las cosas muy complicadas porque los médicos, unos cuatro o cinco médicos, me dijeron que no iba a volver a jugar al fútbol. Yo aun así me puse cabezona y me dije que iba a ganar a la ciencia, a los médicos y a todo el mundo. Y así fue. Al final luché hasta cuando quise, que fue cuando me recuperé. Y acá estoy ahora jugando.

P.: Después de recuperarte de la lesión, lo encadenaste con una anemia, ¿no es así?

M.: Sí. Otra cosa extraña. Con el tema de la lesión me metí mucho en el mundo de la nutrición. Durante todo mi tiempo de lesión fui un poco autodidacta, porque los médicos no sabían qué tenía y por qué no me crecía el músculo. Empecé a leer artículos por mi cuenta, temas de alimentación que me pudieran ayudar a hacer crecer la masa muscular… Y a partir de ahí empecé a leer muchas cosas sobre alimentación. Entonces cambié totalmente lo que comía cada día. Es raro, porque la anemia siempre es un déficit de un alimento y yo comía de todo, no tenía motivos para tener ningún tipo de enfermedad. Sí es verdad que me recuperé, entrené creo que fueron tres semanas y creo que iba a entrar en convocatoria y me empecé a sentir mal, empecé a notar que no tenía fuerza y tuve que dejar de entrenar. Fue una anemia que me dejó todos los niveles en sangre por los suelos. No sé por qué.

P.: Después de visitar al doctor Cugat, de pasar la anemia, ¿se te pasó por la cabeza visitar a un curandero?

M.: Sí, totalmente. A brujos, de todo. Yo decía a mi familia: ya probé la rama de la ciencia, que es la medicina, los médicos, estuve con fisioterapia, con osteópatas, de todo. Ahora voy a probar la rama de brujería, no sé. De verdad que lo pensé: a lo mejor es algo de eso y tengo que ir y… No sé. Yo no es que crea o no en esas cosas, les tengo un poco de respeto, pero por probar… Uno piensa de todo. A uno al final se le pasan locuras por la cabeza.

P.: ¿Cómo fue la primera vez que pisaste el césped tras tanto tiempo de baja? ¿Te dio suficiente confianza el club al volver a entrenar?

M.: Lo primero, siempre lo digo pero lo voy a decir otra vez: la verdad es que tengo infinito agradecimiento a la directiva del club, a Laura Torvisco sobre todo, la entrenadora, que fue la que en el momento que yo estaba lesionada e iba a volver, me brindó esa confianza que yo necesitaba para saber que en el club iban a contar conmigo. Laura en todo momento se preocupó por mí hasta que vine al club a entrenar. Desde el minuto uno en el que empecé a entrenar me animó en todo momento y confió mucho en mí. La verdad es que fue un empujón muy grande y me hizo todo mucho más fácil.

Marianela Szymanowski, jugadora del Rayo Vallecano Femenino.
Marianela Szymanowski, jugadora del Rayo Vallecano Femenino.

P.: ¿Cómo es Laura Torvisco como entrenadora?

M.: Laura es una persona muy exigente, que vive mucho los partidos de cada fin de semana. De hecho ustedes mismo lo verán. Es una entrenadora que sabe leer bien al rival, sabe encontrar bien las debilidades del rival para poder trabajarlas durante la semana. Y después, como persona, sólo puedo decir cosas buenas. Desde que vine al club toda la confianza que me dio para que volviera a jugar fue infinita. Es una persona muy graciosa para mi gusto, que sabe llevar muy bien a un grupo y sobre todo también sabe llevar muy bien la parte psicológica que necesitamos todas las jugadoras.

P.: ¿Tienes alguna jugadora de fútbol femenino favorita? Alguna que marques como ejemplo a seguir o que te guste especialmente.

M.: Para mí hay una jugadora del femenino muy conocida, la deben conocer. Tiene unas condiciones buenísimas. Es Marta, la brasileña (n. de MATAGIGANTES: se refiere a Marta Vieira Da Silva, actualmente en el FC Rosengård). Yo creo que si la cámara que la enfoca cuando juega los partidos, si solo la enfocase de piernas para abajo, solamente los pies, podrías decir que es Leo Messi. Tiene unas condiciones espectaculares. No es que sea un ejemplo en el que me fijo porque mi filosofía es superarme siempre a mí misma. Pero sí que es una jugadora con unas condiciones gigantes como futbolista.

P.: Volviendo a Argentina, ¿cómo es el fútbol femenino allí? ¿Qué te cuentan tus compañeras de la selección?

M.: Yo hace poco fui a jugar la Copa América 2014, a Ecuador. Era la segunda vez que era convocada porque en 2011 estaba lesionada y no pude ir. Es la primera vez que tengo contacto con las compañeras, con el cuerpo técnico, con lo que es la Federación Argentina. Allí el fútbol femenino está muy poco valorado, pero muy, muy poco. No hay casi medios de comunicación que intenten sacar eso adelante. Argentina es un país muy machista. Si hoy acá las españolas se quejan o remarcan que la sociedad española es muy machista, en Argentina es diez veces más. No hay casi competencia en la liga argentina; hay dos o tres equipos que despuntan y los demás no tienen nada que ver con esos dos o tres que están arriba. En general, hay poca competencia. Yo espero que poco a poco en Argentina los medios de comunicación por lo menos se empiecen a volcar un poquito más.

P.:¿Te quitaste la espinita de jugar con tu selección tras no poder hacerlo en 2011?

M.: Sí. Cuando me lesioné me dije a mí misma que me tenía que recuperar. Una de las cosas pendientes que tenía era que me volviera a convocar la selección de mi país. Cuando jugué la Copa América, el primer partido que jugué, cuando sonó el himno, creo que esa sensación… Ahora te lo cuento y si te digo algo más a lo mejor me pongo a llorar. Es una sensación muy grande. La verdad es que tenía una espinita, o una espina muy grande, que me la tenía que quitar y al final lo pude lograr.

“Cuando me lesioné (…) una de las cosas pendientes que tenía era que me volvieran a convocar con la selección de mi país”

 

P.: Ahora mismo, el Rayo Vallecano Femenino está dentro de la Copa de la Reina. ¿Os habéis planteado ya este campeonato o preferís dejarlo para más tarde y centraros en la liga?

M.: Preferimos no pensar en eso. Como nos dice Laura Torvisco cada día, vamos a ir siempre partido a partido y trabajando de cara al próximo fin de semana. Estamos viendo si vamos a entrar en Copa de la Reina o no. Al final lo que hay que hacer es hacerlo siempre bien, intentar ganar los máximos partidos posibles y al margen de que queramos o no meternos en Copa de la Reina, hay que hacer las cosas bien. Es lo que tenemos que hacer.

P.: Además, la Copa de la Reina nos debe una, ya que el año pasado perdimos sin ser peores. ¿Tenéis esa espinita clavada desde el año pasado?

M.: Contra el Barcelona perdimos en su casa 2-1. Después, en casa, nosotras con un gol nos metíamos en el partido, en la eliminatoria. Al final fue un gol. Como tú has dicho, no merecíamos perder. Fue un gol que nos metieron y las cosas se pusieron complicadas. Al final nos quedamos eliminadas. Yo creo que este año en Copa de la Reina vamos a dar guerra. Que quede grabado.

P.: Tras la Copa de la Reina pasada, cuando ya estabas jugando la Copa América en Ecuador, te llegan noticias jodidas desde España. La sección femenina está a punto de desaparecer. Si tus compañeras lo vivieron mal estando cerca, ¿cómo se vive a miles de kilómetros?

M.: Cuando terminó la liga fue cuando dijeron que la sección femenina pendía de un hilo. Yo justo a la semana viajé a Argentina, me fui, y como bien decías, estaba lejos y no podía acompañar a mis compañeras o a la entrenadora para ver qué es lo que pasaba. Yo estaba muy pendiente de la situación del club. Sé que entre todas hicimos una movilización gigante por los medios de comunicación; fuimos a Radio Vallekas. Fue una movilización grande, en las redes, gracias a ustedes, y también por Twitter. No sé si por eso el presidente cambió de opinión o si ya lo tenía pensado, eso ya no sabemos. Se pasó mal, porque yo estoy en Argentina jugando la Copa América pero a lo mejor vuelvo y no tengo equipo. Resulta que el equipo al que estoy vinculada no existe más. Lo pasé un poco mal porque estaba pendiente, hablando por el whatsapp con las compañeras, con esta, con la otra, a ver qué pasó hoy, qué dijeron hoy… No había noticias y bueno… Todo un poco alocado.

P.: Tras los problemas con el club llegó el comienzo de liga. ¿Cuál es tu balance sobre la primera vuelta del equipo?

M.: Yo me perdí los cuatro o cinco primeros partidos de liga, por lo que yo te voy a valorar los que jugué. Creo que fuimos de menos a más. Obviamente esto es un equipo nuevo, tiene jugadoras jóvenes, hay mezcla de jugadoras veteranas y gente del Femenino B que acaba de subir o que en pretemporada les hicieron ficha del  primer equipo. Y como todo equipo que tiene que adaptarse a todos los cambios; obviamente al principio cuesta un poco más. Después, a medida que pasa el tiempo, las cosas se van acomodando un poco más en su lugar y es un poco lo que pasó. Laura Torvisco cada vez insistió más en las ideas que nos quería transmitir, nosotras las fuimos absorbiendo cada vez mejor y creo que esa fue también la clave. Al final todas remamos en la misma dirección, que es lo que venimos haciendo desde el principio de liga. La unión es lo que más nos caracteriza, tanto dentro del vestuario como cada vez que salimos a jugar los partidos. Eso hizo que fuésemos de menos a más. Por ejemplo, ahora nos enfrentamos a rivales como el pasado fin de semana en Lezama contra el Athletic de Bilbao, con el Atlético de Madrid Féminas… Estamos dando guerra y seguiremos dando.

Marianela Szymanowski, tras marcar un gol al Atlético de Madrid Féminas.
Marianela Szymanowski, tras marcar un gol al Atlético de Madrid Féminas.

P.: Tú a nivel individual, a parte de los dos golazos que marcaste al Atlético de Madrid Féminas, estás en casi todas las convocatorias. ¿Cómo te sientes a nivel personal?

M.: Pareceré un poco pesada, pero no es fácil venir de una lesión tan larga. Después de eso, cuando empecé un poquito a jugar en dos o tres partidos el año pasado en la Copa de la Reina, en las vacaciones me fui a jugar la Copa América y volví con la pretemporada ya acabada. Me la había perdido, el equipo ya estaba trabajado, estaban empezando a trabajar. No es fácil venir y adaptarte al equipo y que encima la entrenadora confíe en uno. Estoy muy agradecida a Laura Torvisco, que al final es la que decide quién juega y quién no y a quién llevar a las convocatorias de fuera y a quién dejar y si hay alguien a quién debo que esto se me esté dando bien es mucho a Laura.

P.: ¿Qué importancia tiene para vosotras la figura de Juan Pedro Navarro? (n. de MATAGIGANTES: Juan Pedro Navarro es el responsable del fútbol base del Rayo Vallecano)

M.: Tengo una relación muy buena con él. Es como cuando me preguntaban antes por la lesión, el club o quién había estado a mi alrededor. Conmigo Juan Pedro Navarro se portó muy bien personalmente. Y en cuanto al femenino, siempre pelea para que salga adelante, para que tengamos los medios que tenemos que tener, para tener una temporada digna. Yo a Juanpe le estoy muy agradecida porque sé que se sensibiliza con el femenino mucho y nosotras lo sabemos. Es una figura importante.

“Invito a la gente a que venga a vernos y estoy segura de que al final se enganchan.”

P.: De cara al verano próximo, ¿cómo lo ves? ¿Crees que volveremos a la misma situación del pasado verano o que tendremos un verano tranquilo al ver el club que todo el mundo ha apostado por el fútbol femenino?

M.: Creo que va a ser un verano tranquilo. No va a ser como el que acabamos de pasar, que casi desaparece la sección. Al final, los de arriba, como decía recién, se dan cuenta de que los aficionados y la gente nos tiene cariño y que nadie quiere que la sección femenina desaparezca, obviamente ni nosotras ni ustedes. Yo creo que va a ser un verano tranquilo. Vamos a ver qué pasa pero nada, espero que no tengamos que hacer nuevas movilizaciones ni de radio, ni de Twitter, ni de nada.

P.: ¿Qué es para vosotras Lola Barraza?

M.: Lola es el icono de la afición. Es la afición en estado puro. Cuando a veces he ido a ver a los chicos del Rayo Vallecano B, o al primer equipo, o a las chicas del Femenino B, siempre está en todos los partidos. No sé cómo lo hace, pero está presente en todos los partidos. Yo siempre la escucho cuando juego en casa. Si alguien de mi familia no viene, sé que tengo el calor de Lola porque me grita, y me anima y me da esa fuerza que a lo mejor necesito cada fin de semana. La manera con la que te transmite todo lo que te dice es… Nosotras, las jugadoras, nos reímos mucho con Lola y agradecemos el esfuerzo que hace para volcarse con nosotras.

P.: ¿Qué más podemos hacer para llenar la Ciudad Deportiva, no sólo cuando viene el Atlético de Madrid o el Barcelona?

M.: Yo invito a que la gente venga porque al final mucha gente no conoce el fútbol femenino. Y lo que tienen que hacer es ir y estoy segura de que se van a enganchar. Nosotras a través de Instagram, de Twitter, de información que podamos llegar a dar sobre los partidos creo que hacemos todo lo que podemos. Obviamente con eso no basta. Tendría que haber un poco más de información por parte de los medios, que al final es como la gente se entera, porque si no no hay manera. Invito a la gente a que venga a vernos y estoy segura de que al final se enganchan.

Laura Crespo y Alberto Leva.

 

Comments are closed.