Lim y Presa unen a valencianistas y rayistas

Lim y Presa unen a valencianistas y rayistas

Que una afición ovacione a la hinchada contraria no es habitual, salvo que estén hermanadas o tengan dos propietarios como Peter Lim y Raúl Martín Presa.

Si buscamos puntos en común entre la afición del Valencia CF y del Rayo Vallecano, es posible que con los dedos de una mano nos sobren para contarlos. Pero ambas aficiones tienen un nexo común de mucha importancia y no es otro que la oposición de los hinchas a los máximos accionistas de ambos clubes.

Peter Lim en 2014 se hizo cargo del 70,4% de las acciones del Valencia CF. El club desde la entrada de Peter Lim, pasa de tener un patrimonio neto de 58.482.000 euros a un patrimonio neto de 40.291.000 euros. El conjunto ché presupuestó para el ejercicio de la temporada 2020/2021 unas pérdidas de más de 26 millones de euros. Con lo cual, si se cumplen estas previsiones, en las cuentas del próximo ejercicio el patrimonio neto de Valencia CF será de 13.860.000 euros, entrando en causa de disolución. En el informe con el límite salarial de todos los clubes de 1ª y 2ª división, LaLiga señala que el Valencia ha pasado a ser el último equipo de Primera División en este aspecto, habiendo pasado en 3 años de 177 millones de euros a 30.9 millones, otra muestra más del desastre económico en la gestión de Lim y su mano derecha, Anil Murthy.

En el Rayo Vallecano no hace falta que nos detengamos a analizar la gestión de Raúl Martín Presa al frente del mismo. Curiosamente, en la parcela económica es donde aprueba con nota, respaldado por las cinco temporadas que el equipo estuvo en Primera División de forma consecutiva y el consiguiente ingreso televisivo.

El pasado sábado se enfrentaban ambos equipos y cada una de las aficiones tenía preparada sus respectivas reivindicaciones y cánticos en contra de ambos propietarios. En la parroquia franjirroja sonó en el minuto 13 el ya habitual «Presa vete ya» y en la valencianista el «Peter vete ya». Lo que, tal vez, no esperaban los aficionados locales es que en el minuto 15 desde el sector en el que estaban ubicados Bukaneros (sí, en la grada visitante, esa que según el Rayo no había manera de habilitar) surgiera el cántico de «Lim, canalla, fuera de Mestalla». A dicho cántico le siguió la gente valencianista, que culminó con ovación a la grada visitante. Fiel testigo fue Jorge Morales que nos lo cuenta en su artículo «Hijos de la misma rabia». Tanto esto como las protestas en el minuto 19 de partido con los carteles de «Lim Go Home» fueron obviados en la retrasmisión televisiva, menos mal que siempre nos quedarán las redes sociales para dar fe de todo esto.

Si alguien nos cuenta a las 15:59 horas que vamos a ver a Mestalla ovacionando a la afición franjirroja, pensamos que nos están tomando el pelo, pero Lim y Presa han conseguido lo impensable.

Imagen destacada: EFE