Remontada sistemática

Remontada sistemática

En una excelente segunda parte, el Rayo B dio la vuelta al gol inicial del Pozuelo y venció por 2-1 con goles de Migallón y Álvaro Juan, quienes salieron desde el banquillo.

Si el mundo se derrumba, lo mejor para evitarlo es un cambio de sistema. Una lección de vida que se aplicó el Rayo B para culminar su remontada ante un Pozuelo eficiente e intenso y dejar los puntos en Vallecas.

De nuevo, partido en unas horas que hacen entrar en conflicto el vermouth dominical con el almuerzo, aderezado con un sol que permitía caminar por la “City” en mangas de camisa a mediados de febrero. Con ese clima comenzaba un partido entre dos rivales necesitados de puntos para poder ver de cerca su objetivo, el pelear por la zona noble para los locales y el acercarse a la salvación para los visitantes.

Quiso el Filial de la Franja imponer su dominio desde el principio. Se asistió en los minutos iniciales a toda una exhibición de juego de toque de los de Luis Cembranos. La superioridad era patente sobre todo en el medio campo, con Alberto y Manu Navarro como directores de orquesta de todas las conducciones. Sin embargo, todo se diluía en el último cuarto de campo, cuando hay que disparar y definir. La labor de unos abnegados Kalvin y Sergio Moreno se desarrollaba más lejos de la portería de lo que cabía esperar, y Carrasco no estaba siendo la máquina anotadora a la que nos tiene acostumbrados. Así pues, solo se pueden contar 2 tiros a puerta, uno de ellos repelido por un defensor con el brazo, en el balance de ocasiones de la primera parte del Rayo B, que iba disminuyendo el ritmo de juego según se acercaba el descanso.

¿Y el rival no juega? Parecía que el Pozuelo había saltado contemplativo a la hierba del campo 5. Sin embargo, se desempeñó muy bien en defensa, supo encontrar el equilibrio en el centro del campo y sus llegadas, pese a sobrar dedos en una mano para contarlas, entrañaron un serio peligro para la portería de Miguel Morro. Pasada la media hora, era mayor la presencia verde en campo franjirrojo, dando un aviso en forma de disparo desviado. En el último minuto, cuando todo hacía indicar que se llegaría al descanso, una cadena de errores locales propiciaron el gol visitante. Un despeje de un mal saque de banda rayista acabó con el balón llovido al centro del campo, donde Álex Díaz aprovechó la indecisión de Kike Hermoso y Martín por atacar el cuero para llevárselo en carrera hacia el área, perseguido por ambos centrales. A su auxilio llegó el capitán del “Pozu” Ángel, quien recibió totalmente solo el pase perpendicular en el área para definir al primer toque, fácil y raso, sin que Morro pudiera hacer mucho más. En la última acción de un primer tiempo en el que daba la sensación de ser superior el Rayo B golpeó el cuadro pozuelero, abocando a los locales a espabilar para buscar la remontada en la segunda mitad.

Algún amigo del salseo pagaría oro por oír la charla de un contrariado Luis Cembranos en el descanso, pero el producto de ella se dio antes de comenzar el acto final. Cambio de sistema, pasando a defensa de 3+2, escenificado en un doble cambio al descanso. Ingresó Meseguer (Luis, no Rodri, CM de este medio) por Kike Hermoso y, para sorpresa de muchos, Carrasco se quedó en la caseta para dejar su sitio a Migallón. La decisión de sentar al máximo artillero de tu equipo no es nada fácil de tomar, y más si se busca una remontada, pero el desarrollo del juego causado por este cambio dio la razón al míster del Filial de la Franja.

En la primera acción del segundo tiempo pudo poner tierra de por medio para el Pozuelo Álex Díaz con un disparo que se cruzó toda el área chica a menos de un metro de la línea de gol para perderse cerca del poste. Después de recobrar la respiración la parroquia local, fue el Rayo B a por el empate, y aquí se notó la irrupción de Migallón en el campo. Salió eléctrico el número 16 rayista, asumiendo el peso de un ataque al que le estaba costando culminar, y antes del minuto 3 de la segunda, avisó con un disparo desde la frontal que se fue desviado por poco. A base de trabajo futbolístico, dejando de lado las florituras, amenazaba el Filial de la Franja con el empate, y no tardó demasiado en llegar.

El reloj indicaba el minuto 53 de partido. Una combinación en medio campo hizo llegar el balón a Manu Navarro, que buscó ganar metros, levantó la cabeza y casi resbalándose abrió el cuero en profundidad hacia el pico izquierdo del área visitante. Recogió el esférico Migallón entrando como un obús, sin marca y encarando a Nacho Gil, el meta del Pozuelo. Con el segundo toque definió Miga, raso y fuerte, ajustado al segundo poste, acabando la pelota por besar la red por dentro. El grito de alivio rayista venía de la mano del tercer tanto de Migallón en el campeonato, que servía para igualar el marcador y dar el primer paso para la remontada.

Unos breves instantes tras la igualada fue todo lo que inquietó el Pozuelo el área local, tratando de aprovechar la menor presencia defensiva para definir a la contra, y cerca tuvieron el 1-2 en un semifallo del delantero a la hora de chutar en el área chica que entregó el balón al portero. Salvo ese instante, como si de una montaña rusa se tratara, el Rayo B volvía a subir la intensidad, se atrevía a dominar con el balón y sin él. Se sucedían las llegadas locales, teniendo una gran oportunidad en un centro de Javi Rubio que se cruzó el área chica sin que ni Sergio Moreno ni Kalvin llegaran a empujarla por poquito. Mientras tanto, aun quedaba una bala en la recámara de Luis Cembranos. Mientras en el otro banquillo Chema Ramos metía jugadores ofensivos para buscar unos puntos que eran poco menos que oro para el Pozuelo, cuando apenas quedaba un cuarto de hora, abandonaba el campo Ángel Algobia con una notable cojera, entrando con el 18 Álvaro Juan, el joven 9 que viene con ganas de comerse el mundo. Y lo demostró.

Entramos en el tramo final de un partido abierto y vistoso. El Rayo B se estaba gustando, pero necesitaba culminar la remontada, y en el 84 llegó la acción definitoria. Una combinación de Kalvin y Sergio Moreno en las inmediaciones de la media luna del área acabó con pase en profundidad del segundo al punto de penalti, donde controló Javi Rubio. Mientras los centrales visitantes reclamaban un inexistente fuera de juego y Nacho Gil salía a tapar la inminente definición, Rubio cedió generosamente el balón a su izquierda, donde llegó Álvaro Juan para empujarla con todas las fuerzas que tenía él, sus compañeros, el banquillo y la grada. Gritaba la “City” por la remontada que se completaba en los instantes finales del encuentro con el tercer gol de la campaña de Álvaro, quien sentía por fin que anotar valdría 3 puntos.

Tras el 2-1, tocaban 6 minutos de reglamentario y 3 de descuento en los que el canon futbolístico obligaba al Rayo B a proteger el resultado. Y lo hizo tirando de oficio, pasando la gran mayoría del tiempo restante en campo rival, y solo inquietándose en la última acción, una falta que todo Pozuelo de Alarcón quería cabecear en el área vallecana, pero que acabó con un fuerte despeje, y justo tras él, el pitido final. La euforia local y la impotencia visitante hizo estallar la tensión al acabar el juego con un tumulto entre jugadores en la que se oyó alguna palabra más alta que la otra, pero que por fortuna no pasó a mayores.

Golpe sobre la mesa de un Rayo B que demuestra que la remontada forma parte de su ADN y de un entrenador, Luis Cembranos, que supo leer lo que fallaba, corregirlo y llevarse un triunfo gracias a jugadores ingresados desde el banquillo. Se coloca así el Filial de la Franja en 9º lugar en la tabla con 34 puntos, a 8 de la barrera del playoff que marca el Móstoles URJC, a cuya casa ha de ir el Rayo B la próxima jornada.

FICHA TÉCNICA

Rayo Vallecano B: Miguel Morro (p.), Javi Rubio, Pipe Sáez (cap.), Kike Hermoso (Meseguer m.45), Martín, Manu Navarro, Kalvin, Ángel Algobia (Álvaro Juan m.73), Sergio Moreno, Alberto y Carrasco (Migallón m.45).

No utilizados: Dani Merino (p.s.), Dani García, Guille Nieto y Oliva. Entrenador: Luis Cembranos.

CF Pozuelo de Alarcón: Nacho Gil (p.), Nachete, Edu Prieto, Kupen, Busto, Pedro Alonso, Álex Díaz, Ángel (cap., Diego m.77), David Fernández (Borao m.65), Pablo Rivero (Macho m.58) y Juanito.

No utilizados: Sebas (p.s.), Emilio, Narros y Luis Carlos. Entrenador: Chema Ramos.

Árbitro: Sr. Parra González. Amonestó a Pipe Sáez en el Rayo B y a Macho y Pedro Alonso en el Pozuelo.

Goles: 0-1, m.44, Ángel. 1-1, m.53, Migallón. 2-1, m.84, Álvaro Juan.

Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, unos 300 espectadores. Partido correspondiente a la 25ª jornada del Campeonato Nacional de Liga, Tercera División, grupo VII. Tarde soleada y cálida. Césped natural en condiciones mejorables para la práctica del fútbol.

Informó Jorge Morales García. Imagen de Iván Díaz.