Qué bueno que no te fuiste, Emi

24/07/2018
Qué bueno que no te fuiste, Emi

Emiliano Velázquez es la segunda incorporación del Rayo Vallecano, tras la llegada de Kakuta

Veintitres días ha tardado Emiliano Velázquez en volver a ser jugador rayista. Esta vez no llega como cedido sino traspasado por el Atlético de Madrid y con un contrato con el Rayo Vallecano hasta el 30 de junio de 2021.

Fichado en verano de 2014 por el Atlético de Madrid y con el que no ha disputado ningún partido oficial. Dos temporadas cedido en Getafe, otra en el Sporting de Braga y la última en el Rayo del séptimo ascenso.

Internacional absoluto con la “celeste” en un partido amistoso en octubre de 2014, ha estado en diversas convocatorias de partidos oficiales sin hacer su debut. Fijo desde los 15 años en las categorias  inferiores de su selección, con la que ha sido subcampeón del Mundo sub 17 y sub 20.

El central uruguayo se incorporó a finales de agosto de 2017 a la plantilla que ascendió al Rayo a Primera División. Llegaba por lo dicho por Cobeño en la presentación oficial a petición de Michel, al que ha debido convencer en sus 26 partidos oficiales disputados la temporada pasada.

Temporada en la que luchó con Amaya y Abdou por el puesto de pareja de Dorado en el centro de la zaga franjirroja. En su haber figura su convocatoria en 37 en 41 de las jornadas ligueras como rayista. Sólo faltó a cuatro convocatorias , tres de ellas por sanción. Ademas jugó el partido de Copa contra el Tenerife. Un dato: hasta su expulsión contra el Oviedo encadenaba 20 jornadas consecutivas como titular. Por tanto, uno de los fijos de las convocatorias de Michel.

Autor de dos goles. El primero abrió el camino del agónico empate en Córdoba. El segundo, la importante victoria frente al Huesca en Vallecas. También de dos asistencias: la primera para el gol del triunfo ante el Alcorcón en el minuto 90; la segunda, en la derrota contra el Nàstic del día de Reyes.

Temporada en la que hay que apuntar en su debe dos expulsiones. Una roja directa contra el Oviedo en la jornada 22 que le costó una sanción de dos partidos. Una doble amarilla contra el Valladolid en la jornada 29. A ellas hay que sumar otras dos tarjetas amarillas.

Poco más que añadir. Central uruguayo, de 24 años, con todo lo que ello significa: compromiso, agresividad para ir al corte, buena colocación, presencia en ataque, y en su caso, buena salida del balón. Del gusto de Michel, que no de Simeone, tendrá que intentar evitar sus “idas de olla” en forma de expulsiones innecesarias y que le supusieron un papel menos protagonista en la segunda vuelta de la pasada temporada.

Foto: Iván Díaz