Un 2018 en femenino

28/12/2018
Un 2018 en femenino

Repaso al que ha sido un año muy bonito junto a las guerreras franjirrojas del Rayo Femenino

Se puede afirmar, sin miedo a equivocarse, que el 2018 ha sido un año un poco loco y de cambios en el Rayo Femenino. Entraban las chicas en enero con el subidón de haber terminado francamente bien el 2017, recordemos las victorias frente al Valencia en casa y, como no, el asalto al Cerro del Espino, al igual que la derrota por la mínima, más que competida, frente al todopoderoso FC Barcelona.

Pero, por desgracia, todo eso quedó atrás con la entrada del nuevo año, ya que nuestras chicas tardaron bastante en sumar puntos de nuevo. Tuvimos que esperar cuatro jornadas para ver a las guerreras sumar puntos, y cinco para celebrar una victoria. De esos partidos cabe destacar la vuelta de Laura Codonal a los terrenos de juego, aunque ahora se encuentre de nuevo de baja, hizo notar su presencia en los partidos que disputó durante la segunda vuelta. Como he dicho, la primera victoria del 2018 se hizo esperar, pero llegó cuando más falta hacía. Dos goles de Natalia y uno de Sheila hicieron que su equipo se despegara de la zona de abajo, venciendo por tres a uno al Sporting de Huelva. Tres puntos que vinieron de maravilla al equipo de la franja, sobretodo a nivel de moral, y eso se notó a la siguiente semana en Levante, donde volvieron a vencer esta vez por dos goles a tres, con otro doblete de Natalia.

A partir de ahí, íbamos a ver más sombras que luces en esta sección, ya que nuestras chicas sumaron ocho jornadas sin ganar, sumando tan solo dos puntos (contra el Zaragoza y el Athletic), y viviendo algunas de las derrotas más dolorosas y abultadas de la temporada, como fue la de la Real Sociedad en casa, donde Leyre Fernández dio los tres puntos a las suyas en el último minuto, o las visitas a Paterna y a Barcelona, donde nuestras chicas cayeron por 4-1 y 7-0 respectivamente.

Pero no todo iban a ser dramas en Vallecas: la última jornada nos brindó muchos momentos bonitos. Pongámoslo en contexto. El 13 de mayo de 2018 se jugó en la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano el primer derbi madrileño frente al Madrid CFF. Llegaban las de San Sebastian de los Reyes con el objetivo de entrar en Copa, y para ello necesitaban los 3 puntos. Las locales, ya salvadas, simplemente querían darle una alegría su afición para cerrar el curso. Eso era lo que sabía la mayoría de la gente, pero había más. Ese día, Natalia Pablos, leyenda de la franja, iba a disputar su ultimo partido como profesional, y lo hacía a tan solo un gol de los 350. Vimos ese día debutar como titular a la gran capitana de la cantera rayista, Anita Blanco, que jugó unos brillantes 75 minutos.

Pero vamos con el partido. Menuda remontada. Adelantó Mascaró a las visitantes, y empató Silvia, otra que debutaba en el once titular, diciéndonos, a base de buen juego, que nos fuéramos apuntando su nombre, que iba a dar mucho que hablar. Dieron la vuelta al partido las chicas de Miguel Quejigo, con un gol de Sheila, que cazó el rechace de una falta lanzada por Natalia. Nada más empezar al segunda parte, Laura del Río volvía a igualar el marcador. Pero entonces apareció ella, la número 11 pero que siempre ha sido la número 7, la que ese día portaba el brazalete de capitana del Santa Inés (ya ven, el compañerismo en este vestuario no es comparable con otros). Apareció Natalia Pablos Sanchón, que con la clase y elegancia que la caracterizan, controló el balón, fintó a su marca, y mandó la pelota al fondo de la red, como ya había hecho antes otras 349 veces con la camiseta del Rayo. Cómo no vamos a decir que esta chica es una leyenda, si ha metido 350 en 380 partidos. Final de temporada feliz para las guerreras, que terminaron brindando un “+3” a su afición.

Llegó el verano a Vallecas y con él los problemas. Veíamos más salidas que llegadas al conjunto rayista, entre ellas la marcha del que había sido su entrenador las dos últimas temperadas, Miguel Quejigo, que ponía rumbo a nuevos objetivos. Sin muchas esperanzas de cara a refuerzos y sin saber muy bien que iba a ser del futuro de Natalia, el club anunció algo que supuso un Rayo de luz para todos los que seguimos a estas chicas. Se anunció la llegada de la persona que iba a tomar los mandos del equipo: Irene Ferreras. La que era la entrenadora del filial se ponía al frente del primer equipo. Tanto Irene como su cuerpo técnico llegaban nuevos a la Liga Iberdrola, pero esa falta de experiencia la han contrarrestado con muchísima ilusión y toneladas de trabajo, ese que partido a partido estamos viendo reflejado en el campo, esa huella que, como dicen ellos, hace que se reconozca a estas chicas allá donde vayan.

Cuerpo técnico nuevo, jugadoras nuevas, chicas que suben del filial… La pretemporada de este equipo fue de lo más surrealista, ya que no contaron con toda su plantilla hasta el tercera jornada de liga. Aún así, según pasaban los partidos de preparación, se iban viendo cosas, cositas que destacar. A lo lejos veía ya la primera jornada, la visita a Buñol contra el nuevo Levante plagado de grandes refuerzos. “Van a volver con un saco de goles”, se podía oír por muchos sitios. Nada más lejos de la realidad. Derrota por 1-0 y con una imagen más que digna para un equipo que solo contaba con la mitad de su plantilla. El titular de aquel partido perfectamente pudo ser “Las niñas dieron la cara”, porque solo 3 jugadoras del once titular de ese día pasaban los 23 años.

Hubo que esperar a la tercera jornada para sumar, y de qué manera, contra el Madrid CFF. Las buenas sensaciones se iban cogiendo, y no se disiparon a pesar de la dura derrota en el Mini Estadi. Han conseguido sacar puntos claves en casa, como un gran empate ante el Athletic y dos victorias bien sufridas (para no perder las buenas costumbres) ante Albacete y Sporting de Huelva, mismo rival al que se venció por penaltis para continuar en este nuevo formato de Copa de la Reina. Tampoco se les ha resistido la Real Sociedad, que cayó en Vallecas por 2-1.

La visita al Cerro también hay que destacarla, ya que nuestras chicas se adelantaron ante el líder, y le hicieron sufrir hasta que cerró el partido en el minuto 92. Han conquistado La Palmera, llevan 5 partidos sin perder, sumando 22 puntos y están en cuartos de Copa. ¿Qué más se les puede pedir a estas chicas? Lo único que está claro a esas alturas de temporada es que las guerreras no tienen techo, ni las pequeñas Eva Alonso o Silvia, ni las más veteranas como Alicia o Auñón, todas siguen creciendo a pasos agigantados, haciendo que cualquier persona que les tenga el más mínimo cariño se sienta tremendamente orgullosa de ellas.

Aún nos queda mucho que sufrir, y que celebrar.


  ¡A las armas!